Sin categoría

bono for president

 MAS PRONTO que tarde el PSOE necesitará un recambio para Zapatero. Si el Consejo de Ministros no se atrevió a dar vía libre hacia el BOE al decretazo de los recortes sociales es porque no cuenta con apoyos suficientes en el Congreso para su convalidación. Y si no lo consigue, tiene que dimitir. Y convocar elecciones.  Zapatero es un político amortizado. Sin credibilidad. Una rémora para España.  No fue capaz de prever la crisis y no puede ser la solución para gestionar una salida de sacrificios compartidos. ¿Pajin?, ¿Blanco? No.  Nadie mejor posicionado que el presidente  de las Cortes Generales  José Bono. Su perfil socialdemócrata  responde, básicamente, a estos parámetros: es constitucionalista frente a la España plural de ZP.  Defiende claramente el modelo de Estado, las libertades, el castellano como lengua común en todo el territorio nacional y el PHN que tantas guerras del agua nos hubiera ahorrado. Siempre ha condenado a ETA. No  es un nacionalista español  pero sí un patriota. Católico practicante sin que se avergüenza de ello. Dice lo que piensa y siente lo que dice. Además, es moderado y dialogante con los dentro y con los de fuera. El socialista idóneo para pactar un gobierno de concentración nacional. El Público y Moncloa han intentado dinamitarlo ante el vacío que reina ya en Ferraz. ¿Alguien puede creer que Bono ha pagado en París un caballo de 100.000 euros con billetes de 500 envueltos en papel de periódico? Nadie duda de que desactivar a Bono en Castilla-La Mancha, tras seis mayorías consecutivas, es bueno para el PP y, en especial, para su secretaria general y candidata María Dolores de Cospedal. Pero el fuego cruzado (y amigo) y las bombas de racimo tienen como objetivo minar su honradez. Bono  representa muchos de los valores socialistas que Zapatero se ha ido dejando por el camino. Al final de la escapada zapateril  la “marca Bono” es el mayor valor añadido del PSOE para los próximos comicios.