1

reivindicar la transición

HACE ya 26 años que los castellanos vivimos en comunidad. Hemos avanzado más en cinco lustros de autogobierno que en los últimos cinco siglos. Paradójicamente, las decisiones políticas se toman desde el mismo sitio: desde el Palacio Imperial de Carlos V. Ello confirma la síntesis entre la historia y la modernidad pero no nos garantiza el porvenir cuando el presente es tan esquivo. La rebeldía comunera reverdece. Los sueños pueden cumplirse todavía. La medicina es simple: más esfuerzo, más trabajo, más solidaridad. Más Estatuto. Siempre desde la lealtad a la CE. Este domingo celebramos el Día de Castilla-La Mancha con emoción. Y con mucha austeridad. Es una celebración embridada en un optimismo controlado. El paro golpea sin piedad a una sociedad instalada largamente en la opulencia. Atravesamos un momento duro y difícil; no menos duro y difícil que en la Transición. Allí conseguimos pasar del túnel del franquismo a la conquista de las libertades. En una sociedad abierta nada es gratis. Por eso, en estos tiempos hay que reivindicar aquel espíritu de renuncias y sacrificios personales y colectivos. El presidente José María Barreda aprovecha cada oportunidad para reivindicar esa transición, ese diálogo en todas direcciones que aquí y ahora es más necesario que nunca. Más allá de los invitados y premiados – José Luis Sampedro y Andrés Iniesta son dos magníficos ejemplos de fusión castellanomanchega -imagino que el discurso institucional estará enmarcado en esa filosofía: volver a la transición. Mañana entra en vigor el Plan de Choque para quienes se han visto desbordados por esta crisis financiera y de valores. Es una medida valiente que debe ser completada con unos Pactos por Castilla-La Mancha con el PP tirando también del carro. Porque no es lo que importa – lo escribió León Felipe hace setenta años- llegar solo ni pronto sino juntos y a tiempo. Hoy el paro es nuestro mayor y común enemigo. No hay brotes verdes estadísticos. Por eso hay que apostar por el optimismo colectivo para ganar la otra orilla. No hay excusas electoralistas o partidiarias para no arrimar el hombro. Al fin y al cabo en el atardecer de la legislatura nos examinarán no del amor sino del empleo, de la riqueza generada, del bienestar repartido, de la solidaridad. Ya hemos visto a dónde nos conducen el binomio codicia-egoísmo. No me cansaré de repetir que lo mas progresista es crear trabajo. Democracia, libertad, Europa, retos, sueños… Cada paso que damos juntos nos hace más fuertes. Sí. Y mas libres. Juntos podemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s