Sin categoría

lecciones del 20N/bahìa deItaca/antonio regalado

CASI 11 MILLONES DE CIUDADANOS se han sumado al cambio de Mariano Rajoy. Menos de 7 millones apoyaron al PSOE. Tras la deserción de 4 millones nadie dimite. El mandato otorgado al PP (186 diputados, 136 senadores)  es claro: hay que realizar las  reformas urgentes para salir de la crisis y crear empleo.  Cinco  enseñanzas: a) No puede demorarse por más tiempo la reforma electoral. Cada escaño de Amaiur/Eta  (333.000 sufragios, 7 parlamentarios)  se obtiene con  47.000 votos frente a los 228.000  de UPyD  con un respaldo de 1.140.242 votos y 5 diputados; es decir,  que cada voto de los terroristas-separatistas vale cinco veces más que el de un demócrata constitucionalista.  b) El Senado debe reconvertirse, definitivamente, en una verdadera Cámara Territorial. Los votos  en blanco, nulos (supresión) y las abstenciones  (casi un 47% del censo) confirman que  los cambios no pueden esperar otras nueve legislaturas.  c) Votar por correo sigue siendo una asignatura pendiente vergonzosa.  Apenas han podido ejercer su derecho un 10 % de los españoles que viven en el exterior.  No hay que ser malpensado para creer que la maquinaria gubernamental, intuyendo la derrota socialista, ha tratado de impedir que se agrande la victoria popular  como sucediera en los comicios a la Xunta de Galicia donde el rastro de las papeletas escrutadas en Hispanoamérica se perdió en Venezuela.  Clama al cielo que siendo España el país que con más celeridad y transparencia  tabula los resultados no seamos capaces todavía de incorporar las nuevas tecnologías al voto emigrante;  d), resulta inadmisible no recortar los plazos de traspaso de poderes cuando la mayoría es tan absoluta  y estamos al borde del abismo. La Bolsa ha enterrado 12.000 millones desde que se abrieron las urnas el 20N.  Y f), hay que abrir el banquillo a nuevos candidatos y no repetir con los del 22-M. Es un fraude al  electorado. En Castilla-La Mancha, el PP duplica en diputados al PSOE (14/7) y triplica los senadores (15-5). Pero ésta es otra crónica, otra Bahía para mañana. Y mañana, será otro día.