Sin categoría

el periodista total / antonio regalado

El Contador de historias

“Nadie como él utilizó con tanta precisión y fervor en el periodismo la palabra libertad”.

POR ANTONIO REGALADO
El periodismo español está de luto por la muerte de Manuel Martín Ferrand. En el mediodía de ayer nos llegó la noticia de su fallecimiento en Madrid. Tenía solo 72 años, esa edad madura desde la que el periodista escribe en libertad con todas las letras pagadas.
Conocí a MMF en el verano de 1975 cuando se incorporó a la dirección de NUEVO DIARIO. Yo era un alumno en prácticas (un becario con ganas de aprender) adscrito a la sección de Deportes. Para poder continuar le presenté un proyecto denominado “El Partido de la Tele”, donde avanzaba las alineaciones del encuentro de Liga que TVE –la única televisión entonces- emitía los domingos a las 9 de la noche. Era el espacio más visto en España. Le gustó la idea y ahí estaba yo cada sábado, bajando a la imprenta de Padre respirando ese plomo irrespirable de la linotipia para que mi trabajo saliera impoluto. Y con mi firma. Un privilegio.
Luego, seguí de cerca su trayectoria profesional en TVE (Informativos 24 Horas y El Cine); en la SER –Hora 25-, la pluralidad abierta en Antena 3 (Radio y TV) y en la prensa escrita. Un maestro en todas direcciones. Un contador de historias. De sus propios escritos, recojo esta cita: «El periodismo es un oficio, que consiste en contar historias. Lo de contarlo por la radio, por la prensa, por internet o por banderas es lo mismo. El sistema de transmisión no modifica la sustancia de la historia». Y tiene razón.
Sus columnas y sus tertulias se sustentaban en el rigor, la crítica, la honradez y la libertad.. «Tras cincuenta años de ejercicio he conocido todo un muestrario de posibilidades de ser periodista: sin ninguna libertad, con un poquito de libertad, en libertad vigilada y libérrimamente Y ahí empiezan mis tribulaciones». Nadie como él utilizó con tanta precisión y fervor la palabra libertad.
Manuel Martín Ferrand fue siempre un pionero de la comunicación. Gracias, Manolo, por tu lección magistral de periodismo total. Antes de que tu columna sagrada en ABC sea ocupada por otra firma, antes incluso de que tu silencio se anteponga al olvido, solo decirte que elegiste el mejor camino para llegar a ninguna parte. Porque el periodismo es un camino simplemente, no un destino. Rezaremos por ti y por nosotros mismos que falta nos hace en estos tiempos tan convulsos para esta hermosa profesión de juntar palabras que viene agonizando desde que se fundó la Red de Redes. Descansa en paz, porque has sido ante todo un periodista, un hombre libre.

Sin categoría

el contador de historias/antonio regalado

           

 

“Nadie como él abordó con tanta sensatez y valentía la información política de actualidad Sin dogmas, sin sectarismo. Buscando la verdad desde la más rabiosa independencia.”

 

 

“Nadie como él utilizó en el periodismo con tanta precisión la palabra libertad.”

 

 

POR ANTONIO REGALADO

El periodismo español está de luto por la muerte de Manuel Martín Ferrand.Los lectores de ABC hemos quedado huérfanos. Eché de menos sus “Adlibitum”  de los últimos días. “Se habrá tomado  un respiro vacacional”, pensé, sin reparar en que los colaboradores no gozamos de vacaciones pagadas.  Pero no. En el mediodía de ayer nos llegó la noticia de su fallecimiento en la Clínica La Concepción de Madrid, hospital de referencia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Tenía tan solo 72 años, esa edad madura para el periodista experto que escribe desde la libertad con todas las letras pagadas.

Conocí  a MMF en el verano de 1975 cuando se incorporó a la dirección de NUEVO DIARIO. Yo era un alumno en prácticas (un becario con ganas y ambiciones de aprender) adscrito a la sección de Deportes. Para poder continuar en octubre le presenté una página denominada “El Partido de laTele”, en la que adelantaba las vicisitudes y avanzaba las alineaciones del encuentro de Liga que TVE –la única televisión entonces- emitía los domingos a las 9 de la noche. Era el espacio más visto en España.  Le gustó la idea, pidió a Publicidad que buscaran un faldón para financiarla y ahí estaba yo cada sábado peleando, bajando a la imprenta en la sede de Padre Damián, (Madrid) respirando ese plomo irrespirable de la linotipia para que “mi trabajo saliera impoluto”. Y con mi firma. Un sábado, al filo de las once y media de la noche, con las rotativas escupiendo resmas, llamaron del Ministerio de Información y Turismo, presidido entonces por León Herrero y Esteban, anunciando que quedaba secuestrado el periódico. Lo localicé en el aeropuerto de Barajas y no sé por qué extraña razón yo lo di la noticia. Ni se inmutó. “el martes, saldremos de nuevo”. Y así fue.

A mí aquello me parecía heroico. Luego, seguí de cerca  su trayectoria profesional en TVE (Informativos 24 Horas y El Cine); en la SER –Hora 25-, lapluralidad abierta en Antena 3 (Radio y TV) y en la prensa escrita. Un maestro en todas direcciones. Un contador de historias. De sus propios escritos, recojo esta cita: «El periodismo es un oficio, que consiste en contar historias. Lo de contarlo por la radio, por la prensa, por internet o por banderas es lo mismo. El sistema de transmisión no modifica la sustancia de la historia». Y tiene razón.

Nadie como él abordó con tanta sensatez y valentía la información política de actualidad Sin dogmas, sin sectarismo. Buscando la verdad desde la más rabiosa independencia. Sus columnas y sus tertulias se sustentaban en el rigor, la crítica, la honradez y la libertad. Nada más y nada menos que un profesional. «Tras cincuenta años de ejercicio he conocido todo un muestrario de posibilidades de ser periodista: sin ninguna libertad, con un poquito de libertad, en libertad vigilada y libérrimamente. Y ahí empiezan mis tribulaciones». Nadie como él utilizó con tanta precisión y firmeza la palabra libertad.

Manuel Martín Ferrand fue siempre un pionero de la comunicación. Y dominó todos los medios porque lo importante no es el soporte, sino el mensaje, un mensaje escrito siempre en clave constitucional. Durante medio siglo ejerció el periodismo con vocación de servicio. Yo fui un alumno aventajado porque en la redacción de Nuevo Diario nos conocíamos todos y las puertas de su despacho siempre estaban abiertas de par en par.

Gracias, Manolo, por tu lección magistral de periodismo escrito, hablado y televisivo. Gracias por esos diez lustros de profesionalidad. Antes de que tu espacio sagrado de opinión en ABC sea ocupada por otra firma singular, antes incluso de que tu silencio se anteponga al olvido, solo decirte que elegiste el mejor camino para llegar a ninguna parte. Porque el periodismo es un camino simplemente, no un destino. Rezaremos por ti y por nosotros mismos que falta nos hace en estos tiempos tan convulsos para esta hermosa profesión de juntar palabras que viene agonizando desde que se fundó la Red de Redes.Descansa en paz, querido MMF porque has sido ante todo un periodista, un hombre libre.