Sin categoría

el desafío de EPG

   ARTURO García Tizón se visualiza como cabeza de lista del Partido Popular a la alcaldía de Toledo/2011.  Ostenta la presidencia provincial,  es diputado nacional y persona de confianza de María Dolores de Cospedal. Ya es bastante pero, además, fue el hombre puente de Génova para que no se rompieran amarras con Murcia y Valencia en la crisis del Estatuto. Demasiado mérito interno acumulado. Acuña encuestas con mayorías absolutas. Ahora se deja querer, espera el tiempo de las nominaciones y sueña con poner una condición: compatibilizar la alcaldía con el escaño en el Congreso. Los precedentes, autorizados por el Comité Ejecutivo Nacional, de Juan Carlos Aparicio (Burgos) y de Teófila Martínez (Cádiz) confirman que hacer doblete es posible.

   Emiliano García Paje ha desafiado al posible candidato del PP, sabiendo que será García Tizón, anterior director de los Servicios Jurídicos del Estado con Aznar, a que se comprometa a una dedicación exclusiva al consistorio toledano. Lo dice sin que él mismo haya declinado (oficialmente) la invitación de Barreda para que le acompañe como número 2 a la Presidencia de la Junta. EGP lleva toda la vida en política  y sabe perfectamente que no va a obtener respuesta. Así, siempre puede lanzar la pregunta para que se multipliquen mediáticamente las simpatías por su entrega absoluta. Los estrategas del PP, con Vicente Tirado a la cabeza, argumentan que sería muy bueno que Toledo capital tuviera voz (y voto) en Madrid. Y confirman que Tizón sería el mejor portavoz. Pero, además, podrían ampliar el compromiso de la exclusividad a uno más democrático todavía: que gobierne la lista más votada sin que se adultere el mandato popular con coaliciones de izquierda oportunista, ahora que Zapatero aplicará el sistema con el PNV en Euskadi. ¿Aceptaría EGP este órdago popular? Y yo pregunto: ¿aguantarán ambos no  cuatro años sino tan solo una  semana como jefes de la oposición?  Por mayo, cuando cante la calandria y responda el ruiseñor, despejaremos todas las dudas.

Sin categoría

huelga tongo

HA SIDO  una huelga pactada. CCOO, UGT y el Gobierno solo querían parar Madrid. Por ello los piquetes fascistas y violentos bloquearon las cocheras de autobuses e intentaron colapsar la Comunidad. El objetivo era Esperanza Aguirre. Los sindicatos necesitan un reciclaje urgente. Es preciso regular de una vez y para siempre el derecho de huelga. Hay que terminar con los piquetes “informativos”, –un sarcasmo en la era Internet-, la silicona  y los liberados porque no son otra cosa que “kale barroka” sindical, encubierta de legitimidad. ¿No hay suficiente información en dos meses para que quien quiera acuda a trabajar sin ser amenazado, extorsionado o acusado de esquirol? El coste de este pulso que Zapatero, Toxo y Méndez han echado a la sociedad es enorme, unos 10.000 millones de pérdidas y la proyección de una imagen destructiva en el exterior. Da grima el elogio de Corbacho a los sindicatos ante un comportamiento tan poco democrático. El Ejecutivo no ha querido que las FSE se enfrentaran a los insurgentes  y en Asturias, Vigo, Barcelona y Huelva han quemado neumáticos y roto escaparates impidiendo que las personas decentes acudieran a trabajar en libertad ¿Les pasará algo a los agitadores?  Nada.

La comprensión del presidente del Gobierno con los huelguistas, tendiéndoles la mano para renegociar las pensiones, es un síntoma más de que todo estaba atado y bien atado. Al fin y al cabo estos son unos sindicatos verticales. ¿No habíamos quedado que las pensiones se  debaten en el Pacto de Toledo?  A Zapatero le da igual. El, a lo suyo: a mentir y a repescar los votos perdidos para seguir en el poder cueste lo que cueste. El líder ugetista exige una  rectificación al señor Rodríguez.  O sea, que a Méndez no lo basta con los 4,6 millones de parados generados con las políticas sociales y económicas que ZP, él y sus conmilitones de Comisiones han llevado a cabo desde 2004. Quiere más subvenciones. Y más paro.