Sin categoría

el punto de rubalcaba/antonio regalado

REHUSÓ LAS PRIMARIAS, amenazó a Gómez,  defenestró a Asunción  y ahora -guiño al 15M- semuestra partidario de las  listas abiertas  tras  echar la culpa de la crisis a los banqueros. Este embaucador de salón quiere continuar las políticas de  González y Zapatero.  ¿Qué hemos hecho para merecer este castigo?  Un amable lector me envía  anónimamente este retrato que no me resisto a compartir con ustedes. No tiene desperdicio.

“Rubalcaba tiene su punto. Pero que nadie se equivoque. El punto de Rubalcaba está detrás de la P de su primer apellido, porque sus asesores de imagen, que tienen un buen curro por delante, le han dicho que se despereze –esto es, que se quite el Pérez-.

Así, Rubalcaba, –llamadme Alfredo, compañeros-, se incorpora a la moda de ser un candidato con una P. tras la estela de su antecesor en estas lides electorales socialistas, el inefable y nunca bien ponderado ZParo.

La verdad es que esa P es muy sugerente. Si ZP significaba Zapatero Presidente, que lo fue, Alfredo P. será visto, ya desde las encuestas, como Alfredo Perdedor.  Esa P.su punto no es ni de presidente, ni de perdedor, ni de pepino. Nosotros tenemos muy claro que esa P con un punto no puede ser otra que la inicial de la palabra Paro. Y Pérez lo sabe. Por eso no para de decir que él tiene la receta para acabar con el desempleo. No aclara si su receta contra el paro alcanza a alguien más que al futuro líder de la oposición. Si la tiene, estaría bien que la contara, junto con lo que no sabemos del caso Faisán y la falta de supervisión del Gobierno a la SGAE.   Zapatero debería ponerle un flexo encendido a menos de cinco centímetros de su cara y pedirle que cante de plano todo lo que sabe, al menos sobre el asunto del paro”.  Los socialistas no se merecen  un candidato que mienta tan descaradamente sin despeinarse.