Sin categoría

Bajo el puente/antonio regalado/bahía de itaca

DOSCIENTOS CUATRO AÑOS y un día después de que un puñado de patriotas se alzaran contra las tropas invasoras de Napoleón, dos centenares de periodistas de la FAPE nos manifestábamos bajo el puente del comunero Juan Bravo, a un centenar de metros de la sede de la Asociación de la Prensa (APM)  por los mismos motivos: por la  defensa de la dignidad y de la libertad. El Día Mundial de la Libertad de Prensa nos reunía a los artesanos de la palabra hablada e impresa para clamar (en el desierto del mediodía bajo un cielo gris que amenazaba lluvias), con rebeldía, que “sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia”
Paralelamente, Lidia Yanel, la presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de CLM, denunciaba en la Plaza de Zocodóver ante una treintena de colegas la falta de independencia de la prensa en la Región. Compañeros de Ciudad Real, Talavera, Albacete y Cuenca, se manifestaron también reivindicando un trabajo digno. En Guadalajara, ya no existe prensa escrita. Todo un síntoma. La grave crisis que atraviesa el sector periodístico en España, se ha traducido en los últimos cuatro años en la pérdida de más de 6.000 empleos, el cierre de decenas de medios, el aumento del intrusismo, la precariedad laboral generalizada y el acoso de los poderes públicos a nuestro trabajo. 
Afiliados de 40 de las 46  asociaciones de la prensa salimos a la calle el 3 de mayo  para  denunciar públicamente que no podemos admitir ruedas de prensa sin preguntas ni la arbitrariedad de las licencias de radio y televisión ni las concesiones discrecionales de publicidad institucional. Que hay que abolir la ley de Prensa e Imprenta 14/1966 -la llamada ley Fraga-  por la que siguen condenados muchos periodistas. La mejor ley de Prensa es la que no existe. Con el Código Civil  y el Penal, basta. 
La manifestación en la capital del Reino congregó a santones del oficio.  Coincidimos con José Maria García, Sánchez Ocaña, Gabilondo,  Joaquín Ramos, Aguilar, Estefanía, Urbaneja, Sahagún, Lucía Méndez, Del Pozo, Magaña, etc.); animamos a jóvenes  recién salidos de las 40 Facultades de la Comunicación, fábricas de parados de lujo sin horizontes (ni esperanzas), y escuchamos resignadamente a toda una generación de colegas en paro que frisan el medio siglo,  y que, por desgracia, no saben hacer otra cosa.
La concentración sirvió también para el reencuentro con  algunos compañeros  de fatigas de hace más de tres décadas, cuando éramos más jóvenes y vivíamos un periodismo vocacional y romántico. El maestro José Javaloyes, -historia viva de ABC- hoy reconvertido en columnista digital- comentaba desde la nostalgia: “Cuando era un chaval solo le pedí a Dios dos cosas: un trabajo divertido que me sustentara y un amor. Y la dos, por fortuna, las he vivido en demasía hasta que falleció mi esposa hace diez años”. Un privilegiado. Hoy ese sueño eterno sería difícilmente realizable.  
Internet  ha dejado  a los periodistas heridos de muerte en la cuneta de la intemperie entre empresas y gestores que no entendieron el cambio que se avecinaba. Ahora, quizás, -solo quizás- ya sea demasiado tarde para evitar la hecatombe. 
La protesta bajo el puente del comunero segoviano, a la sombra de esculturas de acero de Chillida, fue todo un símbolo del “réquiem” que  hay que entonar por un oficio maravilloso en vías de extinción. Lloremos por todos nosotros. Mientras el mundo se desmoronaba y seguíamos tocando la lira, olvidamos que estábamos tremendamente solos. No hay que echar las culpas a nadie por nuestro individualismo corporativo tan feroz. Nunca fuimos inocentes del todo. Por silencio, sumisión o colaboracionismo.  
Precisamente ahora, cobra plena vigencia aquella frase que tanto nos dolía cuando empezábamos a gozar con este trabajo: “No le digas a mi madre que soy periodista”. Tras esta jornada de concienciación, acabemos con las lamentaciones bajo el puente y empecemos a construir el futuro con más libertad e independencia. Sin pedir permiso ni perdón a tanta autoridad (in)competente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s