Sin categoría

república catalana/antonio regalado

 

La organización “Europa en Suma” que dirige  y modera el periodista Juan Cuesta debatió en su último encuentro la (posible) independencia de Cataluña con el escritor y diputado de ERC en el Congreso Albert Bosch y con la profesora y diputada del PSC Meritxell Batet. El dios de la lluvia lloraba desesperadamente sobre Madrid.  Bosch, que el 12 de junio pasado se doctoró como agitador político al mostrar una bandera separatista catalana desde la tribuna de oradores, expuso argumentos de manual: ¿por qué queremos ser independientes? Porque somos una nación. ¿Para qué? Para conseguir que la gente viva mejor. La propuesta, aseguró, es razonable y racional. El independentismo tiene un bagaje potente y al españolismo –“los unionistas”- le faltan ganas de lucha. Y no le falta razón.

Abundó después en el “derecho (democrático)  a decidir”  y recordó “que los cambios” –las revoluciones- “se producen porque se han generado antes en las mentes y en los corazones de los ciudadanos”. E instrumentalizó la figura de   Adolfo Suárez, “que traspasó el semáforo en rojo de la legalidad entonces existente para hacer la Transición”. En su opinión, la filosofía de la UE remite siempre a  los derechos democráticos y, por tanto, sería injusto que se rescindiera la ciudadanía a los catalanes que ya son europeos. Para el representante de Esquerra, la hoja de ruta de la independencia de la nueva república de Cataluña debería llegar mañana, mejor que pasado mañana. No hay marcha atrás.

Frente a esta impecable argumentación, la representante del PSC, Meritxell Batet, contrapuso la opción del  federalismo. “Yo también quiero un estado más justo y por eso”, afirmó, “precisamente por eso, quiero seguir en España”. Dejó bien claro que estamos ante un problema estrictamente político, que “no se trata de un proceso de autodeterminación sino de secesión. La profesora de Derecho Constitucional en la “Pompeu y Fabra”, advirtió: “no se puede comparar la situación de Cataluña con la de las antiguas colonias de África; ninguna Constitución nacional recoge el derecho de una parte a irse, ningún Estado que intente sobrevivir puede recoger esta cláusula. Lamentó que CiU esté engañando a los catalanes diciendo que no saldría de la UE ni del Euro cuando es mentira.

Tras la exposición de motivos, me sorprendió que periodistas de Extremadura y  de Madrid apoyasen la independencia de Cataluña  sin condiciones. “El derecho de los pueblos a decidir es sagrado”, escuché en la tertulia. Pregunté al republicano por términos como la libertad y la lealtad, tras recordarle que él ha prometido la CE para adquirir la plena condición de diputado nacional. Bosch solo es leal a Cataluña y la libertad llegará el mismo día del referéndum. La hoja de ruta hacia la independencia, “mañana, mejor que pasado mañana; sin duda, nosotros defendemos una república, la república de Cataluña, naturalmente. Y trabajaremos porque la independencia arraigue en Valencia y Baleares, los “Paisos Catalans”. Así de simple. ¡Ah!, y por supuesto: la deuda acumulada es de España.

A la diputada del PSC le planteé una sola cuestión: ¿Cómo resolver en un estado federal las desigualdades del Concierto Vasco, del Amejoramiento navarro o el PER en Andalucía y Extremadura? Calló la socialista Betet y no hubo nada.

Tras oír a las dos partes –CiU declinó la invitación- tenemos que convenir en que los unionistas hemos perdido la batalla de la imagen y de la opinión pública. Los nacionalistas son separatistas, no federalistas; eso también quedó claro. Y ¿quién es el garante de la lealtad constitucional en un país como el nuestro donde no se cumplen las sentencias del Supremo y nunca pasa nada? ¿Admitirían catalanes y vascos que la legislación emanada del Congreso y del Senado primara sobre las de los Parlamentos regionales?

Sin duda, ERC es el partido que lidera el independentismo; Artur Mas y Durán y Lleida –todavía presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso y con pasaporte diplomático sigue sin dimitir- se han subido a la grupa de un tigre que nos devorará a todos. Y ellos lo saben. ¡Dios nos libre de los democratacristianos!

Tengo escrito hace muchos años que el nacionalismo es un fascismo encubierto. El del PNV, el de Bildu-ETA, el del Tripartito, el del BNG y el de Convergencia y Unió. Lo malo es que de tanto legislar se nos ha olvidado defender la Carta Magna y la democracia y,  por ese agujero negro de la falta de coraje contra el totalitarismo nacionalista  se nos ha colado un golpe de estado republicano que puede acabar con cinco siglos largos de unidad de España. La verdad es que nos hubiera gustado más contundencia desde la Presidencia del Gobierno de la Nación. Y desde Ferraz, 80.

¿Alguien puede entender que robar un par de gallinas o matar un reptil tenga mayor sanción (incluso prisión) que subvertir el sistema constitucional? El ministro de Justicia quiere reformar el Código Civil y el Penal para introducir nuevas figuras delictivas como la transmisión de datos de terceras personas sin consentimiento (caso Hormigos). Muy bien. ¿Por qué no aprovechar la ocasión para introducir el delito de secesión o el de la convocatoria de referéndums ilegales? Bastaría con la destitución y la inhabilitación a perpetuidad. Los nacionalistas saben que echarle un pulso a España (ellos dicen que no es a los españoles sino al Gobierno, a Moncloa),  les sale gratis. Siempre en más fácil dejar de pagar el sueldo a unos cuantos políticos-funcionarios que han prevaricado al no defender las leyes que aplicar el artículo 155 de la CE que, por cierto, está todavía, sin desarrollar. Urgen leyes para no destrozar la convivencia. Hoy. Mañana quizás sea demasiado tarde.

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s