Sin categoría

+ trabajo – dinero /antonio regalado/bahia de ítaca

LAS CORTES REGIONALES debatirán el proyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria para retorcerle el cuello al déficit público. La decisión del Consejo de Gobierno se justifica por la delicada situación económica. Hay que devolver la credibilidad a los mercados que nos consideran una comunidad en bancarrota.

Es una consecuencia de las drásticas medidas anunciadas por la presidenta   M.D. de Cospedal que se resume así: hay que trabajar más y ganar menos.  No hay otra alternativa. Los trabajadores de la empresa privada ya lo padecen  desde hace tres años. Ahora toca de nuevo a los funcionarios. Tener un empleo perpetuo es un privilegio  y, a falta de que los políticos aborden el fraude fiscal y hagan pagar más a quienes tienen demasiado, los operarios de la administración son el blanco perfecto para cuadrar  las cuentas.  Trabajar  2 horas y media más al mes y cobrar un 3% menos es una tragedia mucho menor que no tener empleo ni esperanzas.  El empleo no llegará sin sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas.

El PSOE de Barreda y Caballero  apuesta por  agitar la calle; Bono y García-Page creen que las soluciones tras el doble repaso en las urnas, pasa por arrimar el hombro caminando juntos y llegar más lejos, intentando que nadie se quede en el camino.  Lo de Caballero es entendible; lo del ex presidente castellano-manchego, el hombre que nunca afrontó la política con la mentalidad de un contable, no tiene defensa.  Democracia  es saber dónde va a parar cada euro del contribuyente. Barreda sabe perfectamente que los recortes se deben en partea su gestión, una herencia económica poco ejemplar.  Duele comprobar cómo el hombre que despertó a Zapatero de su letargo ante la crisis, tras perder el poder ha perdido la cordura. Ya nos desconcertó bastante apoyando a Chacón.  Algunos populares han pedido que se calle; otros, simplemente que, por responsabilidad, abandone la política.