Sin categoría

… y mirra.

Una amable lectora de ABC en Castilla-La Mancha envía una carta para pedirme que recupere, reedite y reelabore un artículo de hace mucho tiempo -quizás, demasiado- sobre la fiesta de los Reyes Magos. Después de escribir tanto de política y de tecnologías no lo recordaba. Presumiblemente, se trata de esta bahía casi polvorienta y ocre, oxidada por el paso de las horas y guardada en las entrañas del propio correo electrónico. Aprovechando que el laicismo que nos invade -entiéndase anticlericalismo- no ha ganado aún la batalla definitiva y antes de que detengan a los Reyes Magos por no haber pasado al ITV de los camellos, un suponer, recreemos el espíritu de la Navidad. La investigación sobre la mirra, la contaba, más o menos, de esta manera.

 «Habiendo nacido Jesús, en Belén, durante el reinado de Herodes, vinieron unos magos de Oriente guiados por una estrella… hallaron al niño con María, su madre; se postraron para adorarlo y, abriendo sus cofres le ofrecieron oro, incienso y mirra».

Sí, todos sabemos qué es el oro. Ese noble metal que acostumbramos a relacionar con la riqueza y el poder. De ahí que al Hijo de Dios se le conozca como el Rey de Reyes. Y también conocemos el incienso, esa resina olorosa que se quema en ceremonias religiosas. Pero se han preguntado ¿qué es la mirra? Pues un arbusto que crece en Somalia, Abisinia, Nubia y Arabia. Para obtener la mirra pura se realizan incisiones en la corteza de la planta y de estas heridas fluye en forma de lágrima una sustancia rojiza, traslúcida y brillante.

En la antigüedad era considerada como un material precioso y usada en inciensos, perfumes, ungüentos y medicinas. La mirra servía para hacer ofrendas en cultos, sacrificios y embalsamamientos. La mirra simbolizaría así la sangre y el dolor del hombre convirtiéndose en bálsamo para el género humano. ¿No es Jesús, precisamente, bálsamo para los creyentes?

La mirra capta, además, directamente la energía del sol; por eso, ayuda a rejuvenecer la piel y sana las heridas; el aceite esencial de mirra es de naturaleza calentadora y secante, prolonga la vida, es útil en catarros, reumas, ronqueras, cura las úlceras, quita la   halitosis, alivia las hemorroides, corrige los gases y abre el apetito. Los egipcios la usaban en sus rituales de adoración al sol. Por cierto, no debe utilizarse durante el embarazo.

Cuenta la leyenda que en una hornacina que se venera en la iglesia parroquial de Ledesma (Salamanca) -yo la he visto- contiene los restos de los tres Reyes Magos. En la catedral de Colonia se cuenta la misma historia. Bien puede ser verdad y no haber sucedido. En todo caso, desde el siglo IX, siguiendo el texto del venerable Beda, recogido por la tradición oral, y que ha perdurado hasta ahora, Melchor, anciano de barba blanca, ofreció el oro, como rey; Gaspar, joven y rubio, rasurado, incienso, como a Dios; y, Baltasar, negro y con barba, mirra, como a hombre.

Que los Reyes Magos nos traigan el mejor sueño: más empleo y más solidaridad para el 2011 que acaba de empezar. Podemos prescindir del oro y del incienso pero siempre nos quedará la mirra.

Sin categoría

reforma inaplazable

LA CONSTITUCIONA ESPAÑOLA ha envejecido con todos nosotros. Desde hace 32 años ha soportado estoicamente el golpe de Estado, la tormenta de los nacionalismos excluyentes y el hachazo brutal del terrorismo; la lluvia de magistrados estabulados  ha calado hasta el tuétano de la justicia. En ausencia de una sociedad civil fuerte, partidos, sindicatos y  patronal se han corrompido lo suficiente para confundirse con el  paisaje,  y la impericia del último capitán –“nación es un concepto discutido y discutible”- ha terminado por cuartear la cuaderna maestra de la nave. Necesitamos repararla con urgencia en los astilleros de la confianza y la unidad para atravesar en calma el océano del  siglo XXI. La globalización, las desigualdades, el ciberterrorismo, las TIC, Internet, las redes sociales, el cambio climático y las energías renovables han configurado un mundo en el que Occidente ha quedado desenfocado y varado en el despilfarro.

 La crisis económica  quizá recupere  valores que la borrachera del Estado del Bienestar nos arrebató. La Carta Magna debe consagrar nuevos derechos (y deberes) como el de la ciudadanía europea, la defensa de los DH como bandera innegociable frente a las razones de estado sin razón;  derecho a la paz, acceso al ADSL barato, referendums vinculantes  y  amparo de los más desfavorecidos; reclamamos servidores del pueblo honestos, mayor igualdad de oportunidades, privacidad de los datos, mayor protección a la infancia, penalización del maltrato, reconocimiento de los diferentes y la no discriminación (efectiva) por el idioma, el color de la piel o la religión.  O la discriminación por ser simplemente un “apestado del paro”. Los inmigrantes tienen todo el derecho a integrarse y el deber de hacerlo para acceder a los servicios comunitarios. ¿Por qué no incluir también en la CE los derechos fundamentales que el TC protegió contra los ruidos excesivos o los reclamos publicitarios no deseados? ¿Y los abusos permanentes al consumidor de las multinacionales?  La reforma inaplazable tiene tres siglas: PSOE, PP y UPyD.

Sin categoría

al servicio del pueblo

EL PRESIDENTE José María Barreda renunciará a los privilegios que la ley concede a los ex presidentes: sueldo, oficina, secretaria, dos asesores y seguridad. Barreda considera que él tiene ganado el futuro al volver a su puesto de profesor en la Universidad. Es una sabia decisión en estos momentos de crisis. Y todo un ejemplo de ética y austeridad. Una respuesta contundente a la urgente petición que le formuló en las Cortes el Partido Popular y que, desgraciadamente, el propio PSOE desestimó hace unas horas. El doctor Barreda conoce perfectamente que ha llegado la hora de arrimar el hombro y de predicar con el ejemplo. No le tembló el pulso en reducir el Ejecutivo a la mitad rebajándose el sueldo, en adelantarse a la crisis económica, en exigir que Zapatero rectificara sus políticas antisociales y ahora en renunciar a seis años de derechos de “lucro cesante” consolidados durante su mandato. Su bonhomía le ha jugado tres hachazos invisibles y homicidas que pueden derribarlo el 22-M: el saqueo de Caja Castilla-La Mancha, el imposible despegue del aeropuerto de Ciudad Real por amigos desleales con plomo en la c/c y la retirada del Estatuto al dejarle empantanado Zapatero en la cabecera del trasvase Tajo-Segura tras la supresión del Plan Hidrológico Nacional. El despliegue del AVE a Albacete y Cuenca –ya lo disfrutan Guadalajara, Ciudad Real y Toledo- no va a dar tiempo para visualizar el impacto del cambio de ciclo que se avecina. Los 200.000 parados de la Región y la destrucción del tejido productivo en el universo de la construcción (desde los ladrillos a las puertas) son una asignatura pendiente que tampoco se aprueba con nota con ambiciosas inversiones en energías renovables. Del gesto personal del presidente Barreda –un servidor del pueblo- no debemos inferir que ello implique la abolición de la Ley del Gobierno. Sería lógico y además justo que los ex de Castilla-La Mancha formaran parte del Consejo Consultivo si atravesasen problemas económicos.

Sin categoría

estado de excepcion y cabreo (y II)

LOS ESPAÑOLES  exigían en el último barómetro del CIS  reformar la Carta Magna y defendían con ahínco las bondades de la Transición democrática. Las FFAA, la Monarquía y Defensor del Pueblo son, por este orden, las instituciones más valoradas. Y eso que no había entrado en vigor el R.D. proclamando el estado de alerta. Bancos, Gobierno y grupos empresariales detentan el poder en España. Eso dice poco a favor de Zapatero. Resulta inquietante que cuatro de cada diez ciudadanos crean que los partidos políticos solo sirven para desunir a la gente; consecuentemente, un porcentaje mayor considera que los políticos no se preocupan de lo que piensan los contribuyentes. No es menos preocupante que la gente no entienda que, esté quien esté en el gobierno, los partidos siempre buscan intereses personales o partidistas.

   Lo que queda del año es un amargo sabor a estado de excepción de ópera bufa (y bananera) si no fuera por la trágica situación económica y social que padecemos. Puede que estemos en la última curva de la carretera. Pero con un conductor  ebrio de optimismo antropológico es más fácil derrapar antes de enfilar la recta final. Necesitamos elecciones generales ya para cambiar el rumbo y el ritmo de la historia, para tornar el desencanto en entusiasmo individual y colectivo.

Vivimos en un estado de cabreo con un gobierno copresidido por un “buenista” impenitente  y el “más listo” de la clase –el conde duque Rubalcaba- con demasiados cadáveres en el armario. El próximo año necesitamos sacudirnos, voto a voto, el peso de un “bienio horrible”. Ahora, más que nunca, se precisan políticos que piensen en los demás y no en sus amigotes de partido. Políticos serios que retomen el consenso de la Transición firmando  nuevos pactos de La Moncloa para salir de la crisis: acuerdos en enseñanza, sanidad, energía, agua; reformas laboral,  del Congreso y del Senado, mapa autonómico y pensiones. Objetivo: crear empleo. Volver a vivir dignamente.

Sin categoría

estado de excepción (I). lo que queda del año

LO que queda del año es la imagen de un país militarizado por el gobierno con más talante y menos talento de la democracia. Si el PP hubiera dado una orden de este jaez, el insulto más socorrido que  hubiera transmitido el PSOE a sus acólitos de la ceja era el de fascista. Todavía no ha explicado el presidente por qué en el R.D.,  junto a la firma del Rey figura la de Ramón Jáuregui, ministro de Presidencia y no el suyo.  Con Wikileacks hemos descubierto el doble lenguaje de este ejecutivo fantasmagórico que ofrece una cara antinorteamericana en los telediarios  y otra entreguista ante Washington, París o Berlín buscando una palmadita en la espalda de genuflexo agradador.  No sorprende que Zapatero y el PSOE quieran prolongar el estado de excepción hasta pasadas las Navidades aduciendo que la patria – ellos dicen siempre “este país”- está en peligro por un puñado de controladores chantajistas, ya acojonados por el Fiscal y el ministro Blanco.

Quienes tensionaron la Constitución con el Estatut, los mismos que  distorsionaron la Transición para volver a la II República, no han dudado un segundo en forzar la interpretación de la Carta Magna para detener manu militari un conflicto laboral. Con los mercados pisándonos los talones, la última entrega del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)  confirma, por inmensa mayoría, que España no va bien ni política ni económicamente.

Paro, llegar a final de mes, partidos políticos, educación,  crisis de valores y pensiones son los seis problemas fundamentales que nos agobian. La Constitución es todavía una asignatura pendiente para más del 97 por 100 de los  españoles aunque la mitad estemos satisfechos con sus resultados. Por vez primera se piensa en reformas concretas de la ley de leyes: justicia, sistema autonómico, garantía de los derechos sociales,  sucesión a la corona; reformas del congreso y del senado, endurecimiento de las penas y cumplimiento íntegro de sentencias. Eso es lo que pide el pueblo.

 

Sin categoría

el talón de aquiles (sin fondo)

(Artículo rescatado del  archivo). Previsiblmente de 2007

PASAR por la túrmix de La Moncloa amansa a los visitantes. Todos salen transfigurados. Unos, como Esperanza Aguirre, levitando; otros, como Francisco Camps, receloso, mosqueado. Ninguno indiferente. La letra, al parecer, la ponen los representantes autonómicos; la música (y el talón), el presidente Rodríguez Zapatero. Las maratonianas reuniones comenzaron de forma clandestina con Montilla (Generalitat de Cataluña) y terminarán, con luz y taquígrafos, con Juan José Imbroda (Melilla) y Juan Vivas (Ceuta). El desfile de Herrera, Iglesias, Valcárcel y Barreda confirmó lo que ya sabíamos del presidente: que está dispuesto a repartir dinero para todos y para todo. No habrá trasvase del Ebro pero sí trasvases al Júcar desde el Tajo. La fórmula –el modelo- no es nada sencilla de amalgamar. Al Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales (el fondo que interesa a los derechos básicos consagrados por la Carta Magna), es decir, a la igualdad) hay que ‘casarlo’ con el fondo de Suficiencia Global (resto de competencias) y al de Convergencia (evitar que nadie quede en el camino de bienestar hacia la UE). Aquí se abren dos subfondos: el de Competitividad, (recursos adicionales para compensar a las comunidades cuya renta per cápita esté por debajo de la media; y el de Cooperación, que se distribuye entre las comunidades menos ricas. ¿Dónde queda el Fondo de Compensación Interterritorial que se otorgaba en proporción directa a la población y la extensión, e inversamente proporcioinal al paro y a la renta? A estos talones de Aquiles sin fondo –ni el presidente ni Solbes han puesto una cifra a las Fórmulas mágicas de Fierabrás- hay que añadir otro nuevo: el de las comunidades que no crecen en población como Asturias, Extremadura o Castilla y León. ¿Cómo y cuánto se va a repartir? ¿Dónde se incluirán conceptos como la inmigración o la insularidad? Tiene razón el presidente Barreda al afirmar que todos los conceptos nos benefician (extensión, población, personas dependientes, mayores de 65 años y menores de 18) e incluso la insularidad –permítasenos la licencia- si aceptamos como deuda histórica el gobierno de la “Insula de Barataria”, a medio camino entre Alcázar de San Juan, Puerto Lápice y Herencia. Ya verán ustedes dentro de un año reclamando deuda histórica desde los iberos. Nadie discute que las CCAA son también Estado. Pero sí es discutible la falta de lealtad constitucional de Cataluña o País Vasco como cada día demuestran sus dirigentes al no cumplir las leyes del Tribunal Supremo (sentencias sobre la bandera o la lengua común). Zapatero está adelgazando el Gobierno central conduciéndonos a un Estado federal sin reformar la Carta Magna. Mientras tanto, Cataluña está en contra del reparto –Euskadi y Navarra van a su bola- y Valencia, Castilla y León y Aragón reclaman que se cumplan sus nuevos estatutos. Más allá de las cifras que nadie ha precisado todavía, -entonces vendrá el llanto y el crujir de dientes- los castellanomanchegos estamos en inferioridad de condiciones porque nuestra nueva futura constitución sigue debatiéndose en el Congreso y nada dice de estos talones (sin fondo) que tendrán que pasar antes por la Comisión de Política Fiscal y Financiera. La pregunta es ¿para qué? La bilateralidad anulará a la multilateralidad. Adiós a la solidaridad. José María Barreda priorizará las inversiones en educación, sanidad, las prestaciones sociales y atención a la dependencia. Resulta obvio porque es la filosofía que con la que se han aprobado las cuentas públicas. Naturalmente que no se abrirán embajadas ni en París ni en Nueva Gales del Sur. Pero, los catalanes saben que hasta que no le paguemos esos caprichos para colocar al hermano y primo de Carod Rovira, no llegará un duro para los demás. Y eso que solo nos endeudaremos entre 8.000 y 10.000 millones de euros este año. Lo del empobrecimiento de nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos no seria la mayor carga si éste no fuera un paso fundamental en la construcción del estado federal sin reformar la Constitución. Los experimentos con gaseosa. El talón Aquiles de nuestra democracia puede pasar del terrorismo a la deslealtad. Ni un duro a los desleales. La nación no es un concepto discutible y discutido.

Sin categoría

suspenso en educación

EL INFORME PISA confirma que España ocupa el puesto trigésimo cuarto de los 66 países evaluados. Somos campeones en repetidores. Finlandia es el modelo. Estamos en el mismo nivel que hace siete años. Un tercio de los alumnos no lee nunca. Incomprensible. Urge un Pacto por la Educación. Con Vargas Llosa hemos aprendido que la mejor inversión es la de aprender a leer. Urgen reformas y un pacto urgente entre PP y PSOE. Quienes accedimos al Bachillerato con becas del PPO (Principio de Igualdad de Oportunidades) sabemos cuánto cuesta acreditar conocimientos y méritos cuando se nace en pueblos rurales donde no había instituto. La LOGSE de Rubalcaba y la LOE de Zapatero son dos ejemplos de cómo la juventud sigue instalada en la ignorancia y la mediocridad. La mediocridad como medida. La crisis ha puesto de manifiesto la escasa preparación tecnológica de las generaciones amamantadas durante los años de la abundancia. Partidos y sindicatos han contribuido sobremanera a no dar ni un paso atrás en los derechos adquiridos. Prohibido hablar de esfuerzo, sacrificio y excelencia. Impedir un consenso nacional en Educación tras el fracaso escolar crónico es otra estrategia de la distracción del poder (y de la oposición). Noam Chomsky escribió que la autoculpabilidad de los encausados derivará en un pasotismo colectivo exigiendo el “gratis total”: derecho a aprobados sin esfuerzo, a piso, a preservativos, a paro indefinido, –derechos sin deberes- sin darse cuenta de que en una sociedad democrática los derechos solo son cinco: sanidad, educación, desempleo, dependencia y jubilación. Derechos universales, sí, pero que pagamos los contribuyentes. La estrategia de la distracción (y de la tensión) políticas pasa por ejercer además un control absoluto sobre los individuos. Neutralizarlos. Aquí, en la región, la crisis no afecta a la educación. El esfuerzo del gobierno Barreda es loable. Quizás lo perverso sea el sistema. Hay que devolver el protagonismo a los maestros en detrimento de las APAs y de los alumnos rebeldes, normalmente sin causa.

Sin categoría

Bono, sabueso mediático y político

LA PERSECUCION del fundador de la página web WikiLeaks, Julián Assange, que supuestamente está escondido en el Reino Unido ha puesto de manifiesto cuan vulnerables son los soportes informáticos de los Estados Unidos y cómo ante la ineficacia de sus servicios de contraespionaje lo que procede es matar al mensajero. No hay que escandalizarse por los cables a Washington de su Embajada en Madrid. Los redactores cuentan cosas que cualquiera puede leer en los periódicos o escuchar en las tertulias. Decir que “a Zapatero le sienta mal que le den clases de algo”, ya se sabe. Y si no que se lo pregunten al ex ministro Sevilla que quiso darle dos clases de economía por la tarde y lo humilló como ministro de Administraciones Públicas imponiendo al actual titular de Justicia como negociador máximo del Estatut de Cataluña. Para destacar el egoísmo de Moratinos, la poca fiabilidad de Blanco -.”que nunca mira a los ojos”-, la inexperiencia de Chacón, la buena imagen que Rubalcaba tiene de sí mismo o el irresistible ascenso de Bernardino León no hace falta ser ningún primo de James Bond con licencia para matar. Sonsacarle a Aznar que en una situación complicada para España volvería a la política activa –como si la hubiera dejado-, o dudar de si acertó en la elección de Rajoy como sustituto, es constatar una evidencia. “ Rajoy está ahí porque si no, Esperanza o yo romperíamos el PP”, confesaba el propio Gallardón en Serrano, 75, tomando el té de las cinco. La definición de Argyros sobre Bono, entonces ministro de Defensa es toda una obviedad: “Es un sabueso mediático”, dice el embajador. Calmar a USA tras la urgente salida de Irak, vender armas a Venezuela , ofrecer nuevas tropas para Afganistán y desmantelar de Montjuitch la estación de seguimiento de buques de la OTAN en el Mediterrráneo por exigencia de ERC –todo al mismo tiempo- alerta al escribiente de origen griego y se pregunta: “todavía no sabemos cuánto de lo que dice va en beneficio del Gobierno de España y qué dice para su propio engrandecimiento”. Conociendo a Bono, mitad y mitad. Es un animal político en estado puro. Lo mismo carga contra los controladores en un acto institucional – “los únicos culpables» del caos aéreo del fin de semana que han recurrido al «chantaje» para defender sus «privilegios”, que le pide al PSOE que mime a un Rajoy “descansado”, aunque luego le pida perdón en privado. Sin pelos en la lengua es capaz de decir que “los que mandan en el Gobierno son Blanco y Rubalcaba” para agregar a renglón seguido que lo hacen con el consentimiento de Zapatero”. Los escaqueos de Zapatero son notorios en los momentos de crisis. El valor se le presume mientras su cobardía  está acreditada. De ahí los abucheos ante el Congreso del pasado lunes.

 Excelsa es también su defensa de Felipe González, “el mejor presidente de España de la A a la X”. En suma, un político de largo recorrido. Pasarán Rubalcaba y Chacón; se apagará la estrella de Pepiño como se extinguió la de la MTF de la Vega. Se hundirá el PSOE tras el doble cuatrienio “militarista” de Zapatero y aún seguirá ahí, viendo pasar el tiempo, como la Puerta de Alcalá, José Bono, el hombre imprescindible para renegociar con el Partido Popular la reforma de la Carta Magna que pare a los nacionalismos insolidarios- (“defender la unidad de España es lo más progresista”; que desarrolle las leyes de Huelga y Electoral; que frene el desmantelamiento del ruinoso estado de las Autonomías, que financie los Ayuntamientos, que acabe con los 17 Defensores del Pueblo, con las 37 televisiones regionales; con las cesantías de ex ministros, sindicalistas y patronos; el hombre imprescindible para pactar la deuda, el plan hidrológico, el final del terrorismo, el mix energético y la educación. El hombre imprescindible para arreglar con los populares lo que los socialistas han destruido (junto a los separatistas) en los últimos siete años. El hombre que siente las bases de unos II Pactos de La Moncloa para crear lo que más nos falta: empleo. Su ilusionante discurso constitucional es parte del camino. Ahora, pasemos de las palabras a los hechos. Claro que para ello, debería defender en la Ejecutiva Federal socialista lo que declara abiertamente en la prensa. Con el permiso del embajador estadounidense creo que Bono es ante todo un “sabueso mediático y político”. Un hombre cargado de experiencias y de ambiciones a punto de cumplir solo 60 años.

Sin categoría

la constitución en alerta

ESPAÑA celebra el trigésimo segundo aniversario de la Constitución por vez primera en estado de alarma tras una huelga de cielos vacíos. Militarizados los controladores, rendirán honores de ahora en adelante a Carme Chacón mientras Blanco “secuestra” al responsable de los amotinados y Zapatero sigue escondido en La Bodeguillla. Rubalcaba ha salido con el morro acostumbrado a justificar el decretazo franquista que autoriza al gobierno a acojonar al personal. El vicepresidente ha ganado en el BOE el pulso a los conspiradores exacerbando el cabreo colectivo del populacho. Debería haber llegado hasta el final promulgando el estado de excepción. O mejor, declarando la guerra a los multimillonarios empleados de AENA. Y, si procede, a fusilando media docena de sediciosos al amanecer. Patético. Un simple golpe de autoridad (mediático) para desviar la atención sobre la gestión pésima del ministro Blanco. El medio millón de zombis deambulando por los aeropuertos españoles –cabreados- son la viva expresión de un país impotente y desesperado. ¿No tenía que haber dimitido el ministro de Fomento? La forma de hacer política – decretazo mediante- no es la más democrática, precisamente. Este Gobierno ya no da más de sí pero ha conseguido algo importante: hacer olvidar que los parados de larga duración se quedarán sin 426 euros de subsistencia a partir de febrero. Socialismo zapateril. Zarrías ha estado “cumbre” echando la culpa a Rajoy, atrapado en el caos a solas en el Atlántico. La improvisación del Ejecutivo es proverbial. Se han perdido 1000 millones y la imagen de España se ha deteriorado más todavía. ¿Por qué ZP y los controladores no pagan la factura a los afectados? Ya verán como han pactado en secreto que los controladores se vayan de rositas. El ejército invade los aeropuertos y apenas un centenar de policías se destacan en Ceuta y Melilla para detener las presiones anexionistas de Marruecos. En este aniversario (de excepción) la Constitución necesita más lealtad que nunca. Y Zapatero escondido. Su cobardía lo explica casi todo.

Sin categoría

transforma CLM

EL PRESIDENTE de la Fundación Everis, Eduardo Serra, pide “correr más” en las reformas que necesita España para salir de la crisis; la consigna puede extrapolarse a nivel regional. El informe presentado al Rey confirma que solo juntos podemos. El texto no lo dice expresamente pero urge a firmar unos nuevos Pactos de la Moncloa. Entiéndase también un Pacto de Fuensalida. Estos tiempos convulsos son espacios de oportunidad. Hay que arrimar el hombro venga o no a rescatarnos el FMI o el Banco Central Europeo. Ya nada volverá a ser como antes. El Estado de Bienestar no se puede mantener. En apenas doce meses, los españoles ya no están en contra de ampliar a 67 años la edad de jubilación más que nada porque quien más quien menos ha vivido de cerca la tragedia del paro y teme que puedan peligrar incluso las pensiones. El Informe Transforma España – primer logro de la sociedad civil- recoge puntos urgentes como la mejora de la competitividad y el aumento de las exportaciones como medidas para pagar la deuda. La reforma del sistema educativo es esencial. La LOGSE ha facturado un fracaso escolar de un 30 por 100. Trataremos este punto en profundidad en otra entrega porque la buena educación es la base del progreso de la sociedad. La controvertida asignatura “Educación para la ciudadanía” debería explicar en las escuelas e institutos este informe sobre la situación de una España con problemas que tiene soluciones si todos empujamos el carro en la misma dirección. José María Barreda ha abierto las manos al PP, empresarios y sindicatos para que el Pacto por el empleo, agravado por los problemas financieros comience a dar frutos. María Dolores de Cospedal acaba de presentar su programa de cambio con el aval de Mariano Rajoy. Si uno observa las propuestas del PSOE y las del PP, descubre puntos de encuentro suficientes para construir ese puente solidario que transforme a Castilla-La Mancha. ¿Cómo? Creando empleo.