Sin categoría

cospedalear/antonio regalado

Sumario

“Nos espera una economía de guerra  soñando  

 que a partir de 2015 el paro habrá terminado”

LA PRESIDENTA  María Dolores de Cospedal ha decidido “coger el toro por los
cuernos”  -según su propia expresión- y
encarar el porvenir  desde la verdad desnuda
de los números.  La deuda de 7.455
millones y las facturas  reconocidas y no
pagadas de 2.600 millones obligaban a una dieta radical del  20 %.  O
lo que es lo mismo: volver a 2005. Es un plan drástico contra una herencia
envenenada. Nos espera una economía de guerra para lo que queda de legislatura
pensando en que a partir de 2015 la pesadilla del paro habrá terminado.

He asistido al pleno del viernes en el
Congreso en el que se aprobó la reforma constitucional por la inmensa mayoría  (316 votos del PP-PSOE-UPN)  frente a los 5 en contra (CC, UPyD y dos
incontrolados  del propio PSOE); los abandonos
de ERC, ICV, BNGa y NaBai  y la cobardía
de CiU-PNV que no votaron. Tampoco lo hizo Llamazares
que sigue empeñado en implantar la III República o importarla de Cuba
directamente. Populares y socialistas apelaron a la gravedad de la situación para
incluir en la Carta Magna el límite de deuda.  Y para que los mercados sigan prestándonos
dinero.

Los presupuestos  realistas de la Región constatan que el Ejecutivo
se ha adelantado a dicha reforma constitucional. Lamentable la actuación demagógica
de Rosa Díez, que sabe perfectamente
que el despilfarro autonómico es de 24.000 millones anuales si utilizamos los
parámetros contables de Maastricht. Bono
se ha dejado media vida en que se ampliaran los consensos pero periféricos y
separatistas han confirmado que son antes nacionalistas que demócratas. Que les
duela, significa que lo aprobado  es lo
mejor para España y los españoles.

   Cospedal anunciaba
un cambio tranquilo pero se ha encontrado con una revolución pendiente. Nada
hay más revolucionario que la verdad. Y la verdad ya la explicó en campaña
electoral. Ahora llega el tiempo de tomar  decisiones políticas difíciles.  Y a María Dolores no le ha temblado el pulso.   Sabe que no tiene otra alternativa. Por eso
ha optado por adelantar que el precio será alto: más  sangre, sudor, esfuerzo y lágrimas. Y lo está
explicando en todas las tribunas mediáticas para que se le entienda requetebien.
Hemos gastado más de lo que ganábamos. La fiesta se ha terminado. Rajoy le ha dado el plácet porque él,
casi seguro, tendrá que hacer lo mismo a nivel nacional cuando llegue a La
Moncloa.  Ni manirrotos ni déficit cero.
Sentido común.

Cospedal y Castilla-La Mancha  se han convertido a su pesar en el epicentro
de la polémica para la izquierda. Y de la responsabilidad y valentía para la mayoría
de gentes de bien. Los recortes no disminuirán la protección social ni  subirán los impuestos. Buscar el equilibrio,
he ahí el dilema. Es una apuesta cargada de futuro que obliga a seguir
pedaleando en una bicicleta de persecución. Llamémosle, respetuosamente, cospedalear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s