Sin categoría

vamos a contar mentiras/antonio regalado

CUANDO LLEGAN LAS ELECCIONES los políticos pierden el norte con tal de agradar al populacho  por  mor de un titular en portada. Todo iba
razonablemente bien en el PP hasta que el vicesecretario de Comunicación Esteban González Pons se le calentó la boca y dibujó en el horizonte de Génova 13,  “la creación de 3,5 millones de empleos” los mismos que ha destruido el gobierno socialista.  Por la noche se encaramaba a las tertulias televisivas precisando sus
palabras, jurando y perjurando  que “solo se trataba de una aspiración”, más grande que un agujero negro sin duda. Demasiado tarde. El PSOE e IU disparaban ya con más demagogia.

Como en política nadie rectifica, hasta a su secretaria general María Dolores de Cospedal le parece factible porque ya lo hicieron
en el 96 con Aznar. ¿Se ha parado a pensar que las circunstancias son totalmente diferentes tras haber atravesado nuestras vidas  de parte a parte, el
11-S, el 11-M, el zapaterismo y la crisis financiera de 2008? Con cinco millones de parados esta iniciativa es una temeridad. Siguiendo tal “aspiración
popular”, en Castilla-La Mancha deberían crearse 154.000 empleos nuevos en esta Legislatura.  ¿Alguien puede creerse tamaña desmesura?  No se debe jugar con
las cosas de comer.

El candidato socialista rubalcabea –va de un lado a otro según sople el viento de la demagogia- en el gobierno o fuera de él. Primero bajó la velocidad en las autopistas de 120 a 110 kilómetros por hora.  Tres meses después volvió  a cambiar. Ahora quiere que se reinstaure el impuesto de patrimonio congelado hace tres años para abrir una guerra (innecesaria) de pobres contra ricos, y hacer un  guiño a los indignados del 15-M, cuando Rubalcaba es uno de los pocos diputados con más de 1 millón de euros,  bien instalado en el ladrillo con plaza de garaje. Son los despropósitos de un mentiroso compulsivo que quiere reescribir la historia con una pedagogía  pedante de telepredicador sin emociones. ¿Cree que somos idiotas?

Estamos de acuerdo con las medidas de urgencia tomadas en Educación. Pero no era necesario que el consejero Marcial Marín anunciase en el inicio de curso escolar que en la Región se implantará el multilingüismo en francés y alemán, además de desplegar aceleradamente el inglés como segundo idioma. Es una mentira piadosa, pero una mentira al fin y al cabo. Podría empezar por potenciar el idioma de Shakespeare a través del 2º Canal autonómico poniendo en marcha por módico precio el Sistema Vaughan  “Aprende Inglés”, que ha demostrado su eficacia durante medio siglo.

Y por último recordarle al Síndico Miguel Ángel Cabezas  por qué nos ha mentido  tan descaradamente por omisión y ausencias  durante tantos años con las cuentas (sin ajustar) de la Comunidad. Hasta hace unas horas no sabíamos que la deuda era mayor de la adelantada por el nuevo Gobierno. ¿Dónde estaba cuando la ministra Elena Salgado no se creía el déficit de Cospedal? Este tránsfuga de AP, cooptado por Bono  en plena lucha fratricida con José Manuel Molina, acaba de hacer público un informe demoledor sobre las cuentas públicas –con números más rojos que los del Ejecutivo; el déficit podría elevarse al 6,1 del PIB regional-  aunque no se recuerda en su larga trayectoria  una sola crítica sobre el despilfarro de la autonomía.

Este caballero aún con mando en plaza escribe sin pudor en su página web:   “cabe reflexionar, en primer término, al cabo de estos años, sobre si la Sindicatura de Cuentas era necesaria en el entramado institucional de Castilla-La Mancha. Yo creo sinceramente que sí, y que ello viene avalado por el trabajo efectuado. Aunque el sector público regional estuviera sujeto al control externo del Tribunal de Cuentas que, como es conocido, es el Supremo órgano Fiscalizador, es indiscutible que la creación de una Institución de Control propia, además de profundizar en el autogobierno, supuso también un paso importantísimo en la eficacia del control”.   Por lo que se ve, de eficacia, poca. ¿Tras tanto encubrimiento, este contable oficial, no tendrá la dignidad de dimitir? ¿Para cuándo, querida presidenta, una ley de responsabilidades políticas y penales contra los gestores públicos?  ¿Cuántas mentiras nos habrá ocultado el señor Cabezas de Herrera desde
1994?

Siempre había creído que el comunismo era la historia más falsa mejor contada. Ahora vemos que la mentira y el engaño son moneda corriente en la política doméstica; antes, en y después de las campañas electorales. Las mentiras no crearán ni una ilusión ni un solo puesto de trabajo. Solo frustración. Y de eso ya vamos
sobrados sin tener que mirar al IBEX-35. Basta mirar nuestra cartera y nuestras calles. Necesitamos políticos que no nos mientan más. Nunca más.