Sin categoría

extranjeros en su pais (y II) de antonio robles. Homenaje. Recupetando la memorial

Extranjeros en su país (y II)
POR ANTONIO REGALADO
Decíamos ayer… que Antonio Robles ha sido un profeta en su tierra de adopción y de destierro. Un exilado interior que sufre los zarpazos del nacionalismo excluyente (el de CiU, ERC y PSC) en cuanto sube al estrado del Parlament. Y fuera del templo de la soberanía regional. Por ser español es un enemigo del pueblo; un enemigo de Cataluña. Un extraño en su país. Un héroe a su pesar. La situación educativa no es mejor ya en Galicia con un PSGa entregado al Bloque, ni lo será a partir de septiembre en Euskadi donde se acabará la enseñanza en castellano. La inmersión solo en Euskara. O en gallego. O en catalán. Por decreto ley. A los castellanoparlantes, en Bilbao, San Sebastián, Alava, Mallorca, Castellón o Gerona que los zurzan. Y el Gobierno de la Nación mirando para otro lado y apesadumbrado porque incumplirá el Estatut en lo referente a la negociación bilateral para dejarse arrancar más tajada al presupuesto de 2009.
Ya hemos visto cómo las balanzas fiscales nos avergonzaban como ciudadanos libres, al manipularse los datos como si fueran los territorios y no las personas las que pagamos impuestos. Lo lamentable no es que los separatistas apuesten por la ruptura, parecería lógico; lo indeseable es que lo haga Iceta, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE quien ha amenazado a Zapatero con romper la baraja si no se pliega a los deseos de su ex ministro de Industria, José Montilla, hoy reconvertido en el molt honorable president de la Generalitat.

Algo deben de estar haciendo mal los gobernantes –todos- para que PP y PSOE se dejen chantajear permanentemente por los nacionalismos tradicionales sin que alcancen un acuerdo de mínimos para decir: hasta aquí hemos llegado; cerremos el mapa autonómico y el grifo presupuestario hasta tanto no se restablezca la lealtad constitucional. Empezando, claro está, por entendernos todos en lengua común que consagra la Carta Magna.
Que en los templos de la soberanía popular como el Congreso y el Senado, los nacionalistas impongan su idioma al de la inmensa mayoría es un signo evidente de la debilidad del sistema. Que en la Audiencia Nacional se utilicen traductores para ciudadanos españoles es villanía y cobardía moral a partes iguales. Levantar una Babel artificiosa en la mitad de Madrid es un canto a la estulticia de nuestros mediocres gobernantes. Vaya nuestra felicitación a José Bono por no permitir que los nacionalistas provocadores revienten la cortesía parlamentaria durante los plenos en el Congreso. Cumplir la ley es lo que procede hasta tanto no se modifique el Reglamento. Y no debería hacerse bajo presión. Escuchar en traducción simultánea los debates de la Comisión de Autonomías del Senado, créanme, cuando todos los miembros se entienden en la misma lengua es surrealista; un bochorno surrealista pagado con el dinero de los contribuyentes.
Curioso porque mientras a los diputados y senadores les asiste ese derecho, en sus respectivos parlamentos regionales de las nacionalidades con lengua propia ninguno puede expresarse en castellano, so pena de sufrir boicoteos, insultan, abandonan el hemiciclo y naturalmente te marcarán como un facha anticatalán, antivasco o antigallego. Eres un imperialista y estás muerto. Ahora, llega otra vuelta de tuerca, que incluye a Baleares y Valencia, rotulando en la lengua vernácula y exigiendo que los establecimientos abiertos al público contraten personal que hable la lengua autónoma. Y en Sanidad. No importa el paciente ni la preparación del galeno, solo que el médico hable con corrección el euskara, el catalán o el gallego. ¡Que los dioses nos asistan¡
Siguiendo a Chomsky, las élites burguesas que dominan la política y la economía conseguirán en poco tiempo un ejército de esclavos que ya no podrán trabajar fuera de su ámbito local. Ello convertirá en ciudadanos más marginales todavía a los españoles que emigraron en los sesenta y setenta; serán emigrantes y extranjeros a la vez en su propio país. La denuncia de Antonio Robles es un aldabonzazo en las conciencias de los demócratas para parar este terrorismo lingüístico que forma parte esencial del totalitarismo nacionalista: una lengua, una nación, un estado. Todo envuelto bajo las grandes mentiras de una historia emocional. Los nacionalismos, con el comunismo, con las mayores mentiras mejor contadas.
Trasferir las competencias de educación y universidades ha sido el mayor error de los gobiernos que pasaron por La Moncloa. Cederle a los nacionalistas –tras su falta de lealtad constitucional- la participación del 20 por 100 en la gestión de los aeropuertos, como acaba de hacer el último consejo de ministros, es una temeridad porque impondrán en sus cielos el catalán como idioma obligatorio hasta que un accidente nos despierte de que en castellano e inglés nos entendemos todos en todo el mundo.
Hay 200.000 exilados vascos que se han visto obligados a abandonar Euskadi por las amenazas de ETA con la complacencia del PNV. Y que no pueden votar contra el proyecto secesionista de Ibarretxe. De Cataluña han salido más de100.000 familias en las últimas décadas y miles de compatriotas están pensando dejar Baleares porque no pueden escolarizar a sus hijos en castellano. Claro, que los catalanistas (charnegos o nativos) no tienen ese problema: sus hijos siempre tienen plaza asegurada en el British Council o en el Colegio Alemán de Barcelona. (Yo no molan los liceos franceses). Allí, los hijos de los capitostes nacionalsocialistas aprenderán tres lenguas simultáneamente (catalán, castellano e inglés/alemán) para seguir dirigiendo el cotarro y gobernando nuevos esclavos que únicamente pueden expresarse y mal en la lengua de Pompeu y Fabra.
Tomemos ejemplo del alcalde de Nueva York, Michael Blomberg quien acaba de tomar una de las mejores decisiones de su vida: aprender español. Para nosotros el futuro se escribe en inglés, no en catalán, vasco o galego.
Mientras tanto, desde Castilla-La Mancha, vigilemos el camino, solidaricémonos con el Manifiesto por la lengua común y apoyemos a los muchos Antonio Robles que se sienten extranjeros en nuestro propio país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s