Sin categoría

En buenas manos/antonio regalado

La Asamblea General Extraordinaria de Caja Rural Castilla-La Mancha revalidó por séptima vez consecutiva a Andrés Gómez Mora como presidente de la entidad para los próximos cuatro años, tras obtener el respaldo mayoritario de los más de 60.000 socios de la cooperativa de crédito, convertida hoy en referente bancario y financiero de la Región. El próximo 21 de diciembre, Gómez Mora cumplirá 24 años como presidente de la entidad. Si la memoria no me falla, en 2013, la antigua Caja Rural cumplirá medio siglo de vida; por tanto, Gomez Mora -el presidente con alma de campesino-, la ha dirigido durante cinco lustros. Tras la reelección, tuvo palabras de agradecimiento para los trabajadores “que han convertido” -dijo- “a esta cooperativa de crédito en referente regional”. El objetivo más inmediato, pese a la que está cayendo, es continuar el Plan de Expansión por las provincias de Albacete, Ciudad y Cuenca, un proyecto que Gómez Mora considera «apasionante». En suma, crear riqueza y empleo.

Este olivarero de Mora (Toledo), tractorista y madrugador, ha aportado tranquilidad y serenidad a la entidad en momentos difíciles apoyándose en la prudencia, el trabajo y la transparencia. En Caja Rural-CLM todo el mundo sabe donde va a parar cada euro de los cooperativistas. Y eso indica confianza. Y responsabilidad. No ha pasado desapercibido para nadie que los diez directivos mejor pagados de la Caja con sede en la calle Méjico, 2 de Toledo, no superan, entre todos, el millón de euros de sueldo. Etica y austeridad, pues, como filosofía para surcar sin miedos el interminable desierto de la crisis. Pero de su discurso humilde e ilusionante, me quedo con ese apoyo sin fisuras al mundo rural: el sector primario y cooperativo y las pequeñas y medianas empresas siempre estarán “especialmente protegidos” por Caja Rural Castilla-La Mancha. Especialmente protegidos, reiteró. La palabra, el compromiso de un hombre honrado. ¿Qué mejor de futuro?

En esta línea de acción se enmarca el reciente convenio entre la Federación Toledana de Empresarios (Federo) y la propia Caja que han suscrito, por decimosexta vez una operación bancaria de 115 millones de euros que benefició en lo que va de año a 1500 clientes. Todo indica que puede ampliarse a todo el territorio de la Comunidad. Ello permitirá que nuevos emprendedores y empresarios que ya lo son, sigan manteniendo su actividad.

Con Andrés Gómez Mora al timón, CRCLM está en las mejores manos para arribar a puerto seguro cuando termine este tsunami perfecto. Cuatro años de garantía total. En definitiva, CR “estaba, está y estará” con los empresarios de la tierra. Por decirlo más sencillamente: la nueva Caja Rural de Castilla-La Mancha, estaba está y estará cada vez más cerca de los castellano-manchegos. Al lado justo de las personas. Impulsando el bienestar de todos. Enhorabuena, presidente.