Sin categoría

tiempo de descuento/antonio regalado/bahía de itaca

LA VICEPRESIDENTA Soraya Sáenz de Santamaría ha roto en ABC su silencio con la prensa – -sus asesores consideraban que ser la portavoz del Gobierno era suficiente- y en sus primeras declaraciones ha anunciado reformas inminentes en la administración local. Considera que el Estado de las Autonomías tiene que “cambiar de chip” definiendo más las competencias y los recursos sin solapamientos. El sistema está agotado.

Paralelamente, unos días antes, el Foro de las Autonomías, organizado por el Instituto Público de Barcelona en colaboración con las fundaciones Giménez Abad y Ortega-Marañón, reunido en el Senado, ha subrayado que la crisis debe servir para reformar el sistema porque estamos en tiempo de descuento. Políticos, académicos y expertos convinieron en señalar que después de tres décadas, el estado autonómico es difícilmente sostenible. El comisario europeo de la Competencia, Joaquín  Almunia abrió la sesión de trabajo asegurando que “si la  Administración Central y las CCAA no actúan de manera conjunta los  problema tardarán más en resolverse”.

En estos tiempos de crisis, el catedrático Jesús Ruiz-Huerta, destacó que “no parece que se pueda poner en cuestión al modelo autonómico aunque hay que proponer alternativas en una línea de colaboración global”. Los nacionalistas no admiten las palabras reforma y cooperación. Juristas y políticos consideran que los recortes no deben restringir los derechos sociales aunque nadie explica cómo se van a pagar. Aumentar el gasto en el espacio sanitario, como propugnaba Gemma Zabaleta, responsable de Empleo del Gobierno Vasco, transformando la protección social en nicho de empleo innovador es una teoría humanista, muy demócrata-cristiana si se quiere,  pero poco viable. 

La consejera de Empleo, Industria y Comercio de Canarias, Margarita Ramos propuso un nuevo equilibrio entre Estado y Mercado, entre intereses individuales y generales, entre el interés nacional y las necesidades globales. Remató su discurso asegurando que “esto supone, necesariamente, no menos, sino más Estado, aunque otro Estado”. Demasiado etéreo.Para el catedrático de Derecho Administrativo, Marcos Vaquer, las circunstancias económicas y sociales de la crisis pueden ser razón suficiente para adoptar leyes y medidas restrictivas de los derechos sociales  “pero no debieran bastar para justificarlas”.

En estos encuentros, políticos, expertos y  juristas  defienden puntos de vista (e intereses) similares empezando por el mantenimiento del “statu quo”. Con la que está cayendo, ni una alusión al redimensionamiento de las CCAA, ni al gasto excesivo, ni a corregir su mastodóntica estructura levantada a imagen y semejanza del Estado Central. Más allá de las ponencias y del Informe 2010, lo más destacado fueron las intervenciones no programadas. Alguien habló alto y claro para subrayar que “si aplicáramos los criterios de Maastricht, podríamos ahorrar en España, hasta 26.000 millones de euros, casi la partida destinada al desempleo. Otro orador se quedó tremendamente solo al recordar que nuestra “creatividad autonómica legislativa”  supera con creces a la de los 27 parlamentos de la UE. Un despropósito. ¿Qué se genera con ello?, se preguntó valientemente: “una gran inseguridad jurídica que impide sencillamente el establecimiento de empresas y la creación de empleo”. En suma, más burocracia. ¿Creen  que alguien denunció la falta de lealtad constitucional de las CCAA, los pulsos de los nacionalismos al Gobierno de la Nación o la falta de mecanismos jurídicos y políticos para cumplir las leyes por aquellos funcionarios públicos que viven de los Presupuestos? Lamentable, ya ni la educación, ni la sanidad ni la justicia son comunes a todos los ciudadanos españoles.

Los que siempre hemos defendido el Título VIII de la Constitución sabemos que ha llegado el momento de su reforma para que las autonomías separatistas no acaben con    la unidad de la Patria. Más euro, sí; más Europa, también. Pero sobre todo, más España.Los participantes en el Foro de las Autonomías/2012 coincidieron en que la Cámara Alta es el lugar idóneo para debatir (en profundidad) sobre las CCAA. Nosotros también. Debátanse las reformas en este tiempo de descuento porque la sombra de los hombres de negro es demasiado alargada.Todavía. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s