Sin categoría

poltronas/antonioregalado

Con estas mimbres no se puede construir un gobierno de España, porque Iglesias quiere cabalgar como caballo de Troya por el Presupuesto social contra el propio Estado.

Un centenar de poltronas

Antonio Regalado/Bahía de Itaca/ Fotos: EL MUNDO

El rechazo de Pablo Iglesias a la irresistible oferta del candidato Pedro Sánchez (una vicepresidencia social para la compañera del líder de UP y tres o cuatro ministerios con casi un centenar de poltronas) eran un precio generoso, indispensable pero insuficiente para un socio preferente que imploraba in extremis cambiar Trabajo por las políticas activas de empleo, transferidas a las CCAA. Un socio preferente que no garantiza la mayoría absoluta.

Iglesias se excluyó de la carrera ministerial cuando el doctor Sánchez le acusó de que no defendía la democracia, ni a la Monarquía Parlamentaria, que reconocía a los golpistas como presos políticos y que todavía apoyaba el derecho a decidir en Cataluña. ¿Apoyaría UP una posible aplicación del 155? Rotundamente, no. Ergo, Pablo quedaba excomulgado para acceder al Consejo de Ministros. Pero no su señora y el camarada Echenique que piensan lo mismo que él. ¿No es esto discriminación ideológica?

Abstención con insultos

En las últimas horas, Moncloa desveló algunas exigencias podemitas (entiéndase JusticiaFiscal, un paso más allá de la Justicia Social) que convertirían al aspirante en un rehén de los amigos de Maduro. ¡Viva la ingeniería social y el espionaje a los niños en los recreos de los colegios catalanes para controlar si hablan español. (“No se les expió se les observó de incógnito”), asegura el consejero filonazi de educación de la Generalidad. Con un par.

Tras presentar un discurso centrista y moderado, transcribiendo las 200 medidas del remoto encuentro PSOE-Ciudadanos en las dos primeras horas de debate -sin mencionar ni una sola vez a Cataluña- el presidente en funciones suplicó a azules y naranjas que le permitieran hacer gobierno para no depender de los separatistas, los compañeros de viaje que le llevaron en volandas a La Moncloa hace trece meses.

¿A cambio de qué? De nada. Por el bien de España, imploraba Pérez-Castejón. Eso sí, sin parar de insultarlos en las réplicas y dúplicas, ora desde la tribuna, ora desde el escaño del banco azul. “Las derechas de Colón unidas a la extrema derecha de VOX, los herederos del franquismo y de Blas Piñar”. Mucha abstención versus muchos insultos.

Quiero refrescarle la memoria al inquilino del Palacio de la Nacional VI: estuvimos allí para denunciar e impedir que usted, señor Sánchez, nombrara un relator tras el chantaje de Torra con el vergonzoso Pacto de Pedralbes aún vigente. Un despropósito de un soberbio candidato que considera que su talento y su talante están por encima de su ambición.

Orilla progresista sin programa

Pablo Casado, sin papeles, sin levantar la voz, acusó al candidato de ocultar al elefante y de tirarse al monte con los independentistas. Albert Rivera, cargó contra el Plan Sánchez y su banda, -desmontó el Plan pero no acertó con lo de banda- y por criminalizar a los constitucionalistas. Los de la banda -ERC, PNV, Puigdemitas , Bildu, Compromís y el primo de Revilla, confirmaron que todos estaban en la misma orilla progresista. Es decir, aliados en hacer presidente a quienes quieren acabar con la unidad territorial.

Además, con una filosofía del derroche sin medida: gastando mucho hoy e ingresando mañana. O nunca. Más ruina para las clases medias y los pensionistas. Gran émulo de Zapatero: ampliar derechos sin asumir deberes. Lo propio de las izquierdas,

Las últimas horas previas a la votación, tras el desencuentro entre la bonita Carmen Calvo y el ínclito Echenique, desvelaron que las diferencias eran de poltronas no de programas. Cien poltronas.

Con estas mimbres no se puede construir un gobierno de España, porque Iglesias quiere cabalgar en su caballo de Troya dentro de las entrañas del Presupuesto destrozando el Estado. Siendo gobierno y oposición a la vez. ¿Por qué este teatro de las últimas semanas si todos conocemos las estrategias de UP? ¿Por qué el PSOE se rasga las vestiduras si la negociación sólo era una excusa para seguir volando por el mundo con el Falcón a cualquier precio? ¿En qué cabeza cabe que le pida patriotismo al PP y a Ciudadanos para que aplique las políticas ensayadas en Venezuela?

El ultimátum

El trato tan exquisito dado a los separatistas –Rufián se ha reconvertido en el Saulo de Corintia- contrasta con las descalificaciones lanzadas como dardos contra Ciudadanos y Vox y explica que todo era un montaje porque nunca pensó Ferraz que la tentadora oferta a Podemos pudiera ser rechazada. Una oferta que ampliaría los ministerios de 18 a 23, con una nueva vicepresidencia social (para una mujer, se especifica en el texto gubernamental) y con un nuevo costo de varios cientos de millones de euros en gasto corriente. El Ejecutivo habría duplicado al de Rajoy, como si el Presupuesto pudiera estirarse como un chicle.

La amenaza final de Iglesias -“sin nosotros nunca será presidente”-, ha tenido su efecto inmediato. El presidente abandonó indignado el hemiciclo rodeado de escoltas – faltaban los de la UME para protegerlo de la chusma periodística- para aparecer horas después en carne mortal en Telecinco. Ante el incombustible Piquera, se olvidó de que su propuesta a UP duraba solo hasta el minuto antes de las votaciones, y a pesar de haber expirado el mandato real, aseguró que a partir de hoy, seguiría intentándolo y su oferta seguía ahí. “Los españoles no entenderían un no haya un gobierno de la Nación”, subrayó.

Como buen camaleón, echó la culpa a todos sus enemigos -especialmente a los del centro, derecha y extrema derecha “las tres derechas”- sin recordar que la responsabilidad es exclusivamente suya, como el propio secretario general del PSOE denunciaba en las redes sociales el 29/08/2016, a las 14:33. La responsabilidad de que el señor Rajoy pierda la investidura es exclusiva del señor Rajoy por su incapacidad para articular una mayoría”. El dueño del secreto del “no es no” ha acuñado un nuevo enigma: “tenéis que permitirme hacer gobierno porque yo soy yo”

Cuando llegue septiembre

Que no haya gobierno de coalición con Podemos es una bendición de los dioses porque con estos comienzos no puede haber buenos finales. El presidente en funciones cree que Iglesias cederá por la presión de sus confederados que aspiran a moqueta y coche oficial, incluida la madre de sus hijos. El desbloqueo de los separatistas está conseguido porque “cuando llegue septiembre, con la sentencia del TC a los golpistas del 1-0 la tensión crecerá en las calles si el fallo no es absolutorio”. El doctor Pedro Sánchez está dispuesto a indultar a Junqueras y compañía -nunca ha expresado lo contrario- a cambio de que no le monten otro referéndum. Nada despejó sobre .el futuro inmediato de Navarra, la tierra prometida de etarras y PNV. Ni una palabra sobre el PSC y su ascenso a la Diputación de Barcelona (6000 millones de presupuesto) en compañía de ERC.

¿Elecciones en noviembre? Si las encuestas le dieran una avance sustancial las convocaría. Pero antes, habrá que promocionar a Errejón“perfiles como los de Carmena no los excluiría para el Consejo de Ministros”, dijo en Telecinco, en su primera actuación preelectoral. Y laminar a Pablo Iglesias y a Albert Rivera.

Por fortuna, España sigue sin gobierno, decíamos, porque en una legislatura el daño económico, político y social puede ser inmenso e irreversible. Los separatistas quieren que siga en Palacio para desvalijarlo en los PGE19-20. Tras este fracaso personal, que apueste por las alternativas constitucionalistas: con Cs y con Ciudadanos.

España se merece un gobierno constitucionalista. Los desmesurados egos de Sánchez y de Iglesias no pueden seguir haciéndonos perder el tiempo -el delito más grave en política- y, a la vez, generando tanta incertidumbre. Lo único cierto, desgraciadamente, es la incertidumbre. No olviden que lo más progresista es crear empleo. No las poltronas. Y que nuestro país está paralizado. A partir de hoy el Parlamento y el Ejecutivo de vacaciones. Pagadas.

Sin categoría

todo el dolor del mundo/antonio regalado

Título: Aquella mañana de diciembre…

Autor: Paco Cañamero

Editorial: Imprenta Kadmos. Salamanca, 2019

Precio: 19 Euros

Paco Cañamero se redime de su pasado con este libro-documento que nos obliga a olvidar y a olvidarnos de la mañana más triste de nuestra Historia. Y aunque el sol ha vuelto a salir en nuestra tierra, reconoce que la herida no se ha cerrado del todo.

TODO EL DOLOR DEL MUNDO

Antonio REGALADO/Bahía de Itaca. Fotos: AR

He leído esta crónica de muerte y solidaridad de un trago. Un trago amargo porque reverdece una tragedia colectiva que nos afectó a todos directamente. La mayor parte de mi familia (mis abuelos, mi madre, mis tíos) es de San Muñoz. Teresa, la hija de mi prima carnal Adelfa, iba en el autobús aquella mañana de diciembre. Murió. Su hermano, Miguel, herido de gravedad, sobrevivió. Yo acompañé a sus padres en el Hospital Clínico; aún recuerdo a lo lejos, al otro lado del cristal de la UCI, su cabeza vendada de blanco porque en el accidente perdió parte del cráneo. La intervención fue un milagro gracias a la coraza de titanio.

Todo el dolor del mundo le pertenece a mi prima desde entonces; su historia personal es la de un sufrimiento permanente, desde la muerte prematura de su madre hasta la pérdida de dos hermanos en la mitad de la vida… Este primero de mayo de este año, su esposo falleció en el Hospital Provincial tras casi siete años de vida vegetativa. ¿Por qué los dieses se vengan siempre con las buenas personas?

Reconstrucción fidedigna

Si Dios estaba de vacaciones aquel 21 de diciembre de 1978, a la familia Sánchez-Rodriguez, les abandonó el destino y la esperanza aquel primer jueves de invierno. También la fe se resquebrajó por el infortunio. Pero nunca han perdido la dignificad y la lucha. Cuento esta vivencia de tanto dolor acumulado en primera persona porque explica lo que sucedió a las dos decenas de familias humildes castigadas sin piedad en La Sagrada, Carrascalejo de Huebra, San Muñoz, Muñoz y Ardonsillero. Familias rotas y pueblos destrozados porque los lazos de sangre son comunes. Allí todos son como una gran familia.

La reconstrucción del relato es portentosa. Paco Cañamero ha recopilado información de primera mano de los padres y hermanos de las víctimas y de los supervivientes para narrar una Historia de tres días horribles e interminables para el Campo Charro -nuestra tierra y para toda la provincia- que se cubrió de sangre y solidaridad.

Una deuda con los amigos

Nadie más adecuado para rememorar aquellos días de impotencia, sangre y luto que el periodista de Fuentes de San Esteban. Paco, con once años, cursaba estudios en el Colegio Publico Nuestra Señora de los Remedios, final del trayecto del autobús que nunca llegó. Cuatro compañeros de aula perdieron la vida y buena parte de los otros niños eran compañeros de recreo y de travesuras. Parece lógico que un acontecimiento de esta magnitud sea como una pesada losa del pasado hasta que un día, treinta artículos después rememorándolo la tragedia, surja la necesidad de escribir un libro, de recuperar todos los llantos y de dejar escrito una narración veraz de lo que sucedió. Aunque la herida del dolor siga abierta en toda la comarca, este texto escrito a lomos del 40 aniversario -20 + 20 años no son nada- da sentido a tanta ausencia, a tanto olvido. Es una deuda con los amigos que se fueron y con los que quedaron aquí.

¡Que viene la máquina¡

El periodista y el escritor, en plena madurez creativa, rehabilita con datos, nombres y apellidos, no solo los tres días de diciembre (accidente, hospitales y funerales) si no que, además, recrea una época de esfuerzo, de trabajo y de solidaridad. La forma cronológica de redactar el relato desde la Zona 0 (en el cruce de Muñoz) hasta la concurrencia de los padres tras conocer la trágica noticia, es un hallazgo literario que permite hilvanar todo el proceso sin perder la tensión de esas 72 horas vividas al límite en unos pueblos que siempre viven despaciadamente.

El instante en el que los niños sienten que el tren los arrolla, -¡que viene la máquina!, gritan desesperadamente, pasando por la movilización de todos los vecinos en apoyo de las familias doloridas, son contadas magistralmente por el narrador Cañamero, mientras la fuerza del destino nos traslada hasta la antesala del infierno. A las 9:40 de aquel jueves 21 de diciembre, el mundo se paró en todo el Campo Charro. Nunca pudo acumularse tanto mal en tan poco tiempo.

No sorprende la generosidad y la nobleza de las personas protagonistas porque los que somos de esa comarca las conocemos bien: la solidaridad y el altruismo forman parte de nuestro comportamiento; gentes laboriosas, labradoras, ganaderas, artesanos… humildes y orgullosas de su pasado atados a la tierra. Y luego, las paradojas de la vida, se encadenan sin saber La reconstrucción del relato es portentosa.

Paco Cañamero ha recopilado información de primera mano de los padres y hermanos de las víctimas y de los supervivientes para narrar una Historia de tres días horribles e interminables para el Campo Charro -nuestra tierra- y para toda la provincia, que se cubrió de sangre, heroísmo y solidaridad. Estremece cómo salva la vida el joven José María Velasco, por hacer novillos el día de la matanza en su casa de Muñoz y cómo la muerte sale al encuentro de Eutilio Benito, agricultor y ganadero que subió al autobús de la muerte en La Sagrada para recoger su coche en Fuentes pereciendo junto a los 30 niños.

Monumento en memoria de los niños fallecidos en Muñoz, obra del autor de este pueblo Felix TORRES. El artista ha querido con los cinco monolitos recordar el dolor colectivo de cinco pueblos del Campo Charro. Félix, toda una vida dedicado a la joyería y residente en San Sebastián, se ocupa y preocupa personalmente de que nunca falten flores cada 21 de diciembre. FOTO: AR

Toda una época

Cañamero con treinta libros en su mochila y miles de reportajes y artículos en la prensa salmantina retrata fielmente en “Aquella mañana de diciembre…” toda una época. Los cafés, los carajillos, los coches de entonces, los apodos, los magos del balón, los programas preferidos de TVE… reverdecen un pasado bien distinto al actual, aunque el dolor no se haya acabado todavía.

Los diálogos transmiten una fuerza adicional a toda la obra que puede visualizarse como si se tratara de un Reportaje para Informe Semanal. La tensión se extiende a toda España. El epicentro de la tragedia se vive en los Palacios de la Zarzuela, de La Moncloa y en el Gobierno Civil de la Provincia. La presencia de la Reina doña Sofía en el Hospital confortando a los padres –huérfanos de sus hijos muertos y heridos-, constituyó un gran alivio ante tanto dolor colectivo: los telegramas de la Casa Real, del presidente Adolfo Suárez y del Papa Juan Pablo II se leyeron con respeto y en silencio en las parroquias durante las exequias de cuerpo presente. Demasiadas lágrimas y oraciones para detener tan injusta tragedia. El presidente de la entonces Junta Preautonómica de Castilla y León, Juan Manuel Reol Tejada, me comentaba poco antes de que un cáncer le ganara la última partida de ajedrez: “Ha sido la experiencia más dolorosa de mi vida”.

Sentimientos a flor de piel

En el prólogo al libro del entonces gobernador de Salamanca Jaime Royo-Villanova, confiesa que aquel 21 de diciembre cambió su vida hasta el punto de que “llegada mi muerte, mis cenizas sean enterradas en La Sagrada, si los vecinos me aceptan”. Es un testimonio sincero, arrancado del alma con el que desea justificar que aquella circunstancia cambió su vida entera.

Al releer los capítulos descubro que muchos de esos nombres propios y esos escenarios me son conocidos, en especial, los de mi pueblo, Aldehuela de la Bóveda: Alipio, el de El Mesón, Jesús, el del Comercio de toda la vida; ahí sigue despachando mientras frisa los 90, y a Ángel Gaspar, el del camión , gran vecino y sin embargo amigo. Y cómo no, conocí bien a Ángel el de Orófila, el molinero, gran trabajador y mejor persona . Y a Pepe Peramato, el rey del diésel. Pero conozco, asimismo, muy bien El Cruce, Vegallana, Campocharro y la trayectoria de los Hermanos Martin, cuyos autobuses nos llevaban desde Salamanca al campamento del Ferral (León), en tiempos de la mili.

Ejemplar el comportamiento de la Guardia Civil, de los bomberos, de todo el personal hospitalario salmantino, de los ciudadanos que acababa de estrenar Constitución y de los docentes de toda la Comarca.

El autor reconoce que sin la generosidad de los testimonios de los protagonistas el libro no hubiera sido posible. Pero hay que ser un gran periodista para arrancar esos testimonios, esos “quejíos” a los afectados. Mucho mérito y valentía para escribir esta crónica imprescindible.

Estremece, una vez cerrada esta historia, la carta de una superviviente que vive lejos de la tierra. Da las gracias a un anónimo conductor que la llevó en su propio coche hasta el Ambulatorio. Un viaje a la vida. Porque esta historia está contada por protagonistas directos que aparecen a lo largo de las 204 páginas y de otros muchos hombres y mujeres anónimos que prefieren seguir legítimamente encadenados a sus silencios.

Paco Cañamero se redime de su pasado con este libro-documentó que nos obliga a olvidar y a olvidarnos de la mañana más triste de nuestra Historia. La investigación exhaustiva del autor responda también a una pregunta necesaria: ¿Qué fue de... los 65 supervivientes?Todos han rehecho sus vidas… porque la vida lo es todo.

Asignatura pendiente

Este docudrama está escrito con pasión, con claridad, con talento y con convicción. Es la recreación de 30 muertes demasiado jóvenes el primer día de invierno, muertes violentas inesperadas e inexplicables, en el corazón del Campo Charro, tierra de encinas nobles y de gente honrada.

Aquella mañana… “ era una asignatura pendiente para todos nosotros que Paco Cañamero ha aprobado con sobresaliente. Me amparo en sus últimas líneas que dan sentido al realismo y verosimilitud de un relato que se lee como una novela de Truman Capote: “con emoción –escribe el periodista– rubricó estas últimas líneas de un libro escrito con la tinta del sentimiento en ocasiones humedecidos por las lágrimas, de quien entonces era un niño del colegio que perdió a varios amigos, una obra que jamás hasta ahora me atreví a escribir.”

Foto EL ADELANTO.

Coincido con el autor en que algún día volverá a salir el sol en medio de la infinita pena que planea todavía sobre las heridas que han dejado una cicatriz eterna. No exagero si les recomiendo “Aquella mañana de diciembre”, como el gran compañero de este verano.

Sin categoría

caminito de pedralbes/antonio regalado

España está parada porque Sánchez exige un cheque en blanco de Ciudadanos para que gobierne cuatro años con Podemos y separatistas.

CAMINITO DE PEDRALBES

Antonio Regalado/Bahía de Itaca

Ochenta y cinco días después de las elecciones generales, el presidente del gobierno en funciones quiere dejar de serlo. Y mandar hasta 2023. Desde la ruptura del bipartidismo, los grupos políticos se comprometieron a legislar para reducir el tiempo de interinidad. Ni una propuesta en el Congreso en este sentido, pero eso, sí, ellos cobran desde la noche electoral y, los que se han quedado sin escaño, reciben una indemnización de “un mes por año” como “lucro cesante”.

Delito político

En política no hay mayor delito que perder el tiempo. Y los españoles somos unos consumados maestros. El doctor Sánchez es el mayor escapista del siglo. Auscultó a la oposición antes del mandato regio y otras dos veces después para llegar a la misma conclusión: solo él y nadie más que él era el elegido. Ergo, todos deberían apoyarle porque él lo vale. El catedrático del “no es no” exige ahora a su socio preferente y cooperador, Unidas Podemos que le apoye incondicionalmente sin entrar en el gobierno, claro está; Iglesias, tras el varapalo electoral del 28-A y del 26-D, sabe que si no toca poder está muerto. Las presiones al PP han sido tan patéticas que hasta ex-ministros de Rajoy -hay que ser cretinos e inmortales- le han pedido a Pablo Casado que se abstenga para que reine don Pedro.

Legiones mediáticas

Los de la Brunete de Rubalcaba (que en gloria haya) eran aprendices de brujo con la ofensiva mediática de las tres últimas semanas contra Ciudadanos y contra Albert Rivera. Macron, el Ibex, la CEOE, la UE, Radiotelevisiones públicas y privadas, medios escritos y las legiones de diarios en soporte digital han bombardeado sin piedad la sede ciudadana de la calle Alcalá hasta llegar al motín. Un millón de tertulianos pidiendo la rendición. Lo de Roldan, Nart, Igea y Garicano hubiera tenido cierto sentido si las protestas se hubieran hecho antes de que Bildu entrara en la Mesa del Parlamento navarro. Rivera tiene razón y no quiere dar sus votos a un tipo que va gobernar con Podemos, -¡ojo a la cartera¡-, que va a indultar a los golpistas -el relator Zapatero amedrenta sin vergüenza al TS creyendo que sigue engañando a los venezolanos-, y que, al final, tras el espectáculo de TVE blanqueando al terrorista Otegui, nos aboca directamente a negociar el chantaje de Pedralbes.

Gratis total

“O gobierno en julio o elecciones”. Ese el diálogo de La Moncloa, el mejor lugar para vivir, que incluye Falcón 950 D. Gratis total. Tras 65 días de éxito -¡con Rivera no, con Rivera no¡, gritaba enardecida la señora del presidente en funciones, éste no ha abierto la boca -es más plasma, eso sí en 8K, que don Mariano- para presentar un programa que incluyese al menos dos o tres ideas básicas para apuntalar el constitucionalismo.

El PSOE de Sánchez, siguiendo las enseñanzas de ZP, sabe que es el único partido que puede negociar con todos, incluidos, Bildu, PNV -los discípulos del racista Sabino Arana siempre ganan-Podemos, Más Madrid, Mareas, PedeCatos y ERC. En resumen, Pedro Sánchez ya sabe con quien va a jugar el partido pero va de víctima diciendo que los salven de los separatistas.

Vamos a ver: ¿Con quién gobierna el PSOE? En Barcelona con Colau; en Baleares y Valencia con los amigos de ERC y Podemos y en el País Vasco y Navarra, con las versiones del PNV y Bildu. Por tanto, no vale engañarse: Rivera tiene razón aunque no tiene excusas para no acudir a la llamada del presidente. Que vaya a Palacio, le exponga un decálogo que blinden la unidad, la Carta Magna, la Monarquía Parlamentaria, -enhorabuena a Felipe VI por sus 5 años de servicio a España-, y la enseñanza plena del español en todo el territorio nacional; y como le va decir que no, que allí mismo lo explique y confirme que no ha defraudado a 4,3 millones de españoles que le dieron su voto. Lo gratis siempre es caro. Pedro Sánchez no es de fiar y no puede dársele un cheque en blanco para que destroce nuestro país. Estamos a tiempo de parar ese desastre.

La derecha en su laberinto

La doble vuelta de las elecciones ha otorgado la mayor responsabilidad de gobierno al PSOE. Nadie discute esa cuestión, por tanto, ha de ser el sanchismo quien mueva ficha para desbloquear la situación. Sin duda el chantaje del nuevo encuentro en las urnas, favorece al poder (en funciones) porque permitiría presentar a IñigoErrejón – el pupilo de Carmena– con su nuevo invento “Más España” para desplumar a Pablo y señora. Unos escaños incondicionales a costa de Iglesias.

Las encuestas anuncian urbi et orbi que la derecha y el centro siguen sin sumar mayorías frente al progreso y la justicia social. Puede ser verdad pero es una mentira infinita asegurar que un 50 por 100 de los votantes de Cs piden la abstención. Pura intoxicación.

El espectáculo de PP-Ciudadanos-Vox es impropio de personas que comparten tantos valores comunes. Esperemos que no nos den un disgusto en la CAM.

Una semana sin lluvias

Hemos entrado con un calor extremo en julio; hemos conocido el desprecio de los consejeros de Cataluña contra la UME, hemos sabido que el cobarde Puigdemont no ha estado en el Parlamento Europeo, a pesar de que el Brexit se hará por las bravas. Vivimos el momento histórico en el que un presidente norteamericano pisaba suelo de Corea del Norte.

Y nos dolió la muerte del indomable fiscal Eduardo Fuingariño, un gran servidor del Estado que “nunca se ensució la toga con el polvo del camino”, el gran impulsor de la euroorden y un hombre de leyes contra ETA. DEP.

Mientras, nos avergüenza comprobar cómo todos los socios que apoyaron la moción de censura, -incluido Odón Elorza (PSOE)-, no aplaudieron el discurso honorable de Mari Mar Blanco en el Congreso durante la conmemoración del Día de las Víctimas del terrorismo. Pero, a lo mejor, lamentan con Arnaldo Otegui, en que “el dolor y el sufrimiento de ETA fue más del necesario”. Y ESPAÑA VOLVIÓ A LA GLORIA

Tenemos el gobierno en funciones, el Parlamento sin estrenarse, la oposición desenfocada, los separatistas más altivos, la economía sin pulso, el país sin agua, los incendios necesitando más medios preventivos y, menos mal, que los americanos quieren volver a la Luna, cincuenta años después. Nos faltan menos de veinte días para que don Pedro Sánchez nos lleve caminito de Pedralbes. Y más allá.