Sin categoría

colgada del amor/antonio regalado

 

No ocupará nunca las portadas de los periódicos ni  abrirá los telediarios. Su caso, perdido en las páginas de sucesos, no movilizará a los progresistas de salón. Habrá que seguir golpeando sus conciencias para que no olviden la historia de Atefe Rayaba porque no es la primera ni será la última víctima del integrismo, esa dictadura religiosa que cercena los derechos humanos todos los días y a todas horas. Y que nos invade como una plaga mauritana.

                                        

La noticia fechada en Mazarán (Irán), llegaba en los estertores del estío. Mazarán es una ciudad que nació  a la vida al ponerse en marcha la presa de Shahid Rajaee y que, gracias al río Dodogangh, riega 52.000 hectáreas de terreno antes baldío. Un paraíso, que ahuyentó las inundaciones y la muerte, asentado al noreste de Teherán, junto al mar Caspio.
La construcción primero y el establecimiento después de una colonia de trabajadores de la central hidráulica permitió que Atefe, 16 años, una bella joven, -negros cabellos como la noche oscura del alma y ojos color miel- conociera al hijo del ingeniero de la obra. Cupido hizo el resto. La policía religiosa de los ayatolás, tras las denuncias de un vecino despechado,  no tardó en acechar a la pareja bajo los pinos resineros a punto de estallar. Aquella tarde, mucho antes de  que la luna abandonara su lecho, no acababa nunca. Un ligero viento del este mecía las hojas de los árboles. Los enamorados, con el fuego en el cuerpo, se fundieron en uno. Y en esa entrega, donde el mundo se torna plenitud, en ese instante mágico y único,  los vigilantes de la virtud los pillaron in fraganti. 
El resto de la historia, para Atefe, es fácil de imaginar: detención por “actos contrarios a la castidad”, encarcelamiento  y juicio. A fe que juicio injusto. Atafe Rayaba tuvo que asumir su propia defensa porque el juez le negó el derecho a un abogado. Y el de oficio se excusó por enfermedad. Por cierto, el juez, que es además el fiscal del distrito, se la juró  cuando la asustadiza joven, en un momento de dignidad a lo Juana de Arco,  criticó la hipocresía moral del país y osó, como protesta,  quitarse la ropa ante el tribunal.  Rebelde con causa. Culpable. Entonces, el magistrado, montó en cólera, abandonó otros quehaceres  y se juramentó darle un escarmiento a ella y a sus conciudadanos tras firmar, sin que le temblara el pulso, su condena a muerte. En menos de tres meses obtuvo la ratificación del Tribunal Supremo y la firma de Mahamud Sarudi, presidente de la máxima instancia de administración de Justicia de la República Islámica. La familia no pudo invocar el derecho de gracia.
La sentencia se ejecutaba  días después en la calle del ferrocarril, en el centro de la ciudad de Mazandarán, lugar destinado a los espectáculos públicos.  El propio juez, cuyo nombre se omite,
-siempre se protege a los torturadores- se encargó de ajustar la soga al cuello de la joven Atefe y, alzando el brazo, dio la orden para elevar la grúa de la que colgó la joven que había cometido el pecado de enamorarse. Colgada del amor. Con el balanceo la sangre hirvió por un momento en sus venas. Añade la noticia que, consumada la ejecución en la plaza pública, el propio juez explicó a los familiares que había sido ahorcada por su descarada actitud  en la sala. 
Atefe Rayaba fue enterrada esa misma tarde con una sonrisa giocondiana. En su mano derecha, de interminables y huesudos dedos los verdugos encontraron una carta, denunciando el sistema político y religioso; pedía perdón a sus padres y hermanos por la deshonra. Reiteraba en la misiva su amor por su Romeo: “He conocido la felicidad. Muero pensando en ti. No te olvidaré nunca.  Gracias, amor. Siempre tú. Siempre”.  Al otro lado de la noche, su tumba fue profanada y su cuerpo desapareció. Sin más. La familia –apestada socialmente por tener una hija que no llegaría ya  virgen al matrimonio- espera inútilmente explicaciones por esta salvajada. Todavía. 
El joven con el que yació la joven ahorcada y cuyo nombre tampoco se refleja en la noticia –ni ella desvela en la última carta-, noticia, decíamos, llegada de las orillas del Mar Caspio, fue condenado a 100 latigazos y después quedó libre.
He aquí discriminación y violencia de género en estado puro. Y sin que ninguno de nuestros pancartistas de fin de semana   escriba un sms  de protesta o se manifieste ante la embajada de Irán.  Siempre es más fácil mirar hacia otro lado. Cuatro personas son ahorcadas públicamente en la antigua Persia cada semana –no se pierdan el detalle-  en presencia obligatoria  de sus familiares. Por lo de escarmentar. Es una marca que estigmatiza también a los deudos y amigos de por vida. 
Ya el pasado año, la policía política de Arabia Saudita cerraba las puertas de un colegio en llamas impidiendo salir por la ventana a sus diecisiete ocupantes –diecisiete señoritas- porque previamente se habían despojado de su toca y se les veía la cara. ¡Ojo al delito!. Perecieron achicharradas ante la complacencia de los viandantes que apoyaron a los policías. Insólito y cruel. Así es el sistema islámico. Lo de la ablación es una broma comparado con la realidad de cada amanecer. ¿Cómo no recordar de nuevo la condena a  lapidación de Amina Lawal?
Cuando la religión se antepone a la razón y a la libertad nos topamos de golpe con la intransigencia y con los fantasmas del miedo y del pasado. El integrismo es el nazismo de nuestro tiempo. Así de simple. Los que hablan de lucha de civilizaciones   saben perfectamente que con los islamistas no se puede dialogar en igualdad de condiciones. Su religión es el odio y su odio la religión. Cuando no hay libertad, obvio es insistir, tampoco existe  democracia. Tanta crueldad no puede albergar esperanza ni futuro.¿Qué edificio se puede construir sobre las cenizas del asesinato de una joven  a sangre fría?  ¿Qué clase de religión permite  masacres legalizadas en el código Penal? ¿Dónde se oye la voz de Naciones Unidas? Elevemos una plegaria por el descanso eterno de la joven Atefe Rayaba, que se rebeló sola, tremendamente sola, contra el poder iraquí. Aprendamos la lección. Quedan aún miles  de Atefes iraníes luchando aún por pasear su amor por los hayedos y pinares. Mañana, quizás mañana, los jóvenes musulmanes podrán amar, además, en libertad. Su semilla florecerá, a lo mejor, en primavera.  Que los creyentes pregunten a Alá, el grande y el misericordioso, por qué permite tanta crueldad inmisericorde.   Y que nos lo expliquen a nosotros, los infieles. Y a los padres de Atefe.  No invocamos blasfemia si no la clemencia del Altísimo. Pero no habrá respuesta.  Tan sólo escucharemos el silencio de la soga  en las alturas de la grúa, asfixiando  el cuello de Atefe Rayabam, la joven tierna de ojos color miel, colgada del amor.

 

Es una historia tremenda. Se me ha hecho un nudo en la garganta.

Sin categoría

colgada del amor/antonio regalado

 

No ocupará nunca las portadas de los periódicos ni  abrirá los telediarios. Su caso, perdido en las páginas de sucesos, no movilizará a los progresistas de salón. Habrá que seguir golpeando sus conciencias para que no olviden la historia de Atefe Rayaba porque no es la primera ni será la última víctima del integrismo, esa dictadura religiosa que cercena los derechos humanos todos los días y a todas horas. Y que nos invade como una plaga mauritana.

                                        

La noticia fechada en Mazarán (Irán), llegaba en los estertores del estío. Mazarán es una ciudad que nació  a la vida al ponerse en marcha la presa de Shahid Rajaee y que, gracias al río Dodogangh, riega 52.000 hectáreas de terreno antes baldío. Un paraíso, que ahuyentó las inundaciones y la muerte, asentado al noreste de Teherán, junto al mar Caspio.
La construcción primero y el establecimiento después de una colonia de trabajadores de la central hidráulica permitió que Atefe, 16 años, una bella joven, -negros cabellos como la noche oscura del alma y ojos color miel- conociera al hijo del ingeniero de la obra. Cupido hizo el resto. La policía religiosa de los ayatolás, tras las denuncias de un vecino despechado,  no tardó en acechar a la pareja bajo los pinos resineros a punto de estallar. Aquella tarde, mucho antes de  que la luna abandonara su lecho, no acababa nunca. Un ligero viento del este mecía las hojas de los árboles. Los enamorados, con el fuego en el cuerpo, se fundieron en uno. Y en esa entrega, donde el mundo se torna plenitud, en ese instante mágico y único,  los vigilantes de la virtud los pillaron in fraganti. 
El resto de la historia, para Atefe, es fácil de imaginar: detención por “actos contrarios a la castidad”, encarcelamiento  y juicio. A fe que juicio injusto. Atafe Rayaba tuvo que asumir su propia defensa porque el juez le negó el derecho a un abogado. Y el de oficio se excusó por enfermedad. Por cierto, el juez, que es además el fiscal del distrito, se la juró  cuando la asustadiza joven, en un momento de dignidad a lo Juana de Arco,  criticó la hipocresía moral del país y osó, como protesta,  quitarse la ropa ante el tribunal.  Rebelde con causa. Culpable. Entonces, el magistrado, montó en cólera, abandonó otros quehaceres  y se juramentó darle un escarmiento a ella y a sus conciudadanos tras firmar, sin que le temblara el pulso, su condena a muerte. En menos de tres meses obtuvo la ratificación del Tribunal Supremo y la firma de Mahamud Sarudi, presidente de la máxima instancia de administración de Justicia de la República Islámica. La familia no pudo invocar el derecho de gracia.
La sentencia se ejecutaba  días después en la calle del ferrocarril, en el centro de la ciudad de Mazandarán, lugar destinado a los espectáculos públicos.  El propio juez, cuyo nombre se omite,
-siempre se protege a los torturadores- se encargó de ajustar la soga al cuello de la joven Atefe y, alzando el brazo, dio la orden para elevar la grúa de la que colgó la joven que había cometido el pecado de enamorarse. Colgada del amor. Con el balanceo la sangre hirvió por un momento en sus venas. Añade la noticia que, consumada la ejecución en la plaza pública, el propio juez explicó a los familiares que había sido ahorcada por su descarada actitud  en la sala. 
Atefe Rayaba fue enterrada esa misma tarde con una sonrisa giocondiana. En su mano derecha, de interminables y huesudos dedos los verdugos encontraron una carta, denunciando el sistema político y religioso; pedía perdón a sus padres y hermanos por la deshonra. Reiteraba en la misiva su amor por su Romeo: “He conocido la felicidad. Muero pensando en ti. No te olvidaré nunca.  Gracias, amor. Siempre tú. Siempre”.  Al otro lado de la noche, su tumba fue profanada y su cuerpo desapareció. Sin más. La familia –apestada socialmente por tener una hija que no llegaría ya  virgen al matrimonio- espera inútilmente explicaciones por esta salvajada. Todavía. 
El joven con el que yació la joven ahorcada y cuyo nombre tampoco se refleja en la noticia –ni ella desvela en la última carta-, noticia, decíamos, llegada de las orillas del Mar Caspio, fue condenado a 100 latigazos y después quedó libre.
He aquí discriminación y violencia de género en estado puro. Y sin que ninguno de nuestros pancartistas de fin de semana   escriba un sms  de protesta o se manifieste ante la embajada de Irán.  Siempre es más fácil mirar hacia otro lado. Cuatro personas son ahorcadas públicamente en la antigua Persia cada semana –no se pierdan el detalle-  en presencia obligatoria  de sus familiares. Por lo de escarmentar. Es una marca que estigmatiza también a los deudos y amigos de por vida. 
Ya el pasado año, la policía política de Arabia Saudita cerraba las puertas de un colegio en llamas impidiendo salir por la ventana a sus diecisiete ocupantes –diecisiete señoritas- porque previamente se habían despojado de su toca y se les veía la cara. ¡Ojo al delito!. Perecieron achicharradas ante la complacencia de los viandantes que apoyaron a los policías. Insólito y cruel. Así es el sistema islámico. Lo de la ablación es una broma comparado con la realidad de cada amanecer. ¿Cómo no recordar de nuevo la condena a  lapidación de Amina Lawal?
Cuando la religión se antepone a la razón y a la libertad nos topamos de golpe con la intransigencia y con los fantasmas del miedo y del pasado. El integrismo es el nazismo de nuestro tiempo. Así de simple. Los que hablan de lucha de civilizaciones   saben perfectamente que con los islamistas no se puede dialogar en igualdad de condiciones. Su religión es el odio y su odio la religión. Cuando no hay libertad, obvio es insistir, tampoco existe  democracia. Tanta crueldad no puede albergar esperanza ni futuro.¿Qué edificio se puede construir sobre las cenizas del asesinato de una joven  a sangre fría?  ¿Qué clase de religión permite  masacres legalizadas en el código Penal? ¿Dónde se oye la voz de Naciones Unidas? Elevemos una plegaria por el descanso eterno de la joven Atefe Rayaba, que se rebeló sola, tremendamente sola, contra el poder iraquí. Aprendamos la lección. Quedan aún miles  de Atefes iraníes luchando aún por pasear su amor por los hayedos y pinares. Mañana, quizás mañana, los jóvenes musulmanes podrán amar, además, en libertad. Su semilla florecerá, a lo mejor, en primavera.  Que los creyentes pregunten a Alá, el grande y el misericordioso, por qué permite tanta crueldad inmisericorde.   Y que nos lo expliquen a nosotros, los infieles. Y a los padres de Atefe.  No invocamos blasfemia si no la clemencia del Altísimo. Pero no habrá respuesta.  Tan sólo escucharemos el silencio de la soga  en las alturas de la grúa, asfixiando  el cuello de Atefe Rayabam, la joven tierna de ojos color miel, colgada del amor.

 

Es una historia tremenda. Se me ha hecho un nudo en la garganta.

Sin categoría

historia de un hombre bueno/antonio regalado

La  Asamblea de Caja Rural CLM celebrada en la sede central de Toledo con más de 2000 delegados llegados de todos los rincones de la Región y de las provincias colindantes de Avila y Madrid, ha confiado de nuevo la estrategia del despliegue y la ampliación de actividades a la veteranía del presidente Andrés Gómez Mora y al empuje y juventud del  director general Victor Manuel  Martín López. El hundimiento de CCM ha transformado a esta cooperativa de crédito en la entidad financiera de referencia en la Región. Para entendernos: CRCLM se ha convertido en  el nuevo Banco de los castellano-manchegos. Su lema es sencillo: trabajo, prudencia, solvencia y confianza.
En estos tiempos donde la prima de riesgo nos está llevando al borde del abismo, esta entidad gana prestigio y dinero (10,4 millones de euros el último ejercicio), mueve unos activos de de más de 4.000 millones y sigue inyectando liquidez a la sociedad. “Tenemos el deber de vertebrar económica y socialmente nuestra tierra y de apoyar al gobierno de la Presidenta María  Dolores de Cospedal porque  creemos que juntos podemos salir antes  de la crisis”, me confiesa el presidente mientras degustamos un café cargado esperando noticias de Bruselas.
Andrés Gómez Mora (Mora, Toledo, 1936,  cuatro hijos, seis nietos) es el banquero más influyente de la Región. Su grandeza reside en su humildad. Es hombre de palabra. Agricultor-olivarero, cooperativista, es también presidente del Consejo Regulador de la D.O. Aceites “Montes de Toledo”. Se lamenta de no haber podido ir a la universidad pero se enorgullece de que sus cuatro hijos tengan un título universitario. En 2005 fue designado consejero del Banco Cooperativo Español. Lleva casi 25 años liderando esta entidad. Es el amigo en quien hoy todavía se le pueden confiar los ahorros. Y a quien acudir para peor un crédito. 
Su pueblo, saqueado por defender la causa comunera, es el lugar donde más feliz se siente. Su compromiso a favor de las personas con capacidades diferentes camina pareja a su apoyo a las Fuerzas de Seguridad. Está en posesión de las Cruces al Mérito de la Guardia Civil y al Mérito Policial. Lector impenitente de libros de historia y economía, este labrador-banquero es un hombre leal. Un hombre honrado. Todo un personaje cercano y entrañable 
Conozco al presidente desde hace más de tres lustros. Pusimos juntos  en marcha “Tiempo del Campo” con Javier de Pablos, una marca registrada  y reconocida en todo el mundo rural, germen de “Agrosfera” en TVE. Recuerdo que me dijo cuando vine a trabajar a Toledo: “Quiero que te sientas como en casa”. Y así me he sentido al volver a respirar los aires de la antigua Caja Rural, hoy revestida con los nuevos colores corporativos anunciando que el despliegue es imparable. 
A cinco minutos de las nuevas fusiones bancarias, con esos 100.000 millones prestados para evitar el rescate y el infierno,  todo indica que CRCLM es una fruta madura para el pecado de la avaricia.  “El futuro”, dejó escrito el filósofo, físico y premio Nobel, Percy W. Bridgman, “es un programa”. No podemos adivinar el porvenir, cierto, pero sí podemos programar objetivos, poner medios, ordenar prioridades y prevenir los riesgos. Así se llega al futuro. La realidad es que ya estamos en él. Yo creo firmemente en que nuestra CRCLM seguirá fiel a la ampliación y al crecimiento sostenible. Con Andrés Gómez Mora, existe programa y estamos en buenas manos, en las manos de un apasionado labrador que tiene agallas todavía para arañar la tierra. Un hombre austero, que se levanta a las cinco de la mañana  y sigue cuidando sus olivares y conduciendo el tractor. Es un hombre de fe. Sus tres grandes amores son la familia, la cooperativa olivarera “Nuestra señora de la Antigua” y el Atlético de Madrid. Un hombre, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Sumario:
“Tenemos  el deber de vertebrar esta región económica y socialmente y de ayudar a la Presidenta Cospedal”