1

fórmulas

La fórmula del agua la conoce todo el mundo. H20. Incluso la del agua oxigenada. (H202). Y la de la sal, más conocida como cloruro sódico. (NaCl). Hasta los británicos han inventado una fórmula para medir uno de los mayores misterios de la humanidad: la felicidad. La ecuación, descubierta en exclusiva mundial a la BBC por un equipo de sicólogos encabezados por Pete Cohen, incluye parámetros como el bienestar, el amor y el trabajo y se expresa así: Felicidad = P + (5xE) + (3xN). P, representa la característica personal, la filosofía de vida, la capacidad de adaptación y la resistencia. E, significa existencia (salud, estabilidad financiera, amistades) y N aporta las necesidades prioritarias, trabajo, expectativas de la vida, ambición y sentido del humor. ¿Comprenden ahora por qué son más felices los hombres y las mujeres del sur? Otras fórmulas cotidianas son bien conocidas. ¿Qué hacer para que llueva? Procesionar, por ejemplo, con San Isidro Labrador, dicho sea en honor y respeto a los hombres del campo. O bien, diga: qué día tan bonito, ojala siga así…, lave el coche, riegue el jardín, lave toda la ropa que tenga y póngala a secar. Organice una barbacoa por la noche, salga de casa a pie y sin abrigo… Lluvia asegurada. FÓRMULA PARA ECHAR LIMÓN AL PESCADO: Ponga el pescado sobre su ojo derecho. Tome un limón y exprímalo apuntando en cualquier dirección, nunca falla. FÓRMULA PARA HACER APARECER UN AUTOBÚS: Llegue a la parada. Espere veinte minutos. Enciéndase un cigarrillo y, en la mitad de la primera calada, aparecerá. FÓRMULA PARA NO PODER APARCAR CERCA DE CASA: Dé tres vueltas en la manzana de su casa buscando aparcamiento. Péguese 30 minutos más dando vueltas en las 10 manzanas más próximas. Termine aparcando finalmente en otro barrio a 30 minutos a pie de su casa. Cuando llegue a casa a pie, verá dos o tres sitios vacíos. No falla.

1

leyes inexorables

LA CAMPAÑA   electoral europea no entusiasma. En realidad, al igual que en las autonómicas y locales, lo que se dirime es si Zapatero es más listo, más alto y más guapo que Rajoy. O viceversa.  A falta de cartas con timbre y matasellos  ¡qué gran invento el correo electrónico!, el de la @. Bajo el título que encabeza esta columna, mi compañera de la Facultad de Periodismo (y sin embargo amiga) Carmela Oli, me envía este email e insiste en que debemos reconocer que todo cuerpo sumergido en la bañera hará sonar el teléfono. (Infalible). Ítem más: cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará siempre en el bolsillo opuesto. (Sin duda).  Siempre que tengas las manos llenas de grasa, te comenzará a picar la nariz. (Impepinable). Cuando las cosas parecen ir mejor, es que has pasado algo por alto. (Lógico).  Si mantienes la calma cuando todos  pierden la cabeza, es que no has captado la gravedad del problema. (Kipling Jr). El seguro lo cubre todo menos lo que te ha sucedido. (Hay que leerse la letra pequeña). Los problemas ni se crean ni se resuelven, solo se transforman. (Lavoisier-Zapatero).  Llegarás corriendo al teléfono justo a tiempo para ver cómo cuelga. (El sueldo mensual de por vida, Nescafé). La probabilidad de que te manches comiendo es directamente proporcional a la necesidad de que tengas que estar limpio (Witt Express). La velocidad del viento aumenta proporcionalmente según haya sido el precio del peinado (Llongueras). Siempre que llegues puntual a una cita no habrá nadie allí para comprobarlo; si por el contrario llegas tarde, todo el mundo habrá llegado antes que tú y quedarás fatal. (Principio de Longines). Por último, recordemos que no te tomes tan en serio la vida, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella. (La parca). Si en plena crisis hemos conseguido arrancarles una sonrisa, gracias. Ustedes son formidables. Por la transcripción AR.