Sin categoría

impulso de toledo

LO QUE QUEDA del Debate de la Nación es poco más que un titular de telediario. Zapatero engoló la voz al declarar solemnemente que “entre su partido y España, él elegirá siempre el interés general. Culminaba su intervención en el hemiciclo afirmando que “voy a tomar las decisiones, cueste lo que me cueste”. Quiso decir que pagaremos la cuenta los contribuyentes. En el fragor de la batalla, con el Estatut como arma arrojadiza de los catalanistas contra la Constitución, contra el gobierno y contra el PP por cumplir con su deber  democratico ante el TC,  se nos olvidaba  el pasaje que cambiará pronto nuestras vidas y no para bien. Escuchemos al presidente Zapatero: “El gobierno ha asumido la responsabilidad de impulsar, en el marco del Pacto de Toledo, las reformas necesarias para asegurar la sostenibilidad de nuestro sistema público de pensiones. Los campos sobre los que es posible actuar están bien definidos: la elevación de la edad legal de jubilación de forma progresiva en un periodo de 12 años, desde los 65 de la actualidad hasta los 67 en línea con lo que han acordado Alemania, Reino Unido, Dinamarca, Noruega y Estados Unidos. La introducción de medidas que mejoren el grado de “contributividad” del sistema, bien considerando un periodo de carencia para tener derecho a percibir una pensión, bien ampliando el periodo de cálculo de las cotizaciones efectuadas con el fin de evitar los perjuicios que hoy padecen los trabajadores que ven cómo repercute en su pensión los despidos que con frecuencia sufren en los últimos años su vida laboral”. Les traduzco a lenguaje de calle. Pasaremos de 15 a 25 años de cotizaciones o contemplaremos toda la vida laboral. Los que frisan los 60 años, serán los primeros en sufrir la rebaja. ¿El 15? ¿El 20% menos de pensión? Un verdadero impulso socialista. Esto sí que es progresismo de izquierdas.  ZP dinamita (solo en compañía  de otros) el Pacto de Toledo.