Sin categoría

¿quo vadis, psoe? / antonio regalado

EN LAS ULTIMAS HORAS, el Partido Socialista Obrero Español, la formación que ha gobernado nuestro país durante más de 20 años desde la instauración de la democracia, ha abrazado la filosofía de los antisistema y se ha echado al monte. Primero, apoyando una huelga irracional auspiciada por una sindicatos anclados en la Revolución de octubre (del 17); segundo, encabezando las manifestaciones callejeras post-huelga como en octubre (del 34); tercero, el grupo parlamentario rompiéndose en pedazos entre pancarteros del PSV, rupturistas del PSC y agitadores afines a Ferraz. Bochornoso el espectáculo socialista en el hemiciclo. La falta de liderazgo es evidente. De madrugada, abandonaban la comisión de los desahucios imponiendo unas condiciones extremas al gobierno para impedir el real decreto que el Consejo de ministros promulgará este viernes.

Fusilo en esta fría tarde de noviembre el título de la novela de Henryh Sienkiewicz llevada al cine por Mervyn LeRoy, -oscarizada en 1951-, para preguntarme en voz alta: ¿a dónde vas, PSOE? Y me contesto: sin duda, al infierno. ¿Qué necesidad tienen los socialistas de alentar a los grupos más radicales y a unos sindicatos moribundos? Ninguna. Lo que España necesita es que todos arrimemos el hombro en esta hora tan difícil para salir cuanto antes de la crisis. Porque ¿cuál es la alternativa: más gasto público, más deuda y más déficit? Los experimentos del Plan E de Zapatero han sido suficientes.

Lo que procede son unos nuevos pactos de la Moncloa para parar (hoy a CiU y mañana al PNV-EH/Bildu) de la deriva independentista. Urge un comunicado Rajoy-Rubalcaba defendiendo la unidad de la Patria; paralelamente, acuerdos para reformar las administraciones públicas, facilitar créditos a los empresarios (grandes y pequeños) y, en suma, crear empleó. Porque mientras no haya trabajo, el parche humanitario a los desahucios no acabará con los impagos hipotecarios. El PSOE necesita con urgencia ser más socialista y más español. Llegó la hora del compromiso de Bono y Page.