Sin categoría

cavar la propia tumba/antonio regalado

Antonio REGALADO/BAHIA DE ITACA

María Dolores de Cospedal desterró a Bárcenas de su cielo corrupto; es la líderesa única del PP Regional y será la candidata a la Junta en 2019.

Cavar la propia tumba
En la tragedia griega, los actores solían cavar su propia tumba al tiempo que sus acciones heroicas ayudaban a salir de ella. Las oportunidades en el oeste se aceleraban si no eras un forastero lo suficientemente rápido para desenfundar.
La frase malintencionada del titular, tiene traducción directa en todos los idiomas. “Vas a cavar tu propia tumba”. Es el anuncio de un asesinato civil. Tal cual. “Y aquí empieza tu purgatorio –digo tu infierno- y el de tu amigos”, pensó la eterna diputada popular por Ciudad Real, Carmen Quintanilla, para amedrentar a Tomás Medina, presidente del PP en Puebla del Príncipe por el mero hecho de intentar aspirar a ser pre-candidato de la Región.
En realidad este ataque a la yugular de un bombero de profesión, al que se le suponen valor y agallas, tenía un motivo más empalagoso, casi pelotero: dejar el camino expedito a María Dolores de Cospedal que, en todo, caso repetirá mandato con obscena mayoría. La ministra ha dicho que no tiene nada que ver con Quintanilla pero nos hubiera gustado que al menos la amonestara en público para impedir que fructifique el culto a la personalidad. Bochornoso por todas direcciones
La pregunta es obvia: ¿Por qué existe tanto clamor a consolidar en todos los partidos el pensamiento único? Eso rompe la esencia de la democracia interna. Y debería ser el primer pilar para obtener subvenciones. Mi opinión al respecto es sencilla y conocida: que los partidos, los sindicatos y la patronal se financien con las cuotas de los militantes y simpatizantes, vía IRPF. Ni una iniciativa en este sentido.

Reconquistar Fuensalida

Cierto que se ha levantado un cierto resquemor por la acumulación de cargos en las cúpulas de los partidos (Cospedal es diputada por Toledo, ministra de Defensa, secretaria general del PP nacional y presidenta regional de esta formación). ¿Alguien puede dudar de que, además, será la candidata para retornar a la Junta en 2019? Yo, no.
Naturalmente que abandonaría los galones de comandante en Jefa de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire (excluimos a la Unidad Militar de Emergencias UME que dependen directamente del presidente del Gobierno) para reconquistar Castilla-La Mancha, perdida con la estrategia equivocada al reducir el número de diputados autonómicos. Todos sabemos quién fue el responsable. Y cómo está perdiendo los papeles en las Cortes. Si los castellano-manchegos conocieran la historia de su Parlamento, descubrirían que los desencuentros y encontronazos entre PSOE-PP-IU-NI y Podemos han sido tantos y tan escabrosos como sesiones plenarias. Añoramos los tiempos de la UCD.
Si MDdC no tiene rival en la Región ¿por qué no permitir que militantes descontentos quieran echar un pulso a la suprema lideresa? No conformes con chapucear con la enmienda del congreso popular a principios de febrero sobre el acopio de cargos, también denunciados por otro militante conquense, donde se demostró que no hubo ningún control sobre las votaciones ni la custodia de los resultados, ahora Tomás Medina denuncia acoso (y derribo) para él y sus compañeros. Intolerable en una sociedad democrática.
Cualquier candidato que intente legítimamente presentarse es porque sabe que puede presentar al menos los 90 avales obligatorios. Si no los consigue, que la dirección del PP haga lo que Ciudadanos propuso: no se necesitan avales para dar la batalla a la lista oficial. Bastan 23 descontentos, los justos para cubrir cada uno de los cargos de la Junta Directiva. Albert Rivera y los suyos arrasaron pero… democráticamente. Hay mil fórmulas para que la democracia y la libertad circulen de una vez por el interior de los partidos políticos, convertidos hoy en máquinas de poder y de fabricación de cargos (y súbditos) a medida en todas las instituciones.
Carmen Quintanilla es una mujer menuda pero con un alma de hiena. Me duele escribirlo porque la conozco desde hace al menos 20 años. Estoy seguro de que nadie le pidió una iniciativa tan bastarda. La grabación (miserable) confirma que sus militantes le han perdido el respeto. ¿Debe irse? Allá ella y sus votantes. Este es un efecto (o una causa) de encastillarse en la política durante décadas. Está claro que hay que limitar los mandatos. En todos los niveles de representación.
Los cargos electos en listas cerradas deben darse cuenta que están ahí por los militantes que trabajan calladamente intentando mejorar el partido día a día y por los votantes que quieren personas decentes y no comisarios políticos amenazando con llevar a la checa a los disidentes.

Eclipse de luna

María Dolores de Cospedal ha vertebrado el PP en Castilla-La Mancha desde hace más de una década; se ha enfrentado al intocable Bárcenas en el PP y a pesar del error del “pago de dinero en diferido”, ha acabado con la corrupción en el partido sin que ello haya salpicado al presidente Mariano Rajoy. Y ha embridado el partido, que estuvo a punto de cavar su propia tumba en Valencia. Al frente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Cospedal ha sido una dirigente valiente en tiempos difíciles y se ha tenido que ir por la puerta de atrás, porque ella y su partido no han modificado una ley electoral que permite coaliciones, a veces, indeseables. Voltear los resultados en la Región y volver a gobernar con mayoría absoluta, es una venganza para disfrutarla muy fría.
Los populares de la Región no tienen a nadie en este momento para un relevo ordenado; ella (la luna) ha eclipsado a todos sus compañeros. Por tanto, solo le queda pedalear hacia adelante. Y volver al punto de partida. No es que sea la mejor, que lo es; es que es la única. Como ya hemos aprendido en los libro de historia, tiene que consumar su revolución y su regreso/venganza hasta el final porque los que hacen las revoluciones a medias solo cavan su propia tumba.
Mientras tanto, estos espectáculos tan esperpénticos, antidemocráticos y autoritarios, van minando las esperanzas de la sociedad civil y en suma, van cavando nuestra propia tumba.