Sin categoría

neuromárketing electoral/antonio regalado

NUESTRA CLASE POLITICA política en permanente campaña electoral, –tras las generales votarán los andaluces en primavera-, no tiene tiempo de ofrecer soluciones a los graves problemas que nos ahogan. Uno de cada cinco españoles está en paro; de los que tienen trabajo, la misma proporción teme perderlo en los próximos meses. Y algo peor: seis de cada 10 desempleados
creen poco o nada probable encontrarlo en 2012. Con unos partidos preocupados por
repatriar y colocar etarras y pescar votos, resulta lógico entender porqué los
políticos siguen siendo el tercer problema nacional.

Ello explica –véase el CIS de octubre- que los  sentimientos  políticos de los ciudadanos se vayan radicalizando: 38 de cada 100 españoles muestra  una desconfianza absoluta por la cosa pública; otro 42% se mueve entre la indiferencia, el aburrimiento y la irritación. La herencia zapateril -el septenio de la indignidad- ha abierto en canal mil crisis paralelas empezando por la institucionalización del relativismo moral. Todo vale.

El repelente niño engominado del vídeopsoe, denunciando que el PP desmantelará la
escuela pública (y/o la sanidad), es continuación del “dóberman´96” contra Aznar. Más crispación. Son 59 segundos de demagogia  e  hipocresía.  Porque como ya publicó ABC recientemente, Zapatero, Blanco y  Montilla, por citar solo tres ejemplos, llevan sus hijos a colegios elitistas. Y Rubalcaba porque no los  tiene sino los llevaría a los maristas de  El Pilar, en pleno
barrio madrileño  de Salamanca, donde él estudió.

El vídeo es extemporáneo. Las chachas suelen ser sudamericanas o  rumanas y no extras
maquilladas y a 50 euros por sesión. “Pues qué bien”, -dice el niño pijo- “así tu hija podrá ser también la cuidadora de mis hijos…”, buscando reverdecer ese odio entre
ricos y pobres que tanto gusta a estos progresistas de salón. La culpa de la  enseñanza la tiene la LOGSE, léase Rubalcaba.

Neuromárketing político. Sentimentalismo socialdemócrata.. Instinto básico. Mentiras, belicismo visceral. “Pelea por lo que quieres”, enfatizan, en vez de apelar  al esfuerzo. Miedo a la libertad. Ni un voto al miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s