Sin categoría

esperanza abierta  en canal/antonio regalado

BAHÍA DE ITACA/ANTONIO REGALADO     

                   Esperanza abierta en canal

El Canal de Isabel II ha abierto un iceberg de corrupción que pone en entredicho la democracia y la Monarquía. Elecciones generales ya, sin Rajoy.

Eran las cinco en punto de la tarde. Nunca ha sido la puntualidad la virtud más encomiable de Esperanza Aguirre, (EA) en especial con la prensa. Pero este lunes compareció unos minutos antes para comprobar que funcionaban correctamente la imagen y el sonido. La lideresa ha dedicado más de 34 años a la vida política activa aunque siempre ha pensado que la es un “trabajo provisional”.

Ha sido un peso pesado en la vida local, regional y nacional. Se ha ido con dignidad por responsabilidad política -“no vigilé todo lo que debía”- tras el ingreso en prisión de su número dos Ignacio González, un presunto corrupto, inquilino de Soto del Real.

Engañada y tremendamente sola

¿La dimisión de EA bastará para rebajar la tensión de la vida política nacional? No será suficiente. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid no ha permitido ni una pregunta, por tanto, mientras no dé explicaciones de todo lo que sabe, seguirá el tsunami. Hay que creerla cuando dijo que había sido engañada y traicionada. El problema es que ya le engañó y le traicionó hace tres años su secretario general y consejero Francisco Granados, en pugna por lis mismos motivos: el enriquecimiento personal y el saqueo de las instituciones. Cuando te engañan dos veces, la culpa es tuya, lideresa.

Génova13 -planta 7ª- ha emitido un escueto comunicado agradeciéndole los servicios prestados mientras cinco pisos más abajo -sede del PP Madrid- le recordaban que ha hecho bien en marcharse por no haber vigilado a los corruptos (presuntos, naturalmente) Todo, después de dejarla tremendamente sola. Ni Rajoy ni Cospedal ni Cifuentes le han enviado un mísero wp. Es el precio de la caída.

Nepotismo y avaricia

La protección de EA a su más leal escudero, tiene una explicación que no una excusa: el nepotismo. El hermano menor de la dimisionaria está casado con una de las hermanas de la mujer de IG. Eso no lo ha contado EA pero ayudaría a entender que “la vigilancia sobre sus subordinados” era nula.

Detrás de todo hay dos motivaciones claras: la avaricia (impune) del todopoderoso González y la financiación del PP. La hipótesis es sencilla: yo recaudo para el partido, me quedo una parte (el 4 ó 5 por 100) y abro en canal las empresas públicas y privadas para enriquecerme sin medida. ¿Por qué los máximos responsables de los partidos, -Rajoy, Mas, Griñán- nunca sabían nada de las cuentas del PP, de Convergencia y del PSOE? ¿Alguien cree que Bárcenas era el dueño del dinero y no daba cuentas a nadie?

A lo largo de estas investigaciones ya hemos sabido que Lapuerta -lástima que esté incapacitado para confirmarlo en sede judicial- denunció a Ignacio González por quedarse con dinero entregado por El empresario Villar Mir.

Un iceberg

 ¿Qué hizo el presidente Rajoy en aquella reunión? Lo de siempre, nada. Y ahí sigue pensando que tras la dimisión de Aguirre el asunto está zanjado y que él nada tiene que ver con las cúpulas corruptas de su partido. El es el presidente del PP.

El Canal de Isabel II ha abierto un iceberg de corrupción que pone en entredicho la democracia y la Monarquía. Lo que faltaba. Los datos que se van conociendo son muy preocupantes: cuentas millonarias, coches de lujo, áticos con vistas al mar y todo, de las mismas familias enfogámicas en lo político y en lo económico. Un saqueo sin piedad.

Vergüenzas y dimisiones

Muchos militantes populares están avergonzados. Debería asumir responsabilidades y dimitir. Serían deseables nuevas elecciones con listas limpias (y abiertas) para impedir que Podemos -el gran protegido de Moncloa- se alce con el poder y nos suma en la miseria venezolana tras aliarse con nacionalistas, pedristas, secesionistas y mareas de todo pelaje y condición.

Dimita, señor Rajoy! Este no es el caso Aguirre, sino el casoPP. Nadie duda ahora que Ignacio González no es un funcionario ejemplar. En los Desayunos de TVE admitió que él no ponía la mano en el fuego por la corrupción por nadie “ni por mí mismo”, enfatizó. Menos mal – Rato fue la alternativa- que la lideresa no consiguió nombrarlo presidente de BANKIA.

En una investigación universitaria comprobé que las concesiones de la TDT en la Comunidad de Madrid las entregó el propio IG de forma discrecional, tan discrecional que Enrique Cerezo, presidente del Atlético -lis dioses protejan a lis rojiblancos- recibió 10 frecuencias, una por cada demarcación, lo que le permitió montar una cadena regional. Pero IG es, presuntamente, un hombre honrado. Instituciones Penitenciarias estudia un protocolo por posible suicidio.

Volver a las urnas

Compatriotas: preparémonos para volver a las urnas porque ¿quién prestará al Gobierno los votos suficientes en el Congreso para sacar adelante las cuentas públicas? Y otra pregunta: ¿a qué precio se pagarán los votos nacionalistas? ¿Se pagarán con el dinerillo en B de IG y familia? Abrir en canal a Esperanza Aguirre no va a detener los ataques a la Nación, a la Monarquía y a la democracia, perpetrada por separatistas corruptos y sus aliados populares y socialistas. Estamos amenazados en todas direcciones.

Aprendimos con Suárez que “democracia es saber dónde va a parar cada pesetas del contribuyente”. Eso es, don Mariano, portarse bien. Recuérdelo usted, y recuérdelo a sus militantes. Muchos votantes ya no le creen. Adelante las elecciones y váyase a Santa Pola, señor notario. Ya lo escribió Tácito (55-117 DC): en un espiritismo corrupto no cabe el honor.