Sin categoría

sitio al senado/antonio

EL SENADO DIO vía libre hacia el BOE a los PGE/2012, con unos ingresos (no financieros) de 211.089 M€ y unos gastos de 214.701M. Si uno suma las partidas, el endeudamiento supera los 35.000 millones después del recorte de 27.500 de Rajoy y del último tijeretazo de otros 10.000 millones más en educación y sanidad. Imposible saber la distribución provincial. Estas son las cuentas públicas que Zapatero no tuvo el coraje de aprobar en septiembre antes de dedicarse prefirió a inspeccionar nubes. El Gobierno de la Nación se enfrenta abiertamente a la herencia de un despilfarro sin fronteras autonómicas. Son unos presupuestos austeros, casi de guerra, porque no hay otra salida. Se debatían en la Cámara Alta mientras la prima de riesgo se desbocaba, las bolsas rugían, el G-20 llamaba a la estabilidad y las urnas en Francia  y Grecia apostaban claramente por fortalecer la moneda única.
El ministro Cristóbal Montoro, tras negar la intervención, explicó que la postura del Ejecutivo es clara: “más Europa, más  euro, más reformas estructurales, más unión fiscal y más unión política”. La demagogia del PSOE y de los nacionalistas, acusando a Rajoy de ser el responsable de toda la crisis, solo fue superada por la actuación de la cúpula parlamentaria socialista sitiando el Senado por la calle de Bailén mientras las mujeres de los mineros montaban su número provocando el desalojo de la tribuna de invitados. Cabe destacar la ejemplar actuación del presidente Pío García Escudero y de los ujieres que cumplieron con su deber.
 
Estas son los primeros presupuestos acordes a la ley de estabilidad que acaban con el derroche, reducen el gasto público  y equilibran la carga de la crisis; unos presupuestos que  asumen el pago a proveedores de las facturas sin pagar en las administraciones locales salvando pymes, y que cumplirán con el objetivo de déficit. En suma, unas cuentas que ajusten, no un ajuste de cuentas. Y en septiembre nuevo debate sobre los PGE/2013.