Sin categoría

golpe de audacia

EL PRESIDENTE ha dado un golpe de timón para salvarse del naufragio. Confía su presente y su futuro a Rubalcaba, el todopoderoso vicepresidente primero, portavoz y ministro del Interior esperando a que ETA se rinda y le otorguen el Nobel de la Paz. Zapatero asegura que este Ejecutivo –el de más peso político de todo su mandato- es el de las reformas, pensado para salir de la crisis. Tras sacar adelante los Presupuestos y asegurarse la estabilidad parlamentaria para los próximos 18 meses, ahora va a la busca del voto perdido. El relevo en Exteriores es un signo evidente de reconciliación con la señora Clinton y, quizás, de dejar atrás las veleidades del Moratinos tan próximo a Hamas, Cuba y Chávez. El ascenso en Sanidad de Leire Pajín facilita que el otro hombre fuerte, Blanco, (Fomento y Vivienda), vuelva a controlar el partido con el moderado Marcelino Iglesias como secretario de organización. En Trabajo, apuesta por Valeriano Gómez para congratularse con CCOO y UGT y en Medio Ambiente por Rosa Aguilar, una chica con un corazón cinco estrellas para arañar el voto por la izquierda. Corredor y Aído siguen subidas en el coche oficial. Adiós a la paridad gubernamental. Jáúregui, bálsamo del Parlamento, embridará al PNV y se convertirá en muro de las lamentaciones del PSE. La dama otoñal doña MTF de la Vega, queda bajo la advocación de don Landelino Lavilla en el panteón ilustre del Consejo de Estado. ¡ZP, colócanos a todos¡

José María Barreda estaba en lo cierto. Urgía un golpe de timón. Fue la primera víctima colateral. Como víctima colateral ha resultado también Rajoy, tras romper el PPC con Rivero. ¿Abandonará el PP a Patxi López? El poder se escapaba a chorros y Zeta ha detenido la hemorragia de votos con un golpe de audacia. La posición de don Alfredo es inmejorable hacia el delfinato en claro detrimento de don José Bono. ¿Otro rumbo?, ¿otro ritmo? La respuesta se llama empleo.