Sin categoría

inflamar la calle/antonio regalado

Agónica cuenta atrás hasta el 20-N. Tanto la Conferencia
Política del PSOE  como la Convención
Popular  solo han servido para que los
contribuyentes nos preguntemos quien paga tanto hotel de cinco estrellas, tanto
coche oficial  y tanto escenario de
diseño azul marino. La calle está que arde. El ajuste en sanidad y educación y
los desahucios de pisos han puesto en pié de guerra a profesores de secundaria,
estudiantes,  médicos, enfermeros, interinos
de todo pelaje, propietarios en la ruina y a trabajadores sin esperanza de
encontrar un empleo.

Comprobando las
listas de aspirantes del PP y del PSOE al Congreso y al Senado en las cinco
provincias castellano-manchegas se comprende perfectamente el enroque de los
políticos. Son,  en su mayoría,  los mismos que se presentaron el 22-M. ¿Para
cuando un cargo público, un sueldo? ¿Por qué no castigar esa falta de lealtad
de quienes  han sido elegidos hace cuatro
meses?  Paralelamente, los ciudadanos
asistimos impotentes a la falta de regeneración democrática en listas abiertas
o en primarias. Por eso la corrupción avanza en todas direcciones.

CCOO y UGT han anunciado que ahora ha llegado el momento
de actuar. ¿Contra el sistema como los indignados del 15M? No, no. Contra el neoliberalismo
del PP. Un vez que han esquilmado las ubres del Estado, los sindicatos empiezan
a movilizar al personal para que el  día después
de los comicios, se intente ganar en la calle lo que se pierda en las urnas.
Las encuestas auguran una victoria amplia de Rajoy. Solo la mayoría absoluta le
legitimaría para tomar con urgencia las
decisiones drásticas  que hay que
tomar para salir de este tsunami político, económico y moral. Las promesas sin
sangre, sudor y lágrimas no crearán ni un solo empleo en 2012.  Tampoco hemos visto ni una sola propuesta
contra los banqueros manirrotos que se han forrado con la complicidad del Banco
de España.  Ninguno devolverá sus escandalosas
indemnizaciones. De aquí no se sale sin un pacto de Estado entre al menos los
dos grandes partidos. Bono lo reitera cada día y Rubalcaba lo ignora.  También vaticinó el presidente del Congreso  que la falta de unidad podría inflar la calle.
No hace falta ser muy listo para ver que el ensayo general con todo ya ha
comenzado en Madrid, Cataluña y Castilla-La Mancha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s