Sin categoría

Llégó la hora/antonio regalado

BAHIA DE ITACA

                                        

                                      Llegó la hora

 

Bono y Page deben tomar las riendas del primer partido de la

oposición antes que los radicales lo reduzcan a cenizas.

  

ANTONIO REGALADO

La renuncia de Susana Díaz a dirigir el PSOE para no defraudar a los socialistas andaluces confirma que la presidenta de la Junta es una política sensata y que no se ha dejado deslumbrar ni por los halagos ni por el salto cualitativo a la política nacional. Susana sabe que ella no ha ganado nunca unas elecciones, por tanto, no tiene constatada su legitimidad en las urnas –en las europeas perdió 300.000 votos aunque superó ampliamente al PP- y quiere consolidar una mayoría absoluta en su tierra para no depender, ni un día más, de su socio de coalición IU, que cada vez extrema su discurso para terminar confluyendo con Podemos. Qué duda cabe que la presión de estas formaciones de izquierdas hubiera condicionado su misión y sus políticas al frente de Ferraz, sobre todo en asuntos de Estado tan sensibles como la forma de Estado (no estaba dispuesta al referéndum  de apoyo a la República o el modelo territorial con el mal derecho a decidir). La Constitución es la ley.  Quizás la tercera razón para dar un paso atrás haya sido la persistencia de Eduardo Madina en no abdicar de sus pretensiones sucesorias al cargo de Pérez Rubalcaba.

Se trata de una decisión política coherente y sensata. Simultanear la presidencia de la Comunidad andaluza con la secretaria general del PSOE era una tarea titánica, sobre todo, cuando va a tener que dar paso a unas primarias para elegir al candidato a la Moncloa. ¿Por qué excluirse ella misma? La cohabitación estaba condenada al fracaso. Y Susana es consciente de que las querencias de sus barones son un caramelo envenenado en estos tiempos difíciles. Con sus votos, desde Andalucía, puede salvar España y consolidar su baño mayoritario por las urnas en municipales y autonómicas.

Sin duda, ha dejado en cueros a todos los barones de su partido y a los prohombres que como Felipe González y Zapatero apostaron por ella obsesiva, casi obscenamente.

A partir de ahora se abre una etapa diferente en el PSOE donde el secretario del grupo parlamentario Eduardo Madina, que resistió a las presiones del aparato para hacer un congreso extraordinario “a la andaluza, es decir, con candidato único-,  se postula como favorito  –un militante, un voto–  y Pedro Sánchez, diputado por Madrid, cuya mayor aportación a la ciencia política es exigir la inviolabilidad del Rey. Otro iluminado.  Los alumnos aventajados de Rubalcaba y Blanco, respectivamente, se van a disputar, si Dios no lo remedia, los vestigios de un PSOE sin horizontes de grandeza.

¿Reaparecerá Carme Chacón en escena?  Ella solo aspira a la Moncloa. Con un par. La última carta a los militantes estaba tan bien escrita por su marido que ella ha sido incapaz de adaptar un argumentario mínimo para explicar por qué quiere ser candidata a las generales sin pasar por el trago de ganar antes la secretaria general.

Hasta aquí, con el rey abdicado, con el príncipe sin proclamar, consuela saber que el PSOE votará como un solo hombre  -salvo el ínclito Odón Elorza y algún espontaneo republicanista- la continuidad de la monarquía parlamentaria y constitucional. El pacto firmado en 1978 sigue en pie.

No hay que ser un analista muy agudo para entender que el vuelco de los resultados del 25M ha precipitado los acontecimientos y ha pillado a Zarzuela, Moncloa, Génova y Ferraz con el pie cambiado.

Así las cosas, creemos que ha llegado el tiempo de verdaderos hombres de Estado. Sobre todo en un PS que ha gobernado lo mejor de nuestras vidas desde la Transición. Creemos honradamente que ni Madina ni Sánchez pueden sacar de este agujero negro a los socialistas españoles. Por eso, estamos convencidos de que ha llegado la hora de que unan fuerzas dos castellano-manchegos: José Bono y Emiliano García Page.

 Cierto que ambos han reiterado recientemente no estar en “el mercado de fichajes” para jugar en Ferraz, 80. Pero la renuncia de Susana Diez ha cambiado todo el tablero estratégico en el PSOE. Bono sería un gran presidente del partido capaz de tender puentes con el PP, con UPyD con  y Ciudadanos para parar la deriva separatista de vascos y catalanes. Emiliano García Page posee un bagaje de gestión  y una experiencia política que nadie de su hornada acumula entre la militancia. El PSOE necesita ahora más que nunca ser un partido español. Y defender la unidad de la patria.

Llegó la hora de la verdad. Entramos en tiempo extra. A mí personalmente, como liberal, me parece que podríamos dormir más tranquilos todos los españoles si Bono y Page tomaran las riendas del primer partido de la oposición antes que los radicales lo reduzcan a cenizas.

2 comentarios sobre “Llégó la hora/antonio regalado

  1. Es cierto que de lo peor tu propuesta no es la peor, pero tan mal está el PSOE para tener que volver la vista a Bono?. ¿En Eoropa no hay nadie válido?,el Canario me parece un rostro más renovado que Bono.

    1. Querida Concha: Es tiempo de pactos entre PP y PSOE para salvar a España. Sólo Bono -un hombre de extremo centro- y Page, su alumno preferido, pueden poner orden y cordura en un PS a la deriva. De ahí mi propuesta aunque el propio Bono me ha dicho hace mucho tiempo quenél no está en la carrera política. hablamos. un beso. CCA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s