Sin categoría

la radiotelevisióm pública/antonio regalado

LA RADIOTELEVISIÓN pública no goza de buena salud. Estoy  a favor porque he tenido el privilegio de trabajar en RTVE durante casi siete lustros.  Como toda mi vida he sido periodista nada más, -y nada menos-, debo decir que no existen medios más plurales y con más libertad que los de titularidad estatal. Otra cosa es la autocensura de los “trabajadores militantes”. Funcionan bien porque la filosofía es  el servicio público. Y esto no cambia a pesar de los pésimos gestores (políticos) que la hoy Corporación ha tenido a lo largo de sus 55 años  y del estrangulando financiero de las privadas. TVE y RNE siguen ahí, vertebrando España como el Corte Inglés, liderando las audiencias televisivas en un escenario abierto con 40 canales digitales.  La credibilidad, ganada especialmente en los telediarios, confirma que la existencia de los medios públicos está justificada por su rentabilidad social. Hago extensible este reconocimiento a las empresas audiovisuales regionales y por ende a la TCM, por cierto, la única autonómica sin déficit.

La Televisión regional es el mejor vehículo para exponer las propuestas programáticas del 22-M. El PP lleva acusando desde el pasado siglo al PSOE de utilizar la radiotelevisión castellanomanchega como el brazo mediático del Gobierno: primero al de Bono y ahora al de Barreda. De hecho, la candidata popular piensa redimensionarla. Cuando tuvieron mayoría en el 2000, ni Aznar ni Rajoy modificaron la Ley del Tercer Canal para complacer a Gallardón y venderla. ¿Tan difícil es llegar a un pacto de neutralidad electoral prorrogable al día siguiente? Los debates multilaterales  incluyendo  candidatos a alcaldías importantes y a las diputaciones deben incluir los “cara a cara” (dos o tres) entre Barreda y de Cospedal. Ilusionar a una sociedad desencantada que no creará empleo hasta la segunda mitad de 2012  y que necesitará tres quinquenios de contención salarial -Valeriano Gómez, dixit- es otra forma de hacer rentable política y socialmente una cadena regional -RTCLM-que habrá que reestructurar sin prisas durante la VIII Legislatura. Tiempo hay para hablar del costo.