Sin categoría

nuevo frente popular/antonio regalado/ bahía de itaca

                                  LA IZQUIERDA RADICAL inicia la cuenta atrás hacia el 29M con el propósito de ensayar un nuevo frente popular para ganar la calle tras las continuas derrotas electorales. Las tonterías escuchadas en las últimas horas confirman que han perdido la vergüenza y el sentido común. Mientras Chaves aseguraba que si ganaba el PP en Andalucía peligraba la democracia, los “constitucionalistas” Méndez y Toxo consagraban el derecho de huelga por encima del derecho al trabajo como si ellos solos (o en compañía de otros innombrables) no fueran responsables de la herencia recibida por Rajoy. 
Tan desesperados están los convocantes de la huelga general que hasta los no afines a su causa hemos recibido un email instándonos a “no comprar  en ningún supermercado, no entrar en las tiendas ni en los bares, no echar gasolina al coche -¿podemos cargar gasóleo, compañeros?-, a reducir el consumo eléctrico en casa e, incluso, a que no vayamos a buscar el pan. Menos mal que no nos prohiben comprar el periódico.
Pero lo más tierno es el llamamiento de nuestro paisano Cayo Lara invitando al “camarada” Rubalcaba a encabezar con él un piquete informativo en Madrid. Francamente, tras la respuesta andaluza, no lo veo yo convenciendo a los trabajadores de que no vayan al tajo.  «Yo también soy delegado de UGT y podemos hacer algo más contundente y eficaz contra estos miserables del PP y sus amiguitos los empresarios», leo a un sindicalista en un blog próximo al 15-M.  «¡No gastes ni un solo céntimo durante el día 29 de marzo!», gritan estos patriotas anti sistema con el objetivo de parar la economía. Ni caso. Tonterías, las justas. 
El trabajo es un privilegio. Este frente popular no puede suplantar al legítimo gobierno de la Nación que en apenas 94 días ha hecho más reformas que el anterior en 93 meses. El jueves, pensando en los parados, todos al curro. Al fin y al cabo, somos lo que defendemos.
 

Sin categoría

fracaso en llamas/ antonio regalado/ bahía de itaca

LA REDUCCION DEL CONSUMO ELECTRICO en un 16% es el indicador más fiable para saber cuál fue la incidencia real de la huelga general del pasado jueves. Los sindicatos de la región cifran el paro en el 82 por ciento mientras la Administración y la patronal lo reducen al 12. Los sectores más activos, como siempre, educación, sanidad, universidad, funcionarios de la Junta, Diputaciones y Ayuntamientos -es decir, quienes tienen un empleo fijo-, estudiantes que no estudian, socialistas que se quedaron en casa el 29-S- 2010, cuando Zapatero nos engañaba mañana tarde y noche, y los autónomos amenazados por los piquetes.

Debe ser de una valentía enorme insultar al dueño de un bar o a una peluquera mientras los matones introducían palillos y silicona en las cerraduras para impedir que abriera sus puertas. O chinchetas para estrangular el tráfico. El sabotaje cibernético al SESCAM es un delito social del que los sindicatos (y sus amigos) deben responder ante los tribunales. Hay que felicitarse por ese ejemplar racimo de ciudadanos toledanos que se enfrentaron en el mercado a la horda de piqueteros, y a la policía nacional por su magnífico trabajo impidiendo que los agitadores “okuparan” el palacio de Fuensalida.

La huelga ha sido un fracaso colectivo. Especialmente para unos sindicatos politizados y anclados en el pasado. Unos anti patriotas consentidos a los que todo les sale gratis. La inmensa mayoría de los españoles quieren trabajar. Sindicatos, IU y PSOE han ensayado conjuntamente su segundo frente popular. Y lo intentarán de nuevo el 1° de mayo. Esperemos que el Gobierno siga firme y acelere las reformas. Urge una ley de huelga que expresamente prohiba los mal llamados piquetes informativos. Matonismo no, gracias.

Lo que queda del 29-M es la imagen del Starbucks barcelonés en llamas dando la vuelta al mundo, lo que minará la credibilidad de España, hará subir la prima de riesgo y alejará las inversiones extranjeras y, por tanto, el empleo.

1

La iniciativa del Ejecutivo central de adelantar a los ayuntamientos el dinero de las facturas no pagadas ha puesto al descubierto el despilfarro oficial haciendo buena aquella  frase de Carmen Calvo de que  “el dinero público no es de nadie”.
La crisis ha estallado también en el corazón de la democracia local y autonómica. Nuestras  cinco capitales de provincia deben 113 millones a los proveedores: Albacete (35 millones); Ciudad Real (10), Cuenca (22), Guadalajara (18) y Toledo (28).  Extrapolando las cantidades solicitadas a Hacienda, los municipios  castellano-manchegos recibirán del consocio Banca-ICO casi 1.000 millones,  dinero hurtado a  pymes y autónomos que hay que devolver en 10años. Una hipoteca que, unida a las facturas encontradas en los cajones de la  Junta,  y a la deuda acumulada (unos 6.870 millones de euros) son una losa de granito para la creación de empleo. Ya nadie puede gastarse ni un céntimo más de lo que ingrese.
Hay que deshacer esta sociedad de derechos sin deberes porque el mundo se tambaleó el 11S y se acabó el 11M.  Y devolver el  liderazgo a los empresarios que crean riqueza y la reparten. No a las subvenciones al cine, sindicatos, patronal y energías verdes. Puro despilfarro. Y los cursos de formación profesional deben volver a las Universidades Laborales.   Las reformas de Rajoy son el principio de la nueva era aunque todo estaba escrito ya en el Imperio, en plena tiranía de César. En el Senado de Roma, hace 2064 años, Marco Tulio Cicerón denunciaba que “el presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro, re-aprovisionarse, la deuda debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos, moderada y controlada; y la ayuda a otros países debe eliminarse para que la República no vaya a la bancarrota”. Y terminaba el gran abogado y orador: “La gente debe aprender nuevamente a trabajar antes que vivir a costa del Estado”. Lo dicho: es preciso, como pide UPyD, refundar España; refundarla en todas direcciones.

Sin categoría

hay que deshacer la casa/antonio regalado

La iniciativa del Ejecutivo central de adelantar a los ayuntamientos el dinero de las facturas no pagadas ha puesto al descubierto el despilfarro oficial haciendo buena aquella  frase de Carmen Calvo de que  “el dinero público no es de nadie”. La crisis ha estallado también en el corazón de la democracia local y autonómica. Nuestras  cinco capitales de provincia deben 113 millones a los proveedores: Albacete (35 millones); Ciudad Real (10), Cuenca (22), Guadalajara (18) y Toledo (28).  Extrapolando las cantidades solicitadas a Hacienda, los municipios  castellano-manchegos recibirán del consocio Banca-ICO casi 1.000 millones,  dinero hurtado a  pymes y autónomos que hay que devolver en 10 años. Una hipoteca que, unida a las facturas encontradas en los cajones de la  Junta,  y a la deuda acumulada (unos 6.870 millones de euros) son una losa de granito para la creación de empleo.

Ya nadie puede gastarse ni un céntimo más de lo que ingrese. Hay que deshacer esta sociedad de derechos sin deberes porque el mundo se tambaleó el 11S y se acabó el 11M.  Y devolver el  liderazgo a los empresarios que crean riqueza y la reparten. No a las subvenciones al cine, sindicatos, patronal y energías verdes. Puro despilfarro. Y los cursos de formación profesional deben volver a las Universidades Laborales.

   Las reformas de Rajoy son el principio de la nueva era aunque todo estaba escrito ya en el Imperio, en plena tiranía de César. En el Senado de Roma, hace 2064 años, Marco Tulio Cicerón denunciaba que “el presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro, re-aprovisionarse, la deuda debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos, moderada y controlada; y la ayuda a otros países debe eliminarse para que la República no vaya a la bancarrota”. Y terminaba el gran abogado y orador: “La gente debe aprender nuevamente a trabajar antes que vivir a costa del Estado”. Lo dicho: es preciso, como pide UPyD, refundar España; refundarla en todas direcciones.

Sin categoría

refundar el estado/AntonioRegalado/Bahía de Itaca

La iniciativa del Ejecutivo central de adelantar el pago de las facturas de los ayuntamientos ha puesto al descubierto el despilfarro oficial haciendo buena aquella  lamentable frase de Carmen Calvo de que  “el dinero público no es de nadie”.  Contrasta esta filosofía  mediterránea con la tradición  protestante según la cual no pagar  impuestos es un robo a la comunidad y malversar caudales públicos un delito social, ambos sin prescripción. 
   La crisis ha estallado también en el corazón de la democracia local y autonómica. Nuestras  cinco capitales de provincia deben 113 millones a los proveedores: Albacete (35 millones); Ciudad Real (10), Cuenca (22), Guadalajara (18) y Toledo (28).  Extrapolando las cantidades solicitadas a Hacienda, los municipios  castellano-manchegos recibirán del consocio Banca-ICO casi 1.000 millones, dinero a devolver hasta 2022, con dos años de carencia. Una hipoteca que, unida a las facturas encontradas en los cajones de la  Junta antes del 22 de mayo, y a la deuda acumulada (unos 6.870 millones de euros) son una losa para la creación de empleo.
No se puede gastar ni un céntimo más de lo que se ingresa; hay que abandonar las tentaciones faraónicas y el gratis total en promociones, cenas y viajes al exterior. Es tiempo de incluir en el Código Penal la irresponsabilidad de los gestores públicos. Y de inhabilitarlos para la acción política. Ha llegado el momento, como UPyD ha pedido en el Parlamento aunque se haya quedado tremendamente sola con sus cinco votos, del adelgazamiento de las Administraciones públicas, de derogar los regímenes forales y de facultar al Gobierno de la Nación con mecanismos de control que impidan que PP, PSOE, nacionalistas e independentistas, esquilmen las arcas y sigan riéndose de los contribuyentes encabezando luego las listas los corruptos como ciudadanos honorables. Hace falta más ética, más austeridad y más transparencia en las cuentas públicas y acabar de una vez y para siempre con las cesantías en cargos electos y en empresas públicas. El mayor orgullo de un servidor público debe ser servir y no servirse. 
¿Alguien en su sano juicio puede entender que las ex ministras Aido y Corredor, las ex secretarias de Estado del mismo apellido, ahora una en Naciones Unidas y la otra como diputada nacional,  cobren simultáneamente tres sueldos de los Presupuestos Generales del Estado? Parecería razonable que los ex presidentes del Gobierno pertenezcan al Consejo de Estado y se les mantenga la seguridad, pero, con casi seis millones se parados, ¿es permisible que cobren otro sobresueldo? Y lo mismo sucede con dirigentes autonómicos, ex consejeros, gestores de cajas públicas arruinadas con pensiones vitalicias escandalosas… Lo de los EREs andaluces (Javier Guerrero) e Invertaria (Laura Gómiz) se llama corrupción. Pero Felipe González exculpa a Cháves y a Griñán porque -dice- son dos hombres honrados.  Por fortuna, la fiesta ha terminado. 
Hay que deshacer esta sociedad de derechos sin deberes. Y dar protagonismo a loa empresarios y a los emprendedores que son quienes crean riqueza y la reparten. Abajo a las subvenciones del cine, de los sindicatos, de la patronal y de las energías verdes que son más caras que la sequía. Y  los cursos de formación profesional deben volver a las Universidades Laborales. Cinco minutos antes de que los liberados sindicales y los anti sistema destrocen un poco más España con la huelga general  anunciada para el 29M, apoyemos a las fuerzas del orden para que nadie pueda ser privado de su sagrado derecho de acudir al tajo. Los sindicatos estabulados y muchos trabajadores incautos no se han dado cuenta aun de que el mundo se acabó el 11S y que nosotros, además, tuvimos nuestro gólgota particular el 11M-2004.    Las reformas de Rajoy son el principio de la nueva era aunque todo estaba escrito ya en el Imperio, en plena tiranía de César: En el Senado de Roma, hace 2064 años, Marco Tulio Cicerón denunciaba “el presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe re-aprovisionarse, la deuda debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos, moderada y controlada; y la ayuda a otros países debe eliminarse para que la República no vaya a la bancarrota”. Y terminaba el gran abogado y orador: “La gente debe aprender nuevamente a trabajar antes que vivir a costa del Estado”. Lo dicho: hay que refundar España. Y en todas direcciones.

Sin categoría

quieren acabar con nosotros/antonioregalado

EL último barómetro del CIS retrata un estado de ansiedad y depresión generalizados. Nueve de cada diez ciudadanos ven el el presente con temor y el inmediato futuro sin días  de lluvia. El paro es la peor de nuestras pesadillas. Y ahora los sindicatos y la izquierda  se han echado a la calle para sembrar de minas la tierra quemada desde 2004.
A la misma hora en que UGT, CCOO y la izquierda desnortada anunciaban la huelga general contra una reforma laboral demanda por el sentido común, el Consejo de  Ministros aprobaba el Real Decreto de financiación a proveedores, las medidas de protección para las familias con todos los miembros en paro -pago en dación- y autorizaba casi 5.000 millones de endeudamiento a las CCAA -de ellos, 1.528,72 Castilla-La Mancha- para evitar la quiebra. La presidenta María Dolores de Cospedal  está moderadamente satisfecha al entender que con estas medidas pronto reverdecerá el tejido productivo y con ello, se crearán esperanza y empleo.
El egoísmo sindical unido a la vileza de ocupar la calle el 11M, profanando la memoria de las 195 personas fallecidas y de las 1.500 familias rotas para siempre por el brutal atentado de Madrid, convencerá a las gentes de bien a no secundar la farsa de unos alborotadores de salón que solo pretenden castigar no solo a un gobierno elegido democráticamente por la inmensa mayoría sino a España entera. Ello potenciará la prima de riesgo con las portadas incendiarias en el New York Times.
Mariano Rajoy tiene la obligación de reformar  la Administración -el Estado autonómico es económicamente inviable- con sus 17 reinos de Taifas encastillados en el despilfarro. La respuesta de los radicales perdedores en las urnas -son demócratas mientras ostentan el 51% de los votos- confirma que las medidas tomadas por Moncloa van en la buena dirección. Frente a las mentiras de la izquierda, existen 1001 motivos para creer… en el gobierno de La Nación.

Sin categoría

Motivos para creer… al gobierno/bahía de Itaca/antonio regalado

Mientras los sindicatosapostaba por la huelga general, el Consejo de Ministros decretaba la financiación de proveedores, la dación en pago yampliaba elendeudamiento de Castilla-La Mancha para evitar labancarrota heredada.

TOLEDO/BAHIA DE ITACA                               

                                          Motivos para creer

POR ANTONIO REGALADO

El último barómetro del CIS retrata un estado de ansiedad y depresión generalizados. Nueve de cada diez ciudadanos ven el el presente con temor y el inmediato futuro sin días  de lluvia. El paro es la peor de nuestras pesadillas. El presidente del Gobierno Mariano  Rajoy no se ha cansado de repetir en sede parlamentaria que las reformas son urgentes y necesarias. En apenas setenta días ha tomado más decisiones que su predecesor en siete años. Sin duda, las lágrimas de hoy son la semilla que germinará mañana aunq cultivando un terreno minado sobre una tierra quemada. Los  sindicatos, los partidos de izquierda y los anti sistema se han conjurado para que el ruido de la calle silencie la labor de un ejecutivo responsable que solo piensa en resolver los problemas de la gente. A la misma hora en que UGT, CCOO y la izquierda desnortada anunciaban la huelga general contra una reforma laboral demanda por el sentido común, el consejo de ministros aprobaba el Real Decreto de financiación a proveedores, las medidas de protección para las deudas hipotecarias no superiores  a  200.000 euros para las familias con todos los miembros en paro -pago en dación- y autorizaba casi 5.000 millones de endeudamiento a las CCAA -de ellos, 1.528,72 a Castilla-La Mancha- para evitar la quiebra. El objetivo es que reverdezca cuanto antes el tejido productivo y con ello, se cree empleo y esperanza. El egoísmo sindical unido a la vileza de ocupar la calle el 11M, manchando la memoria de las 195 personas fallecidas y de las 1.500 familias rotas para siempre por el brutal atentado de Madrid, hará que pensar a las gentes de bien para no secundar la farsa de unos alborotadores de salón que nonsolo pretenden castigar a un gobierno elegido democráticamente por la inmensa mayoría sino dañar la imagen de España en el mundo.

Estamos seguros de que la ley de huelga -esa asignatura pendiente desde hace 35 años- estará lista en unos meses para que los sufridos contribuyentes no seamos por más tiempo rehenes de sindicatos irresponsables o de colectivos como los pilotos se Iberia que se resisten a perder sus privilegios feudales. Son los mismos progresistas que se rasgan las vestiduras cuando el ministro Gallardón busca ayudas alternativas a las menores embarazadas para que el aborto no se convierta, legalmente, en un asesinato. La crisis económica, tan cruel, tan despiadada, tan dramática, no debes hacernos olvidad que la defensa de la  vida y de la libertad son principios y derechos que no se negocian jamás.

El gobierno de la Nación tiene la obligación de reformar el Estado -el estado autonómico es inviable con sus 17  reinos de Taifas encastillados-  salvo excepciones en el despilfarro. Las refoema van en esa sireccion. Como la crisis nos afecta a todos, las decisiones políticas, sociales y económicas tomadas por el gobierno del PP en menos de 100 días indican que van en la buena dirección. Los sindicatosnaftúan irresponsablemente porque saben que todo les sale gratis total. deberían vivir densus cuotas y acabar con las asesoríaa en las empresas públicas. No hay más que ver cómo se comporta la izquierda (sola o en compañía de otros y comprobar cómo se han instalado en el mismo barco de la insolidaridad.

Paralelamente, la  Iglesia católica, siempre tan denostada, ha entregado otris 5 milones a Cáritas,  para dden de comer a tanto desheredado de la fortuna y hambriento. No por caridad sino por solidaridad, por justicia social.  A pesar de la incertidumbre que nos asfixia, existen, gracias a Dios, muchos motivos para creer al gobierno.p

Sin categoría

En busca del tiempo perdido

POR ANTONIO REGALADO

El presidente del Gobierno pactó con Merkel y Sarkozy minutos antes de  comenzar la última cumbre europea que España se plantaría en el 5,8% del déficit porque nos estrangularía la convivencia llegar al 4,4 en diciembre. El ajuste, brutal: 39.000 millones más de lo previsto porque el PSOE engañó a Bruselas y a todos los españoles. Rajoy, con todos los datos menos los de Andalucía, adelantó que todavía lo peor está por llegar: un decrecimiento del PIB del 1,7% este año y un incremento del paro de 600.000 personas. ¿Rebasaremos la escandalosa línea roja se los 6 millones? Por decirlo en cifras: uno de cada cuatro españoles en edad de trabajar no tendrán empleo. A pesar de esta tragedia reconforta ver que el Ejecutivo no nos  miente. Por ello hay que creerlo cuando afirma que “solo necesitamos tiempo; en 2013 cumpliremos con el 3% exigido por la UE”. Los 112.000 parados más en febrero confirman que, desgraciadamente, no hemos tocado fondo.
La presidenta de Castilla-La Mancha, María  Dolores de Cospedal también pide tiempo por la herencia recibida. El PIB bajará un 2,1 este año en la región y el paro podría acercarse al 26%, (unos 300.000 desempleados). Una tragedia y un fracaso colectivos. Su llamamiento al optimismo y a la unidad en la clausura del I Congreso de los Autónomos de CEAT-C-LM debería hacer reflexionar a quienes incendian las calles y buscan la confrontación con los empresarios cuando son éstos los que crean riqueza y empleo.
Ante la gravedad de la crisis resulta incomprensible que la izquierda  entera abogue por  expandir el gasto. La alternativa a la política de sacrificios y de esfuerzos compartidos exigida por Rajoy-Cospedal, la padecemos en carne viva con el derroche de Zapatero-Rubalcaba. A cinco minutos de evitar el  hundimiento, necesitamos políticos valientes y honrados para tiempos tan difíciles. Hay que recuperar en 20 meses todo el tiempo y la credibilidad perdidos en el negro  septenio socialista.