Sin categoría

I premio ejercito del Aire/antonio regalado

Elena López, la ingeniera castellano-manchega recibe hoy el I Premio Ejército del Aire a la investigación Aeroespacial Militar.
                          
         Aviones invisibles
–       La investigación permitirá hacer más invisibles a los aviones  en combate y reducir el espacio para despegar y aterrizar en los portaaviones.
–       La investigadora albaceteña, de 32 años, ultima su carrera de ingeniería aeronáutica mientras compatibiliza estudios y trabajo en el Instituto Tecnológico de Óptica, Calor e Imagen, en Valencia.
ANTONIO REGALADO (Especial para ABC)
La ingeniera industrial castellano-manchega  Elena López recibe hoy en Madrid  de manos del ministro  Pedro Morenés el I Premio Ejército del Aire/2013 en la categoría de “Investigación Aeroespacial Militar Española”. Se trata del proyecto Fin de Carrera titulado “Diseño de una instalación para la caracterización del comportamiento fluido dinámico de una tobera de empuje vectorial y de su estela” presentado en la Universidad de Valencia.
Dado el carácter técnico del trabajo, Elena López explicó a ABC-Toledo que “el  proyecto aborda el diseño de una instalación experimental para el ensayo de toberas direccionales de aviación a escala. Una tobera es un dispositivo que convierte la energía térmica y de presión de un fluido en energía cinética”.
Menos ruido y visibilidad
El objetivo de la instalación es el de  poder caracterizar el comportamiento y condiciones de funcionamiento, así como la estela a la salida de las mismas. Dicho análisis es de vital importancia para reducir la huella, tanto sónica como térmica, que dejan las aeronaves de combate y con ello conseguir reducir su visibilidad.
“Lo novedoso de esta investigación  -subraya- es que la tobera incorpora empuje vectorial, una tecnología aeronáutica relativamente reciente. Las toberas vectoriales se caracterizan por incorporar la posibilidad de girar la tobera y dirigir el chorro de salida, lo cual aumenta la capacidad de maniobra del avión. Debido a la gran maniobrabilidad que proporcionan, su principal aplicación es en aviación  militar, pero su empleo no queda restringido a este campo. En zonas donde el espacio disponible sea reducido, los aviones que poseen empuje vectorial combinan la capacidad de aterrizaje y despegue vertical o corto (propios de helicópteros) y  el vuelo de crucero de un avión”.
A continuación, Elena López que a sus 32 años está acabando la carrera de Ingeniería Aeronáutica, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Diseño (ETSID) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV),  puntualiza: “La tobera aumenta y adecua la velocidad de los gases de escape con el objetivo de generar empuje. Los aviones de combate han de reducir el screech (ruido fluido dinámico) que producen los chorros supersónicos y también deben reducir su firma térmica con el fin de permanecer invisibles ante los sistemas de detección enemigos. Además, este tipo de tobera también minimiza el consumo de combustible, aumenta los factores de carga, mejora el empuje de los motores, amplía la envolvente de vuelo, incrementa la supervivencia en combate y posibilita la reducción del tamaño de las superficies aerodinámicas”.
Oportunidades técnicas
La ingeniero albaceteña, cuya fascinación le viene al haber nacido cerca de la base militar de Los Llanos, tendrá el honor de pronunciar unas palabras en representación de los premiados, tras la felicitación del ministro de Defensa. ABC habla con ella mientras prepara con muchos nervios, la respuesta. En su discurso, la investigadora aeronáutica, nos adelanta que destacará la “estrecha vinculación de las Fuerzas Armadas con la sociedad a la que sirven y de la preocupación por familiarizar a todos los ciudadanos con la actividad diaria que desarrollan y con los proyectos de colaboración internacional en los que participan”. Tras felicitar al Ejército del Aire por instaurar la modalidad de investigación Aeroespacial Militar Española en la presente edición, la galardonada insistirá en que “este gesto supone un reconocimiento a la formación técnica en España y nos brinda a los nuevos licenciados oportunidades para facilitar nuestra integración en el mercado laboral y colaborar en el proyecto colectivo de implicación en el desarrollo de nuestro país.”
El proyecto de la premiada, dirigido por los profesores Carlos Guardiola y Vicente Dolz, se está desarrollando en la Universidad Politécnica de Valencia. El premio, dotado con 4.000 euros  y un trofeo,  abrirá muchas puertas a la galardonada que compatibiliza estudios y trabajo en el Instituto Tecnológico de Óptica, Calor e Imagen, en Valencia.
La categoría de investigación aeroespacial militar española es una de las novedades introducidas en la 35 edición de los Premios Ejército del Aire, algo que a Elena López le parece “muy importante por su clara apuesta por la investigación” en este ámbito.
El trabajo premiado será publicado a modo de artículo resumen, en la Revista de Aeronáutica y Astronáutica o como un ejemplar dentro de las publicaciones del programa editorial del Ministerio de Defensa. Enhorabuena a esta joven investigadora castellano-manchega.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s