Sin categoría

dias de infarto

NO ME REFIERO a la de la Semana Santa que con tanto fervor y recogimiento se está viviendo en nuestra Región sino a lo acontecido en estos últimos días. Días de infarto. Unas fechas que nos marcarán a todos durante mucho tiempo  ¿Quién nos ha robado el mes de abril? Para empezar  el TC por poner en la calle al etarra Troitiño, compañero de fatigas de De Juana Chaos.  Si la Audiencia Nacional no lo remedia el día 25, se habrá perpetrado otro atentado civil contra las víctimas del terrorismo. Y este miserable estará huido.  Más allá del rifirrafe PP-PSOE todo apunta a que el Gobierno, como alerta Iturgáiz, está propiciando una amnistía soterrada para  los etarras más sanguinarios. Si Sortu, Bildu o EA (y asociados) acceden a las instituciones el 22-M es señal de que las negociaciones continúan. Desgraciadamente.  Si no se recurren todas las listas contaminadas ante el Tribunal Supremo, ni un solo voto a Zapatero.

El presidente (en funciones)  nos engañó 16 horas como a chinos con las inversiones millonarias en las Cajas; el diferencial con el bono alemán subió  y la Bolsa engulló nuestros ahorros. Anunciar en el Oriente Extremo, el mismo día en que se cumplían 99 años del hundimiento del Titánic que nuestra economía es un trasatlántico, no es lo más prudente para un gobierno a la deriva. La credibilidad de la “marca España” rodaba por los suelos y Aznar, en la Universidad de Columbia va y defiende a Gadafi, el “amigo extravagante”,  mientras duda de que el Reino de España sea capaz de devolver la deuda acumulada. Eso es patriotismo.

Por si fuera poco, Telefónica anuncia su enésimo ERE para 6.000 empleados más mientras 1.900 directivos se repartirán, en mala hora,  450 millones en “bonus”. Y luego a  César Alierta se le empañan las gafas de emoción en la Moncloa hablando de responsabilidad social corporativa y de crear becas de 400 euros.

Suma y sigue. El CAC pide que Sálvame cambie de horario cuando TV3 mantiene un lavado de cerebro catódico permanente. Unos cuantos nostálgicos  que no han leído la historia añoraron el 80 aniversario de la proclamación de la II República. Los investigadores tienen que empezar a contar que fue el mayor  tiempo de odios y desmesuras que culminaron en una guerra fratricida.

También se ha constatado en este tiempo lo evidente: que los partidos mayoritarios son los que mantienen en las listas el mayor número de candidatos presuntamente  ‘tocados’ por la corrupción. Gallardón quiere limpiar Madrid de mendigos y hasta Esperanza se opone.  Los madridistas han comenzado su Vía Crucis frente al Barça; Emiliano G.Page, a instancias de la Junta Electoral,  ha tenido que levantar de la página web del ayuntamiento sus logros del mandato y la número 3 por a la Junta por Toledo, la senadora popular  Carmen Riolobos,  ha exigido a Barreda  que explique la estrategia de enviar 100.000  Sms y postales masivas el día 20 de mayo para influir en el voto de los castellano-manchegos. Y, sobre todo, quién paga la fiesta.  Habla de tres delitos.

Pero lo peor, queridos amigos, perdonen la tristeza,  está por llegar: la encuesta de la EPA que situará  el listón del desempleo en la frontera de los 5 millones. Una semana de pre-pasión y apasionante. Entre los “hunos” y los “hotros”, que diría Unamuno, -mi querido Sabina-, nos han robado el mes de abril.