Sin categoría

una vida sin barreras ( y IV)

 

 

SUMARIO

A los mayores y dependientes le damos lo que necesitan y ellos valoran la ayuda integral de los servicios de la CAM. /Romper las barreras arquitectónicas fue en su momento una revolución tan grande como luchar hoy frente al cambio climático. /Los 6000 trabajadores adscritos al S.R.B.S. (y los 3.000 indirectos) son el mejor capital humano para que los servicios sociales cumplan su cometido./Los 98 centros sociales de la CAM necesitan un mantenimiento permanente para facilitar la vida diaria de nuestros mayores y dependientes./En los últimos años se han adaptado 3.604 plazas de las 6.279 existentes en Residencias y Centros de Discapacitados./La renovación es permanente en habitaciones, con camas articuladas, sanitarios, baños geriátricos y sillas específicas para cada usuario. /En todas las reformas se tienen en cuenta la eficiencia energética, el ahorro de agua y el respeto al medioambiente./Los programas de I+D+i testados son pioneros en las mejoras Para nuestros usuarios y sirven de referencia para el resto de CCAA./A partir de 2010 incluiremos en nuestros centros la domótica; la limpieza  de ropa con ozono y la identificación de prendas mediante un chip son dos programas pioneros que se extenderán al resto de centros sociales.

 “Le vamos a dar lo que necesiten”. La frase la he escuchado en todas partes. Una idea que encierra el propósito firme de toda la administración regional y en especial de los  responsables de las obras y equipamientos en las Residencias y Centros Sociales, para que a nuestros mayores y dependientes  la vida les sea más llevadera. Para ello, no hay que romper únicamente las barreras arquitectónicas  y modernizar lo que el paso del tiempo deja obsoleto cada amanecer sino  cambiar la actitud de los usuarios para ofrecerles un futuro mejor y, a la vez, facilitar la labor de todas las personas que hacen posible que nuestros servicios sociales sean pioneros en atención y calidad en toda España.

 Por Antonio REGALADO

    Desde la década de los ochenta, las administraciones de todo el mundo comprendieron que las barreras arquitectónicas impedían a una décima parte de la población acceder a instalaciones y a espacios hechos y pensados únicamente para personas sin discapacidad. Y tanto Naciones Unidas como la Unión Europea emprendieron una cruzada contra las barreras físicas y sicológicas  que hoy forman parte del acervo común.  Significó en aquel momento una revolución, un cambio de mentalidad  tan grande como romper hoy la brecha digital o la concienciación global frente al cambio climático.

    Diseñar, construir un edificio público o privado, conlleva planificar junto a la seguridad,  la accesibilidad para las personas con minusvalías. En los centros sociales de la Comunidad Autónoma de Madrid, la adaptación de infraestructuras  se entiende  como la adecuación de los espacios donde viven y de los equipamientos que utilizan los usuarios con el fin de procurar a los residentes el mayor grado de confort, autonomía y dignidad en su vida diaria.

     En esta primera década del siglo XXI nos movemos en un espectro evolutivo que va desde la filosofía hostelera y de alojamiento hacia el enfoque socio-sanitario. Es lo que llamamos  consolidar uno de los pilares del Estado del Bienestar.

Mejoras permanentes

    Los 98 centros que actualmente gestiona el S.R.B.S. datan en su construcción de diversas épocas, siendo el más antiguo de 1902 y el más moderno de 2007. Sin embargo, la mayoría de ellos fueron levantados hace tres décadas. Por tanto, necesitan una actividad constante de remodelación, mantenimiento y adaptación a la nueva normativa europea que en muchos casos mejora sensiblemente, pero que en otros no permite reformas sustanciales o lo hace a costa de reducir plazas. Las plazas totales suman 6.279. En los últimos años se han adecuado 3.604 plazas, en las 25 residencias del SRBS. La Comunidad quiere seguir trabajando en esta línea. Este año invertirá  37 millones del Fondo Especial del Empleo para la Dinamización de plazas. 24,6 millones se destinarán a programas de consolidación y de mejora de la oferta de la red de servicios con objeto de adaptar otras 933 plazas para la atención de personas dependientes, modernizar los centros e instalaciones y dotar y renovar en su caso equipamientos para residencias. 

    Se trata de un impulso claro para la mejora de la atención a personas mayores, en concordancia con lo establecido en la Ley autonómica 11/2003, de 27 de marzo, de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid y con las prioridades remarcadas por la Ley estatal 39/2006 de promoción de la autonomía personal y atención a personas en situación de dependencia, así como un esfuerzo económico paralelo que empleará a más de quinientas personas en dichas actuaciones. Baste señalar que en la modernización de centros de mayores el gasto se implementará en otros 3,1 millones de euros más.

     Paralelamente,  la renovación de equipamientos, mantenimiento y ahorro energético  alcanza este año que termina al mobiliario de 5 comedores, al mobiliario también de 380 habitaciones; habrá 75 actuaciones correctivas de mantenimiento, 3 en acumuladores y tuberías, 1 en un  detector automático de incendios; 7, en  sistemas de calefacción y 3, en  instalaciones solares térmicas. Las mejoras se extenderán también a ascensores, elevadores, conducciones  eléctricas y en sistemas integrales de innovación tecnológica.

    Cerramos el capítulo de los números recordando que este año se crearán 340 nuevas plazas para residentes y otras 340 más en 2010, con un montante presupuestado de 3.485 millones de Euros.

 Adaptar el entorno 

  No es nuestra misión detenernos, aquí y ahora, en las inversiones ni en el presupuesto. Nos interesan los medios y los fines. Conscientes de que las necesidades son ingentes y los recursos limitados, lo que los ciudadanos pedimos siempre a la administración es transparencia. Que sepamos dónde va cada céntimo. De las investigaciones y conversaciones mantenidas en la Consejería de Familia y Bienestar Social, constatamos que nuestros impuestos están en buenas manos. Y que la rentabilidad social es máxima.  

     José A. Egea, coordinador Técnico de Mantenimiento del S.R.B.S. lleva un cuarto de siglo ocupándose y preocupándose de adaptar los inmuebles y el mobiliario a las nuevas necesidades de los usuarios. Las Leyes, regional  y estatal sobre Dependencia,  nacieron precisamente, a tenor de la experiencia acumulada en los centros residenciales socio-sanitarios. Los principios son los mismos: “adaptar el entorno físico donde hacen su vida diaria a sus necesidades”. Esto referido a las personas mayores y dependientes. Pero a la vez, reconoce  J.A. Egea, “estamos obligados a mejorar las condiciones de trabajo de las personas que intervienen directamente en la atención”.

     Los criterios que se utilizan en la adaptación arquitectónica son complejos; conseguir  habitaciones y baños totalmente accesibles a usuarios en silla de ruedas, y al personal de atención que utiliza grúas. Se dotan con mobiliario adaptado, principalmente con camas articuladas y carro elevador. Egea González, es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Nació en Olula del Río (Almería, 1945) y habla con pasión de su materia porque cada proyecto para él es un tratado de ingeniería social global e integrador: “Se elimina cualquier barrera arquitectónica en baños, suprimiendo bañeras y bidets y los sanitarios se colocan colgados para dejar libre toda la superficie del suelo. Además, se cambian carpinterías interiores y ventanas exteriores que se dotan de doble acristalamiento para garantizar el confort acústico y el asilamiento térmico necesario para el buen funcionamiento de las instalaciones de climatización”.

Innovación y servicio

   Todo, menos improvisación. La innovación es fundamental. El S.B.R.S tiene diversificadas las compras de mobiliario y recibe ayudas técnicas para sus centros de un gran número de empresas colaboradoras, todas ellas homologadas por el Estado y la Comunidad. “Hacemos conjuntamente I+D+i en adaptabilidad y ergonomía –nos dice José A. Egea-  con organismos de prestigio internacional como el  CEOPAT y el Instituto de Biomecánica de Valencia.  O con empresas punteras en el descanso como Flex.

    La realidad es que los servicios sociales de la Comunidad de Madrid son pioneros en la  utilización de sistemas que, una vez testados, sirven de referencia para hospitales y centros residenciales de toda España. En el sexenio 2010-2015 se consolidará la implantación de nuevas tecnologías en los campos de las TIC (Tecnología de la Información y de las Comunicaciones) y de la domótica.  José A. Egea nos avanza algunas ideas: “Piénsese en el modernos sistemas de atención de llamadas de habitaciones o baños que pueden servir de base para todo tipo de controles: de acceso, de errantes, de presencia en cama, de caídas”.

   Los técnicos consideran que todo ello mejorará notablemente las condiciones de bienestar de los residentes y redundará en una mejor gestión de los centros. Dos ejemplos: el sistema de seguimiento de ropa en lavandería para residentes y el ozono como  producto detergente natural y respetuoso con el medio ambiente. (Véase apoyos 1 y 2)

 De todo para todos

Ana Pástor coordina Infraestructuras. Su agenda es de vértigo. Hace un hueco a primera hora de un lunes con sol en la mitad de noviembre. Conoce todos y cada uno de los problemas, carencias  (y soluciones) de las 13 residencias;  5 centros de discapacitados,   8 centros de mayores y los 3 comedores sociales. Lo más importante es que los mayores se sientan activos “’porque lo que la experiencia nos enseña –recalca– es que la inacción es la principal causa de que la dependencia se desencadene”. La longevidad aumenta las ayudas técnicas. Habla  Ana de grúas, baños geriátricos, camas modulares  automáticas, mesillas con atriles incorporados para comer, sillas adaptables a cada persona…con la familiaridad y la sencillez de una experta. Y responde a todas las preguntas: “La asistencia social no es muy conocida en la sociedad pero los afectados y sus familiares la valoran (y nos valoran) muchísimo; y no solo porque sea gratis, sino porque son servicios integrales, a los que se les añade un plus de cariño”. Estos servicios van desde la alimentación al aseo, desde el acompañamiento  a los servicios médicos. Con rehabilitación o cambio de pañales. El estudio y la atención se realizan de forma personalizada. “Siempre le vamos a dar lo que necesiten”, enfatiza. De todo, para todos.

   En la mayor parte de nuestros centros hay una capilla, un salón de actos para hacer teatro, peluquerías, callistas, sanidad primaria. Y la ratio  usuario/trabajador es muy alta. El voluntariado y la participación son esenciales. Mucho más que en la privada. De hecho, la normativa para la autorización de residencias fuera del ámbito de la administración se rige con criterios emanados de nuestra larga práctica y conocimiento. Son 25 años atendiendo a las personas que viven en Madrid. En

   Ingresar en una Residencia autonómica, en un centro especializado o en uno de día requiere de una baremación que tiene en cuenta el grado de discapacidad, la cercanía de la familia, los ingresos, las propiedades, la pensión. Lo que primero buscan tanto los mayores válidos como los asistidos  es el trato humano. “La gente está muy contenta porque se siente bien y sabe que les damos calidad y calidez”, comenta con satisfacción Ana Pastor. El servicio público no puede dejar de actuar. Y ella está encantada con el personal que trabaja en los servicios sociales. “Son eficientes y eficaces en la gestión y en la calidad del servicio público; se entregan en cuerpo y alma a su trabajo, una tarea ardua, dura, que se lleva a cabo sin perder la sonrisa”. Lo mismo sucede en los Centros de Día, abiertos de par en par, de 9 de la mañana a 9 de la noche. “Se acercan a desayunar y ya esperan en los salones al almuerzo y luego, la partida, la tele y… hasta la cena”.  Unos comedores sin incidentes que se desbordan de lunes a viernes, en estos tiempos de crisis. Incluso el de inmigrantes, en la calle de Canarias, de Madrid, no registra altercados. ¿La clave?  La estima que tienen los usuarios del servicio público que presta –el interés más desinteresado-  y del trato humano que reciben. “Disponemos  -subraya Ana Pastor  y lo corroboraba José A. Egea-  del mejor capital humano, unas 9.000 personas –alrededor de 6.000 trabajadores directos y otros 3.000 indirectos) que dan lo mejor de sí mismos para que los servicios sociales de la Comunidad de Madrid sigan siendo el referente en toda España”; merecen una mención especial en este 25 aniversario”. Dicho queda.

 APOYO 1

 La fuerza del ozono

    Durante décadas hemos estado preocupados por las sustancias industriales que destruían la capa de ozono en la estratosfera. Hoy, el problema se llama calentamiento global. Pero el ozono es nuestro mejor agente exterminador de gérmenes y bacterias.  Sus aplicaciones tienen una acción, además, virucida, fungicida y desodorante. Y se emplea no solo en la desodorización,  higienización y esterilización, sino en el lavado de ropa. Es el no va más de los detergentes ecológicos. El programa “profit-Laundry”, experimentado en varias Residencias de la S.R.B.S. es el ideal para la limpieza y el cuidado de la ropa personal de los mayores, en muchos casos con pluripatologías. El sistema Ozono frente al convencional, ofrece dos mejoras fundamentales: a) ahorros de agua  (25%) y electricidad de hasta un 80 %, y, b): contribuye a la mejora del medio ambiente reduciendo las emisiones de CO2 en 40 Tm al año para una lavandería industrial (200 personas año) o, para entendernos,  lo equivalente a la contaminación de 120 coches de gasolina.  Otras ventajas sustanciales: lava en frío y reactiva los colores, alarga la vida de las fibras y tejidos y elimina mejor las manchas con aceite y pigmentos, con sangre, con cacao, con sangre+leche+cenizas de China, con negro azufre y con vino tinto. Pero lo mejor es olor que destila: a tierra mojada tras la tormenta con arco iris sobre el horizonte. La fuerza del ozono se impone como un elemento esencial en la higiene  personal y colectiva, como un aliado natural  que coadyuva al servicio público. En 2010, se ampliará a otros centros de la Red de asistencia social. Siempre en vanguardia.

APOYO 2

El botón mágico

En  Getafe funciona ya un plan piloto de identificación de prendas que permite el seguimiento completo de la ropa que va a lavandería. José Angel Hernando,  director de la Residencia, cree que la identificación de la ropa personal, saber cuántas veces se ha lavado la prenda, seguir todo el proceso y clasificación, ahorrará tiempo y dinero aunque habría que ir a un código de barras porque los mayores no quieren incorporar ese botón a su vestuario y, a veces no lo cosen y otras lo arrancan”.    El chip prodigioso  detecta la identidad de la ropa automáticamente por túneles o antenas sin necesidad de manipulación alguna. Se consigue inventariar todas las prendas, controlarlas a la entrada y salida de lavandería, facilitar la distribución por armarios. En definitiva, se facilita el trabajo pero fundamentalmente se mejora la vida del residente, evitando los cambios o pérdidas de sus prendas personales. Es un ejemplo más de la importancia de introducir métodos  aprovechando el I+D+i y la tecnología digital. El experimento se pondrá en marcha el próximo año en otros tres centros residenciales de la CAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s