Sin categoría

Cincuenta años y un día..

Volver de nuevo a Alcalá ha sido un placer. Hace 50 años llegaba en el autobús de La Continental desde la estación de Alenza, 4 en Madrid. EN mi maleta de madera llevaba todos los sueños, el primero, sin duda, el de no regresar a casa con las manos vacías.
EL sábado hacia un día estupendo. BAje por el Seminario hasta la Calle Mayor. Repiense fuerzas en Rocinante. Y de ahí, a la Plaza y a la Unjversidad.
ALmuerzo en casa de mi tía Dora. EL plato favorito de entonces y de ahora: pollo dorado con patatas fritas. luego charla con la tía recordando los viejos tiempos… Nunca podré pagarle todo el bien que me hizo. Nunca conocí persona tan generosa.
Gracias, tía; me trataste como a un hijo. Qué Dios te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s