Sin categoría

una vida sin barreras ( y IV)

 

 

SUMARIO

A los mayores y dependientes le damos lo que necesitan y ellos valoran la ayuda integral de los servicios de la CAM. /Romper las barreras arquitectónicas fue en su momento una revolución tan grande como luchar hoy frente al cambio climático. /Los 6000 trabajadores adscritos al S.R.B.S. (y los 3.000 indirectos) son el mejor capital humano para que los servicios sociales cumplan su cometido./Los 98 centros sociales de la CAM necesitan un mantenimiento permanente para facilitar la vida diaria de nuestros mayores y dependientes./En los últimos años se han adaptado 3.604 plazas de las 6.279 existentes en Residencias y Centros de Discapacitados./La renovación es permanente en habitaciones, con camas articuladas, sanitarios, baños geriátricos y sillas específicas para cada usuario. /En todas las reformas se tienen en cuenta la eficiencia energética, el ahorro de agua y el respeto al medioambiente./Los programas de I+D+i testados son pioneros en las mejoras Para nuestros usuarios y sirven de referencia para el resto de CCAA./A partir de 2010 incluiremos en nuestros centros la domótica; la limpieza  de ropa con ozono y la identificación de prendas mediante un chip son dos programas pioneros que se extenderán al resto de centros sociales.

 “Le vamos a dar lo que necesiten”. La frase la he escuchado en todas partes. Una idea que encierra el propósito firme de toda la administración regional y en especial de los  responsables de las obras y equipamientos en las Residencias y Centros Sociales, para que a nuestros mayores y dependientes  la vida les sea más llevadera. Para ello, no hay que romper únicamente las barreras arquitectónicas  y modernizar lo que el paso del tiempo deja obsoleto cada amanecer sino  cambiar la actitud de los usuarios para ofrecerles un futuro mejor y, a la vez, facilitar la labor de todas las personas que hacen posible que nuestros servicios sociales sean pioneros en atención y calidad en toda España.

 Por Antonio REGALADO

    Desde la década de los ochenta, las administraciones de todo el mundo comprendieron que las barreras arquitectónicas impedían a una décima parte de la población acceder a instalaciones y a espacios hechos y pensados únicamente para personas sin discapacidad. Y tanto Naciones Unidas como la Unión Europea emprendieron una cruzada contra las barreras físicas y sicológicas  que hoy forman parte del acervo común.  Significó en aquel momento una revolución, un cambio de mentalidad  tan grande como romper hoy la brecha digital o la concienciación global frente al cambio climático.

    Diseñar, construir un edificio público o privado, conlleva planificar junto a la seguridad,  la accesibilidad para las personas con minusvalías. En los centros sociales de la Comunidad Autónoma de Madrid, la adaptación de infraestructuras  se entiende  como la adecuación de los espacios donde viven y de los equipamientos que utilizan los usuarios con el fin de procurar a los residentes el mayor grado de confort, autonomía y dignidad en su vida diaria.

     En esta primera década del siglo XXI nos movemos en un espectro evolutivo que va desde la filosofía hostelera y de alojamiento hacia el enfoque socio-sanitario. Es lo que llamamos  consolidar uno de los pilares del Estado del Bienestar.

Mejoras permanentes

    Los 98 centros que actualmente gestiona el S.R.B.S. datan en su construcción de diversas épocas, siendo el más antiguo de 1902 y el más moderno de 2007. Sin embargo, la mayoría de ellos fueron levantados hace tres décadas. Por tanto, necesitan una actividad constante de remodelación, mantenimiento y adaptación a la nueva normativa europea que en muchos casos mejora sensiblemente, pero que en otros no permite reformas sustanciales o lo hace a costa de reducir plazas. Las plazas totales suman 6.279. En los últimos años se han adecuado 3.604 plazas, en las 25 residencias del SRBS. La Comunidad quiere seguir trabajando en esta línea. Este año invertirá  37 millones del Fondo Especial del Empleo para la Dinamización de plazas. 24,6 millones se destinarán a programas de consolidación y de mejora de la oferta de la red de servicios con objeto de adaptar otras 933 plazas para la atención de personas dependientes, modernizar los centros e instalaciones y dotar y renovar en su caso equipamientos para residencias. 

    Se trata de un impulso claro para la mejora de la atención a personas mayores, en concordancia con lo establecido en la Ley autonómica 11/2003, de 27 de marzo, de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid y con las prioridades remarcadas por la Ley estatal 39/2006 de promoción de la autonomía personal y atención a personas en situación de dependencia, así como un esfuerzo económico paralelo que empleará a más de quinientas personas en dichas actuaciones. Baste señalar que en la modernización de centros de mayores el gasto se implementará en otros 3,1 millones de euros más.

     Paralelamente,  la renovación de equipamientos, mantenimiento y ahorro energético  alcanza este año que termina al mobiliario de 5 comedores, al mobiliario también de 380 habitaciones; habrá 75 actuaciones correctivas de mantenimiento, 3 en acumuladores y tuberías, 1 en un  detector automático de incendios; 7, en  sistemas de calefacción y 3, en  instalaciones solares térmicas. Las mejoras se extenderán también a ascensores, elevadores, conducciones  eléctricas y en sistemas integrales de innovación tecnológica.

    Cerramos el capítulo de los números recordando que este año se crearán 340 nuevas plazas para residentes y otras 340 más en 2010, con un montante presupuestado de 3.485 millones de Euros.

 Adaptar el entorno 

  No es nuestra misión detenernos, aquí y ahora, en las inversiones ni en el presupuesto. Nos interesan los medios y los fines. Conscientes de que las necesidades son ingentes y los recursos limitados, lo que los ciudadanos pedimos siempre a la administración es transparencia. Que sepamos dónde va cada céntimo. De las investigaciones y conversaciones mantenidas en la Consejería de Familia y Bienestar Social, constatamos que nuestros impuestos están en buenas manos. Y que la rentabilidad social es máxima.  

     José A. Egea, coordinador Técnico de Mantenimiento del S.R.B.S. lleva un cuarto de siglo ocupándose y preocupándose de adaptar los inmuebles y el mobiliario a las nuevas necesidades de los usuarios. Las Leyes, regional  y estatal sobre Dependencia,  nacieron precisamente, a tenor de la experiencia acumulada en los centros residenciales socio-sanitarios. Los principios son los mismos: “adaptar el entorno físico donde hacen su vida diaria a sus necesidades”. Esto referido a las personas mayores y dependientes. Pero a la vez, reconoce  J.A. Egea, “estamos obligados a mejorar las condiciones de trabajo de las personas que intervienen directamente en la atención”.

     Los criterios que se utilizan en la adaptación arquitectónica son complejos; conseguir  habitaciones y baños totalmente accesibles a usuarios en silla de ruedas, y al personal de atención que utiliza grúas. Se dotan con mobiliario adaptado, principalmente con camas articuladas y carro elevador. Egea González, es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Nació en Olula del Río (Almería, 1945) y habla con pasión de su materia porque cada proyecto para él es un tratado de ingeniería social global e integrador: “Se elimina cualquier barrera arquitectónica en baños, suprimiendo bañeras y bidets y los sanitarios se colocan colgados para dejar libre toda la superficie del suelo. Además, se cambian carpinterías interiores y ventanas exteriores que se dotan de doble acristalamiento para garantizar el confort acústico y el asilamiento térmico necesario para el buen funcionamiento de las instalaciones de climatización”.

Innovación y servicio

   Todo, menos improvisación. La innovación es fundamental. El S.B.R.S tiene diversificadas las compras de mobiliario y recibe ayudas técnicas para sus centros de un gran número de empresas colaboradoras, todas ellas homologadas por el Estado y la Comunidad. “Hacemos conjuntamente I+D+i en adaptabilidad y ergonomía –nos dice José A. Egea-  con organismos de prestigio internacional como el  CEOPAT y el Instituto de Biomecánica de Valencia.  O con empresas punteras en el descanso como Flex.

    La realidad es que los servicios sociales de la Comunidad de Madrid son pioneros en la  utilización de sistemas que, una vez testados, sirven de referencia para hospitales y centros residenciales de toda España. En el sexenio 2010-2015 se consolidará la implantación de nuevas tecnologías en los campos de las TIC (Tecnología de la Información y de las Comunicaciones) y de la domótica.  José A. Egea nos avanza algunas ideas: “Piénsese en el modernos sistemas de atención de llamadas de habitaciones o baños que pueden servir de base para todo tipo de controles: de acceso, de errantes, de presencia en cama, de caídas”.

   Los técnicos consideran que todo ello mejorará notablemente las condiciones de bienestar de los residentes y redundará en una mejor gestión de los centros. Dos ejemplos: el sistema de seguimiento de ropa en lavandería para residentes y el ozono como  producto detergente natural y respetuoso con el medio ambiente. (Véase apoyos 1 y 2)

 De todo para todos

Ana Pástor coordina Infraestructuras. Su agenda es de vértigo. Hace un hueco a primera hora de un lunes con sol en la mitad de noviembre. Conoce todos y cada uno de los problemas, carencias  (y soluciones) de las 13 residencias;  5 centros de discapacitados,   8 centros de mayores y los 3 comedores sociales. Lo más importante es que los mayores se sientan activos “’porque lo que la experiencia nos enseña –recalca– es que la inacción es la principal causa de que la dependencia se desencadene”. La longevidad aumenta las ayudas técnicas. Habla  Ana de grúas, baños geriátricos, camas modulares  automáticas, mesillas con atriles incorporados para comer, sillas adaptables a cada persona…con la familiaridad y la sencillez de una experta. Y responde a todas las preguntas: “La asistencia social no es muy conocida en la sociedad pero los afectados y sus familiares la valoran (y nos valoran) muchísimo; y no solo porque sea gratis, sino porque son servicios integrales, a los que se les añade un plus de cariño”. Estos servicios van desde la alimentación al aseo, desde el acompañamiento  a los servicios médicos. Con rehabilitación o cambio de pañales. El estudio y la atención se realizan de forma personalizada. “Siempre le vamos a dar lo que necesiten”, enfatiza. De todo, para todos.

   En la mayor parte de nuestros centros hay una capilla, un salón de actos para hacer teatro, peluquerías, callistas, sanidad primaria. Y la ratio  usuario/trabajador es muy alta. El voluntariado y la participación son esenciales. Mucho más que en la privada. De hecho, la normativa para la autorización de residencias fuera del ámbito de la administración se rige con criterios emanados de nuestra larga práctica y conocimiento. Son 25 años atendiendo a las personas que viven en Madrid. En

   Ingresar en una Residencia autonómica, en un centro especializado o en uno de día requiere de una baremación que tiene en cuenta el grado de discapacidad, la cercanía de la familia, los ingresos, las propiedades, la pensión. Lo que primero buscan tanto los mayores válidos como los asistidos  es el trato humano. “La gente está muy contenta porque se siente bien y sabe que les damos calidad y calidez”, comenta con satisfacción Ana Pastor. El servicio público no puede dejar de actuar. Y ella está encantada con el personal que trabaja en los servicios sociales. “Son eficientes y eficaces en la gestión y en la calidad del servicio público; se entregan en cuerpo y alma a su trabajo, una tarea ardua, dura, que se lleva a cabo sin perder la sonrisa”. Lo mismo sucede en los Centros de Día, abiertos de par en par, de 9 de la mañana a 9 de la noche. “Se acercan a desayunar y ya esperan en los salones al almuerzo y luego, la partida, la tele y… hasta la cena”.  Unos comedores sin incidentes que se desbordan de lunes a viernes, en estos tiempos de crisis. Incluso el de inmigrantes, en la calle de Canarias, de Madrid, no registra altercados. ¿La clave?  La estima que tienen los usuarios del servicio público que presta –el interés más desinteresado-  y del trato humano que reciben. “Disponemos  -subraya Ana Pastor  y lo corroboraba José A. Egea-  del mejor capital humano, unas 9.000 personas –alrededor de 6.000 trabajadores directos y otros 3.000 indirectos) que dan lo mejor de sí mismos para que los servicios sociales de la Comunidad de Madrid sigan siendo el referente en toda España”; merecen una mención especial en este 25 aniversario”. Dicho queda.

 APOYO 1

 La fuerza del ozono

    Durante décadas hemos estado preocupados por las sustancias industriales que destruían la capa de ozono en la estratosfera. Hoy, el problema se llama calentamiento global. Pero el ozono es nuestro mejor agente exterminador de gérmenes y bacterias.  Sus aplicaciones tienen una acción, además, virucida, fungicida y desodorante. Y se emplea no solo en la desodorización,  higienización y esterilización, sino en el lavado de ropa. Es el no va más de los detergentes ecológicos. El programa “profit-Laundry”, experimentado en varias Residencias de la S.R.B.S. es el ideal para la limpieza y el cuidado de la ropa personal de los mayores, en muchos casos con pluripatologías. El sistema Ozono frente al convencional, ofrece dos mejoras fundamentales: a) ahorros de agua  (25%) y electricidad de hasta un 80 %, y, b): contribuye a la mejora del medio ambiente reduciendo las emisiones de CO2 en 40 Tm al año para una lavandería industrial (200 personas año) o, para entendernos,  lo equivalente a la contaminación de 120 coches de gasolina.  Otras ventajas sustanciales: lava en frío y reactiva los colores, alarga la vida de las fibras y tejidos y elimina mejor las manchas con aceite y pigmentos, con sangre, con cacao, con sangre+leche+cenizas de China, con negro azufre y con vino tinto. Pero lo mejor es olor que destila: a tierra mojada tras la tormenta con arco iris sobre el horizonte. La fuerza del ozono se impone como un elemento esencial en la higiene  personal y colectiva, como un aliado natural  que coadyuva al servicio público. En 2010, se ampliará a otros centros de la Red de asistencia social. Siempre en vanguardia.

APOYO 2

El botón mágico

En  Getafe funciona ya un plan piloto de identificación de prendas que permite el seguimiento completo de la ropa que va a lavandería. José Angel Hernando,  director de la Residencia, cree que la identificación de la ropa personal, saber cuántas veces se ha lavado la prenda, seguir todo el proceso y clasificación, ahorrará tiempo y dinero aunque habría que ir a un código de barras porque los mayores no quieren incorporar ese botón a su vestuario y, a veces no lo cosen y otras lo arrancan”.    El chip prodigioso  detecta la identidad de la ropa automáticamente por túneles o antenas sin necesidad de manipulación alguna. Se consigue inventariar todas las prendas, controlarlas a la entrada y salida de lavandería, facilitar la distribución por armarios. En definitiva, se facilita el trabajo pero fundamentalmente se mejora la vida del residente, evitando los cambios o pérdidas de sus prendas personales. Es un ejemplo más de la importancia de introducir métodos  aprovechando el I+D+i y la tecnología digital. El experimento se pondrá en marcha el próximo año en otros tres centros residenciales de la CAM.

Sin categoría

la suma de todos (II)

 Por Antonio Regalado                                  

  “En el brillo de sus ojos, podemos ver cómo agradecen nuestro trabajo y en su sonrisa intuimos que son felices.  ¿Es que, pese a todos los revolcones de la vida,  no tienen derecho a  vivir  con dignidad? La respuesta es sí.  No hay mayor gratificación para los que nos dedicamos a los servicios sociales que intentar que nuestros usuarios se encuentren bien.” Tanto la afirmación y la pregunta las hemos escuchado en todas las áreas de los SRBS.  Todos los agentes que intervienen en el proceso (directores, médicos, sicólogos, terapeutas, coordinadores, educadores, y auxiliares y técnicos) dicen y sienten lo mismo: estamos aquí por  vocación, una vocación de servicio a los demás.

   Y eso se nota, se palpa en el ambiente. En el Centro de Atención de Discapacitados Profundos de Mirasierra, en Madrid, la tarde otoñal trascurre con parsimonia. Ya nos lo adelantó días antes de este encuentro, la coordinadora Alejandra Alonso: “saldrás de allí reconfortado”. Acertó. La directora, Maria Luisa García-Lairosa, psicóloga y trabajadora social, con una dilatada experiencia desde abajo, (Insenso, Manoteras, Getafe, Arganda…)  sabe que el cargo lo ha aceptado para quemarse en el empeño. “Siempre  me gustó el trabajo social. Aquí atendemos a 120 usuarios (60 mujeres y 60 hombres) más otros 20 acogidos al Centro de Día que van a dormir a casa de sus familiares;  140 personas a los que les atendemos de forma integral, desde las 8 de la mañana, ayudándoles a levantarse, a ducharse, a vestirse, a  desayunar; les acompañamos si es preciso a los baños, les cambiamos los pañales si procede; es una atención personalizada que abarca también a facilitarles la comida. Siesta si lo precisan y luego, talleres, cena y los dejamos en la cama. Nosotros nos encargamos de llevarles a la sanidad pública cuando el doctor considera que precisan cuidados del especialista y, naturalmente, les acompañamos en los paseos y de que no falte la medicación; es una atención personalizada que no pierde el carácter grupal y solidario del colectivo”.  

     Maria Luisa habla despacio porque como todos cuantos trabajan aquí, “lo primero que aprendemos –nos comenta Charo mientras asiste a sus siete autistas- es la de cargarnos de paciencia”.

   Hablamos de discapacitados con disfunciones multiorgánicas, deficiencias intelectuales agravadas por patologías siquiátricas. Lo que la Ley de Dependencia clasifica como grado 3, niveles 2 y 3. El los límites de la consciencia. A la institución llegan con edades entre los 20 y 30 años –no se admiten menores- y algunos residentes llegan hoy a los 70. La media de edad se acerca a la cincuentena. ¿Cómo valorar ese apoyo tan intenso, tan solidario y tan extenso? Las personas cumplen con su trabajo. El adjetivo que utilizan es el mismo: gratitud. “Saben que les queremos”, nos dice Merche en un descanso del ensayo de una canción que preparan para la Navidad- “y eso es muy gratificante; siempre tienen un gesto o un mirada con la que te dan las graias”. En sus ojos se reflejaba la felicidad. “Me siento afortunada”, recalca apoyándose en una sonrisa. Aunque realice trabajos de educadora, es la responsable de los talleres de musicoterapia-, esta a punto de acabar sicología como complemento y mejora para sus amigos. Y sicólogo de profesión es también Juanjo, que se encuentra encantado de que el coro le reclame para que se integre agitando una linterna mientras Diego Torres nos ameniza con “Color Esperanza”.  “Se qué pasa en tus ojos con solo mirar / que estás cansado de andar y dse andar/ se que las ventanas se pueden abrir/ cambiuar el aire depende de tí./ Saber que se puede querer que se pueda
quitarse los miedos sacarlos afuera /pintarse la cara color esperanza/
tentar al futuro con el corazón…”
 

   Francisco Martinez,el administrador, se acerca y me susurra: “no puedo dejar de emocionarme”. Paloma anima al grupo mientras suenan los aplausos. Es el anticipo de los aplausos quew recibirán cuando actúen ante sus familiares. Porque el apoyo de las familias es fundamental. Antes tener un miembro así en la familia era un estigma pero la sociedad española ha cambiado y son muchos las que se llevan a los hijos durante el dfin de semana.  Ahora el contacto es permanente a través de las Asociaciones de Padres.

       Convivir unas horas con ellos es toda una lección de humildad. Un aldabonazo a la conciencia. El Centro es un mundo dentro de un océano. Los “chicos” no dejan indiferente a nadie. En uno de los corredores, color amarillo pálido, nos encontramos con Carlos, un forofo del Atlético de Madrid y del Rayo Vallecano. Esta tarde le acompaña su padre. Cada viernes, le acercan a una administración de lotería cercana echar la quiniela de fútbol aunque me confirma que“nunca ha sido agraciado con el I-X-2”.

       La televisión gusta a la mayoría pero lo que verdaderamente les divierte son las sesiones de cine. La cinemateca es amplia. Pero las preferencias no cambian: Manolo Escobar, Marisol y Rocío Dúrcal. Las canciones y la no violencia son los componentes que más les atrae  de las películas. En televisión les gusta ver el fútbol.

      Pero en el centro, lo lúdico es solo una parte del trabajo de cada día. Los talleres de comunicación y lenguaje y el sistema SAAC (Sistema Alternativos y Aumentativo de Comunicación) a través de pictogramas son todo un éxito, casi una exclusividad del centro Mirasierra. Se utilizan en el comedor, en Las aulas, con el fin de recordar a los muchachos  que el comportamiento ha de ser el correcto. Se les insta  a que recuerden que tras el desayuno o l acomida han de ir al baño, cepillarse los dientes… que con la leche se pueden tomar galletas; que en la merienda la naranjada es una opción. En el comedor, Victoria y Lucía preparan las mesas para la cena. Cada usuario posee una ficha con su foto y con lo que necesita, desde cucharas o tenedores especiales adaptados a cada residente a alfombras antideslizantes. Ambas auxiliares de hostelería se sienten orgullosas de su trabajo: “Agradecen todo el cariño que les damos y esto es muy gratificante”. Paqui, técnico auxiliarlleva 11años en el centro y cree que el trabajo es duro pero que se trata de una “experiencia enriquecedora en todos los sentidos”.

para vivir durante unas horas con los usuarios  de unos servicios sociales que La mayor parte de ellos en un grado 3, nivel 3, según catalogación de la nueva Ley de Dependencia. Para entendernos: un CADP es mundo aparte para la mayor parte de los ciudadanos que vivimos de espaldas a ellos. Desgraciadamente. Por fortuna, las vocaciones no escasean. La Comunidad mantiene 5 centros de discapacitados profundos (autistas, motóricos,  con parálisis cerebral).  Son 120 residentes (60 hombres y 60 mujeres) a los que se unen otros 20 usuarios de 9 de la mañana a 9 de la noche.  Las ABVD (actividades básicas de la vida diaria) son tan complejas como gratificantes. Los programas se llevan  a cabo  con la normalidad de una emperoesa

 

APOYO 1

 El equipo 10

  Mientras nos despedíamos, ya casi entrada la noche, la directora insiste en que destaquemos especialmente al equipo humano que trabaja en el C.A.D.P. “Son fenomenales, con una gran cualificación profesional y con un nivel de preparación muy por encima de las categorías administrativas que ostentan; son mayoría los sociólogos”. La plantilla la componen  208 empleados  6 en el equipo de dirección (directora, administrador, JATA (Jefe del Área Técnico Asistencial) , Gobernanta, cocinero 1 y cocinero 2); En el área asistencial, la responsabilidad recae en el médico, la psicóloga, el técnico social, el fisioterapeuta y el terapeuta. Los educadores son 33 y los técnicos especiositas lo integran 11 personas. Hay cuatro  administrativos y 3 expertos se encargan de la conservación y el mantenimiento del centro.  El mayor colectivo es el de técnicos auxiliares, 86. De la cocina se encargan una decena de empleados; las auxiliares (enfermería, información y obras y servicios suman otros 15 profesionales). Las auxiliares de hostelería son las personas que los atienden en los comedores.  208 seres humanos ayudando a l40 seres humanos que lo necesitan. Una ratio con una rentabilidad social increíble; 1, 48. Unos profesionales de primera. Un equipo 10.

 APOYO 2

 Actividades extras

   Tener carencias, incluso físicas y mentales,  no es óbice para que la tabla de actividades de estos 140 usuarios acogidos en el Centro de Atención para Discapacitados Profundos no ocupe  uan buena parte de su tiempo. La agenda se extiende de enero a diciembre. Las actividades van desde la Hipoterapia (montar a caballos) ene. Club Villa de Madrid a las visitas al IMAX; las salidas son lo más celebrado para los internos. Cercedilla es el lugar más solicitado. El Polideportivo Municipal de la Masó,  la calle donde se ubica el C.A.D.P. les cede dos piscinas para que practiquen en invierno y verano. El cine, La Vaguada. Otra de las excursiones favoritas es al Parque Tierno Galván. Las salas Sanpol  y el Centro Cultural Alfredo Kraus acogen las funciones de teatro y la colaboración de Caixa Forum les permite acercarse a exposiciones  de gran interés cultural. Diez actividades en las que han participado más de un centenaer de usuarios.

APOYO 3     

Un menú, rico, rico.

   Ana y Txema se encargan de preparar los menús que han sido elaborados por los  expertos en alimentación de la Consejería de Bienestar Social tras el visto bueno de los servicios médicos. Dada la especial casuística de los usuarios del C.A.D.P. de Mirasierra, la dieta debe ser a la vez variada y equilibrada. Dietas sin gluten, sin lactosa, sin legumbres, sin algunas verduras o langostinos…  Así, en el menú del mes de noviembre 2009, encontramos más de 70  productos  diferentes cocinados con amor. En las recetas de comida y cena,  encontramos platos donde encontramos pescados, carnes, patatas, cremas de zanahorias, hamburguesas, macarrones, merluza, tortilla española, filetes rusos, espaguetis, croquetas, lomo adobado, salmón a la plancha, sopa de fideos sin gluten, revueltos de calabacín y  de jamón, pescado al horno, tortilla de York, albóndigas, arroz blando, hamburguesas de pollo, huevos fritos, filetes de cordero, consomé, emperador, ave guisada, salchichas, salsas. Lentejas, espirales carbonara, panaché de verduras, pisto manchego, roti de pavo, judías pintas, crema de verduras, espárragos, coliflor rehogada, ragut de ternera, ensalada mixta, sopa de tomate, cocido completo, crema de guisantes, huevos y patatas fritas, arroz a la cubana, escalope de ternera, cordero a la aplancha, lomo asado, y ave guisado a la soja. Y como no,  fruta variadas del tiempo.  Treinta menús variados y calóricamente  adecuados a cada interno. Un menú rico, rico. ¿Gustan? Que aproveche.

Sin categoría

los pilares de la solidaridad

 Aquí atendemos a personas no a clientes ni a consumidores. / La Comunidadde Madrid, con 23 programas y protocolos en activo es pionera en España en los servicios sociales. / Un equipo multidisciplinar coordina los trabajos tanto en las residencias como en los centros de discapacitados./Nuestros usuarios no son enfermos; a todos se les da una atención personalizada. Este es un oficio tan duro como vocacional./Los programas más punteros son el alimentario, el bucodental, el epiléptico, el de salud preventiva y primaria, el de epilepsia y el farmacéutico./Nuestra filosofía es la de ofrecer un servicio público de calidad y gratuito mejorando la calidad de vida de los residentes y discapacitados./Ayudamos a nuestros usuarios en el momento de la agonía, la defunción, durante el duelo y ante la muerte violenta./Nuestros servicios marcan la normativa de las privadas y la innovación sirve de referencia a otras Comunidades Autónomas. 

        LOS PILARES DE LA SOLIDARIDAD

   ______________________________________________________________

 Este  bloque imaginario pretende abrir de par en par las puertas  de la solidaridad con las personas que no tienen de todo; es un puente colgante sobre el horizonte de nuestros mayores y nuestros menos jóvenes discapacitados y excluidos por la fortuna, que están ahí, a nuestro lado, caminando sobre la necesidad,  buscando la otra orilla de la bahía; estamos construyendo un escenario donde los protagonistas somos todos. Aquí no sobra nadie.

    El futuro”, dejó escrito el filósofo, físico y premio Nobel, Percy W. Bridgman, “es un programa”. No podemos adivinar el porvenir; cierto, pero sí podemos programar objetivos, poner medios, ordenar prioridades y prevenir los riesgos. Así se llega al futuro. La realidad es que en este principio de siglo y de milenio los servicios sociales de la Comunidad de Madrid, con 25 años de historia, se han instalado en el povenir. Y en la esperanza.

                                                                      Por Antonio REGALADO

Los usuarios del Servicio Regional de Bienestar Social, son personas especiales. Hablamos de ciudadanos que necesitan un plus de asistencia socio-sanitaria.  Mayores, dependientes, inmigrantes, parados… No son enfermos. Han llegado a una situación límite y, a veces sin salida. Nosotros tenemos la obligación de tenderles la mano porque,  aunque esperan poco, nos lo han dado todo. Conviene dejar escrito desde el principio que nuestro sistema asistencial no cura tanto las heridas del cuerpo como las del alma; que la salud a veces no se compadece con la edad. Y que muchos de los residentes llegan con la derrota bajo el brazo. Pero nosotros no nos rendimos. Y aguantamos con ellos y por ellos porque sabemos que mientras se lucha no se fracasa.  Cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo es un regalo. Y un aprendizaje permanente. 

    Son seres humanos a los que el estado del bienestar, en este caso la Comunidad de Madrid, facilita lo que no se puede comprar con dinero: comprensión, cariño  y ayuda sin fronteras hasta que el cuerpo aguante. Es decir, nuestros mayores y discapacitados severos han entrado en una etapa postrera para vivir todavía en plenitud, un  tiempo final donde nunca falta una mano joven y amiga para sentir el cariño a flor de piel. Un recorrido digno, con paisajes rociados de sonrisas en el último recorrido del tren de madrugada  hasta la estación término. Hablábamos  de programas,  de programas y protocolos. Porque detrás de cada decisión hay un trabajo riguroso, planificado. Un trabajo tan duro como vocacional y emocionante.  De todo ello hablaremos de ahora en adelante.

Equipo de expertos.

   El doctor Primitivo Ramos es el responsable del Área técnico asistencial, que interesa a los centros de mayores y a los de discapacitados. Un experto con cinco lustros de sabiduría acumulada que coordina  a  un equipo interdisciplinar  e  integra a jefes de área, médicos, enfermeros,  fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y auxiliares de enfermería. Además, los centros de discapacitados cuentan con sicólogos y siquiatras altamente especializados. En este momento,  23 programas  extraordinarios –es decir, 23  sistemas basados en evidencias científicas- se aplican ya en los centros asistenciales de toda la región.  He aquí algunos de ellos:

   I. ALIMENTACION. Las investigaciones están avaladas por la cátedra de Alimentación y Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid. Una alianza  institucional con nuestros geriatras, que es ya emblema del SRBS.  El objetivo es la mejora y la calidad de la comida en  todos los centros y comedores. Primero, se reglan las necesidades de los usuarios. Luego, se personalizan los menús. La dieta es el conjunto calorías  tomadas en el desayuno, comida y cena, con los platos típicos: primer plato, segundo, guarnición, postre y pan. Un aporte nutricional equilibrado  en hidratos de carbono,  grasas y proteínas. Cada plato es una ficha técnica. Por ejemplo: Arroz con pollo. Los cocineros saben que  ese menú se compone de 60 gramos de arroz, 25 de pollo, 15 de zanahoria,2 de ajo y 2 de cebolla. Por tanto, no importan las personas, pero sí la composición. Y se va más allá. El 70% de las dietas de dan enteras y un 30 % se ofrecen en dietas trituradas para los usuarios que tengan problemas bucodentales. Este protocolo se ha ampliado también a los 3 comedores sociales comunitarios. Los menú se cambian quincenalmente para reequilibrar las calorías diarias. Podemos hablar de menús a la carta.            

   II. SALUD BUCODENTAL.  Se trata de un servicio de atención especial. ¿Se imaginan el problema de colapso que se produciría en el sistema ambulatorio   si nuestros mayores con discapacidad severa y nuestros discapacitados tuvieran un acceso diario al sistema ambulatorio? Ahí entra el SRBS asumiendo programas  de salud integral bucodental que incluye extracción y prótesis sin salir del ámbito residencial. Otra alianza dde colaboración entre instituciones: esta vez por partida doble: con la Facultad de Odontología de la UCM y de la Universidad Rey Juan Carlos. Objetivo: facilitar la vida a los residentes mayores  y a los afectados con discapacidad severa.

   III. EPILEPSIA. Es una implementación de apoyo social permanente a los discapacitados y a las personas afectadas, normalmente sus propios familiares. Se realiza  en colaboración  con la Unidad de Epilepsiología del Rúber Internacional. Este programa  forma e informa permanentemente a los trabajadores y  a las familias en el manejo de estas crisis en el momento de  producirse y en los periodos intercríticos. Por lo que comprobamos los servicios públicos comunitarios llegan donde no llega nadie. Y siempre apoyados en la solidaridad de todos los contribuyentes.

   IV. SER +.  La interactividad entre la Consejería de Familia y  la de Sanidad ha marcado unas pautas de colaboración que permiten al SERMAS, el Servicio Madrileño de Salud  (Ser + como imagen corporativa)  del que se benefician 4.000 mayores residentes y el colectivo de discapacitados. En los centros se han instalado  ambulatorios para la atención primaria. En algunos, se prestan cuidados paliativos como el abordaje de trastornos de conducta, rehabilitación general en fracturas de cadera, por ejemplo, en el manejo de la epilepsia como relatábamos más arriba. Solo cuando es necesaria la cirugía, se acude a los hospitales de la Comunidad.   En este apartado debemos incluir, porque es de justicia, la colaboración con el 112 para traslados urgentes así como las sinergias creadas con las subdirecciones generales de Atención Primaria, Hospitales, Farmacia, Prevención y Promoción de la Salud y muy en especial con la Unidad de Salud Mental.  Objetivo: trabajar todos juntos y  en la misma dirección porque aquí la institución,  desde hace un cuarto de siglo, no ha perdido sus principios: lo primero es servir al paciente, al ser humano. 

    V. FARMACEÚTICOS.  A lo largo del mes de Noviembre de 2009, se implantarán tanto en las Residencias de Mayores como en los Centros de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual tres Protocolos de Atención en el Área de Farmacia que son respectivamente: 1) Uso Racional de Medicamentos y Productos Farmacéuticos, 2) Provisión, Almacenamiento y Conservación de Medicamentos y Productos Farmacéuticos y 3) Preparación y Administración de Medicamentos y Productos Farmacéuticos.

    Las personas mayores y las personas con discapacidad intelectual constituyen colectivos que presentan múltiples problemas de salud para los que a menudo precisan múltiples medicamentos que interacionan entre sí y pueden ser fruto de múltiples reacciones adversas. Con estos protocolos pretendemos mejorar los circuitos de provisión, almacenamiento, conservación y administración de medicamentos de forma que aumenten la seguridad de los usuarios y se minimicen las frecuentes reacciones adversas de éstos.

    VI. VOLUNTARIADO. No es un capítulo menor. Pero hablamos de un voluntariado que da apoyo emocional y relacional; no ligado a trabajos que sustituyan a los profesionales del sector. No,  se trata de una ayuda vital para que  nuestros usuarios se sientan menos solos, no se encastillen en sus habitaciones; en definitiva, que gocen de una sonrisa, de un beso o del calor de una mano tendida. Hablar, escuchar, compartir, tal vez soñar…  Objetivo: que se sientan mejor.

Filosofía y gratuidad

   El denominador común de todo el personal que trabaja en la SRBS es su vocación de servir. De servir a los demás. El carácter de servicio público  esencial lo impregna todo. Una ambición colectiva por dar más y mejores prestaciones. Una filosofía contagiosa desde la sede central en Chamartin hasta el último eslabón de la cadena de solidaridad tejida por toda la Comunidad Autónoma. El doctor Ramos, lo explicaba así: “prestamos servicios integrales profesionales y multidisciplinar con el máximo grado de calidad y eficiencia posible. Nuestro objetivo primordial es mejorar la calidad de vida de los  usuarios. Aquí no hay clientes ni consumidores sino personas”.

   Detrás de esta filosofía se encuentra un plantel de funcionarios y de personal especializado en hacer felices a estos cuatro colectivos tan diferentes: los residentes (validos y asistidos), los que acuden a los centros de día, los usuarios de los comedores y los discapacitados física y mentalmente. Tras cada vida, una historia; con su pasado, sus frustraciones, ilusiones y futuro imperfecto. De ahí la importancia de ofrecer servicios personalizados desde las comidas al ocio. La SRBS es un mundo entero dentro del universo  complicado y enriquecedor de la propia existencia. Por todo ello, el Estado del Bienestar – el estado de la solidaridad- permite ofrecer servicios públicos de calidad mejor que los de la privada por la sencilla razón de que aquí el único interés es la rentabilidad social.

Y todo ello, gratis. Gratis total. Perdonen el eufemismo. El esfuerzo de los contribuyentes bien merece la pena. La solidaridad de los que trabajamos con los que han trabajado, la solidaridad con nuestros padres y nuestros abuelos es el fruto del consenso, de un pacto por el progreso y la dignidad, de la convivencia que nos otorga y avala el largo amanecer redescubierto desde la restauración de la democracia y las libertades.

 Un derecho – sentirse bien  en todo el ciclo vital.-, sí, un derecho colectivo conquistado como ciudadanos libres en una España solidaria y constitucional. Aunque el relato continua, valga reseñar como escribió León Felipe que juntos podemos,  porque “no es lo que importa llegar solos ni pronto, sino juntos y a tiempo”.  

 

 

 

 

  

 

 

 

 Apoyo 1

 

 

Vocación de servicio

 

     Primitivo Ramos Cordero.  Extremeño. Natural de Puebla de Sancho Pérez (Badajoz). 1957. Casado. 2 Hijos. Médico Especialista en Geriatría. Master en Administración Sanitaria por la Escuela Nacional de Sanidad. Diplomado en Gerontología. Presidente de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología. Trabajo: 2 Años en Medicina Interna (Badajoz). 5 Años en Geriatría (Centros de Especialidades Médico Quirúrgicas. Pabellón 8. Universidad Complutense de Madrid). 25 años de Trabajo en el Colectivo de Personas Mayores. Autor de más de 100 Ponencias y de otro centenar de Comunicaciones.  Ha publicado más de 60 artículos en revistas en revistas especializadas.  Y ha escrito una treintena de libros o monografías. Profesor colaborador del Master en Odontogeriatría de la Facultad de Odontología. Universidad Complutense de Madrid. Coordinador de múltiples Cursos, Jornadas y Congresos sobre el mundo de los mayores.

 

Apoyo 2 

 

 

Lo que queda del día.

     Los protocolos y programas sobre los que se construye la solidaridad intergeneracional en la Comunidad de Madrid, abarca una amplia gama tan desconocida como compleja. ¿Cuáles son las atenciones más destacadas que se prestan gratuitamente a  nuestros mayores y discapacitados desde el Servicio Regional de Bienestar Social después de 25 años de experiencia?

Las enumeramos – simplemente los enumeramos- a continuación: Atención Alimentación e Hidratación, Baño, Higiene Personal, Vestido,  Transferencias y Deambulación, Evacuación y atención al Sueño y Reposo.

   En el área técnico asistencial destacamos: la Prevención y Tratamiento UPP, Prevención y Tratamiento de  Caídas,  Prevención y Tratamiento Incontinencia,  Prevención y Uso Sujeciones Mecánicas,  Actividades, Preventivas,  Detección y Control HTA,  Prevención y Actuación ante el Suicidio,  ante las  Toxo-infecciones  Alimentarias, Atención ante Agonía y frente al  Uso Racional de medicamentos.

   Y en el apartado de la gestión asistencial, cabe destacar la  Desinfección y Esterilización, Provisión, Almacenamiento y Conservación de Medicamentos y Productos Farmacéuticos, la atención en el momento de la Defunción, en el  Duelo, ante la Muerte Violenta,, Derivación a Consultas programadas, Derivación a  Urgencias y Ausencias No Justificadas.

Apoyo 3

Tiempo de alianzas

 

No tenemos espacio en este número conmemorativo del XXV aniversario de la SRBS para hablar de todos los programas. Ni tampoco de los protocolos.  Pero no podemos por menos de dar las gracias públicamente a nuestros socios colaboradores. Sin las alianzas institucionales no hubiéramos podido ser tan eficientes y eficaces. Alianzas internas y sobre todo externas. Es el momento de agradecer públicamente la colaboración de la Universidad Complutense de Madrid, de la Rey Juan Carlos y del Rúber Internacional, una triple alianza  que no excluye más ampliaciones. Es tiempo de compartir esta celebración también  con otras personas que han creído siempre en nuestro proyecto. Especialmente, compartimos la efeméride con el Colegio de Abogados y de Notarios de Madrid que prestan ayuda a nuestros usuarios, no en materia de pensiones de las que gozan en su mayoría desde años atrás, sino en lo relativo a últimas voluntades, herencias y contenciosos familiares hasta ahora irresolubles. Y en la memoria histórica del agradecimiento se hallan el Atlético de Madrid, el Club de Golf del Canal de Isabel II, el Cuerpo de Policía Nacional, Radio Nacional de España, Caja Madrid, La Caixa y Caja del Mediterráneo.

    Este puente solidario, este interés  tan desinteresado –este río que nos lleva-  supone un remanso de paz y sosiego a los corazones de nuestros mayores. Son alianzas permanentes  que están construyendo una cadena solidaria con eslabones que jamás se romperán.  En breve la Gerencia del Servicio Regional de Bienestar Social firmará un protocolo de cooperación con la Guardia Civil para que agentes de la Benemérita expliquen en las residencias y centros de día la importancia de su misión y el trabajo que realizan para salvaguardar nuestra democracia y nuestras libertades.  Aquí no sobra nadie.