directa

Un hombre solo/antonio regalado

Su Majestad dejó claro que la decisión de “quien es el Jefe del Gobierno de la Nación corresponde al Parlamento y que el marco para toda negociación es la Constitución“.

Un hombre solo

ANTONIO REGALADO. Fotos: EL MUNDO, EFE y MONCLOA

En su mensaje de Navidad, el Rey ha reivindicado un pacto por la convivencia dentro de la Constitución. Ha apelado al espíritu de la Transición que nos ha proporcionado los mejores años de nuestra vida. Cuarenta y uno. Una eternidad. Y en una eternidad siempre se puede se puede empezar de nuevo. El lenguaje corporal de Felipe VI delataba su preocupación por el deterioro institucional tras dieciocho meses de un gobierno débil y en funciones.

Los jóvenes y el futuro

Empezó su discurso recordando a los que “viven situaciones difíciles por razones personales, económicas o sociales; o estáis lejos de vuestro hogar y seres queridos” para seguir reflexionando como cada año “sobre la democracia; sobre la cohesión social y territorial, la economía y el paro o la educación; también sobre la corrupción, el terrorismo o la violencia contra las mujeres”.

El Jefe del Estado conoce bien los problemas actuales de los españoles y nuestra historia; por eso aludió al pasado, alabando a los hombres y mujeres que construyeron con voluntad democrática la Transición mediante “la reconciliación y la concordia; el diálogo y el entendimiento; la integración y la solidaridad.

Y luego miró a lo lejos, al futuro, con los jóvenes como protagonistas, en un mundo tecnológicamente cambiante perro lleno de oportunidades. “Tenéis talento, creéis en la paz, estáis abiertos al mundo porque sois y os sentís europeos, sois solidarios, estáis comprometidos con las causas sociales, con la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. Queréis vivir y convivir, pero tenéis problemas serios. Os tenemos que ayudar a construir un proyecto de vida personal y profesional, con un trabajo y un salario dignos, a tener un lugar adecuado en donde vivir y, si así lo queréis a formar una familia”. Objetivo real: construir un país mejor.

Respeto a las reglas de juego

El discurso del Rey obvió deliberadamente el problema político más grave de nuestro siglo: el separatismo catalán (y vasco) después del golpe de Estado del 1-0/2017. El Tribunal Supremo ha condenado a varios protagonistas por sedición y malversación –no por rebelión como pedía la Fiscalía-, pero lo grave, no es que el gobierno salido del 10-N esté negociando con los delincuentes de ERC y del Gobierno de la Generalitad –Torra está condenado también por desobediencia-, esté negociando, decíamos, una investidura para un gobierno Frankestein compuesto de socialistas radicales, comunistas bolivarianos, separatistas catanazis, amigos de los terroristas de ETA y peneuvistas corruptos que intentan anexionarse Navarra y otras mareas antisistema.

No y no; lo más grave es que el que alienta esa proeza no es ni más ni menos que don Pedro Sánchez i Pérez Castejón, candidato del PSOE y líder máximo del procés separatista catalán que ha aceptado todas las condiciones del Pacto de Pedralbes y ahora se ha convertido en el “blanqueador” del golpista Oriol Junqueras –“lo volvería hacer”, repite el líder de ERC desde su cárcel dorada de Lladoners. Solo le falta a Sánchez llevarle la amnistía –el indulto es insuficiente- a prisión. Si hay que reptar, se repta. ¡Mi vida por un Falcon¡

El doctor Sánchez, se ha entregado en cuerpo y alma –cuerpo bello en alma turbia, naturalmente-, a los enemigos de España.

El Rey, en su discurso no ha mencionado Cataluña ni una sola vez ni se ha postulado como algunos esperaban como interlocutor político de Quim Torra. Ha seguido su camino en soledad, apelando a nuestra Constitución, que no es una realidad inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela nuestros derechos y libertades.

“Una convivencia que se basa en la consideración y en el respeto a las personas, a las ideas y a los derechos de los demás; que requiere que cuidemos y reforcemos los profundos vínculos que nos unen y que siempre nos deben unir a todos los españoles; que es incompatible con el rencor y el resentimiento, porque estas actitudes forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan”.

E insistía el monarca: “una convivencia en la que la superación de los grandes problemas y de las injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo y de la unión ante los desafíos y las dificultades”. En suma, respetar las reglas del juego democrático.

Su Majestad dejó claro que la decisión de “quien es el Jefe del Gobierno de la Nación corresponde al Parlamento y que el marco para toda negociación es la Carta Magna”.

Reacciones y silencios

Las reacciones al discurso del Rey se corresponden exactamente con el arco ideológico multidisciplinar en que ha devenido el bipartidismo. El PP, como primer partido de la oposición acaba de descubrir que el cambio de régimen de Pedro Sánchez, incluye como objetivo esencial el derrocamiento de la Monarquía Parlamentaria. Tras calificar de esencial e histórico el mensaje regio, Teodoro Garcia Egea, secretario general, acusó al presidente disfuncional de “buscar aliados para derribar al Rey”. Parece que se han caído del guindo y los populares descubren al fin que el Frente Popular intenta dinamitar la Constitución y la Monarquía Parlamentaria. Simultáneamente.

Santiago Abascal aplaudió la sensatez y la templanza del discurso y destacó la frase “confiemos en España y mantengámonos unidos”. Inés Arrimadas lo calificó de atinado y pertinente y recurrió a la filosofía de Ciudadanos: “Los españoles tenemos grandes retos por delante y la mejor forma de encararlos es uniéndose en torno a los valores constitucionales”.

Todos los socios de Sánchez (ERC, ex – CiU, PNV, Bildu, Compromís, BNGa y Unidas Podemos han atacado al Rey tratando el discurso de “mitin de VOX, irrelevante y antiplurinacional”.Cristina Narbona, presidenta del PSOE –la de los 17.000 millones en desaladoras que no producen ni un litro de agua potable y que desguazó el PHN-, a trancas y barrancas, se limitó a decir que el Rey “ha identificado con nitidez los retos de España en su mensaje de esperanza y confianza”- O sea, nada. Quiero decir nadar y guardar la ropa hasta que salga el sol por Antequera.

¿Y el gobierno en funciones? Silencio sepulcral. Ni siquiera Sánchez ha sido capaz de apoyar al Jefe del Estado de los ataques de sus “accionistas” en plena negociación con ERC.

Antonio Robles, un hombre de la izquierda decente y máximo exponente de la resistencia al nacionalismo en Cataluña, se preguntaba hace unas horas si en el PSOE no quedan todavía 11 diputados justos (y sin piedad contra Sánchez), para detener esta deriva hacia el federalismo asimétrico de Miquel Iceta –siempre dispuesto a negociar la investidura y los presupuestos en la cárcel con Junqueras-, para detener este gobierno sostenido por la corrupción y el golpismo.

La verdad, admirado colega y sin embargo amigo, no. Los grupos parlamentarios son un rebaño de cancinas modorras que siguen al jefe que nutre su pesebre. ¿Quién se enfrentó a Rajoy cuando durante años no hizo nada con su mayoría absoluta para detener los dos golpes de estado por los que pasará a la historia de la infamia? Nadie con escaño en el Palacio de la carrera de San Jerónimo y en la Plaza de la Marina Española.

El silencio de Moncloa es coherente con sus ruedas de prensa sin preguntas, con sus ausencias y displicencias para responder a los problemas de cada día, con su aprovechamiento de los medios públicos y privados en horas punta y con sus mentiras persistentes en su tesis doctoral y en sus campañas electorales. Estamos ante un presidente que ha descubierto el botox para “enyesar” su rostro de cemento armado. Su mirada de personaje maquiavélico le delata como un mal gobernante y peor persona. Dada su trayectoria de venganzas internas y externas cabe preguntarse si este político está capacitado para gobernar. Mi respuesta es no.

Lo que queda del año

La culpa y la responsabilidad de lo que suceda en el 2020, es única y exclusivamente de Pedro Sánchez que quiere seguir gobernando con los enemigos de España a cualquier precio. Un precio que pagaremos nosotros para que él siga disfrutando del Falcon 950D, gratis total. Por mucho lifting que se haga en sus mejillas no podrá ocultar que es un impostor.

Lo que queda del año es la heroica actuación del Gobierno y del TS para inhumar los restos del general Francisco Franco, el creador de las pagas extraordinarias de julio y de Navidad. . Habría que condecorar a todos ellos con medallas pensionadas por su excelso valor.

Lo que queda del año es una sentencia benévola del 1-0 contra unos delincuentes golpistas que quieren salir a la calle para volver a delinquir. Es la imagen de una España indefensa ante un miserable fugitivo como Puigdemond, que se ríe de todos nosotros cobrando (190.000 euros, anuales incluyendo el sueldo de su señora en la Diputación de Barcelona) y ahora, además, eurodiputado. Lo que queda de este año es el sobreseimiento de los robos durante 40 años de Jordi Pujol i Solei, el mayor ladrón público de Europa, incluida la familia Ceaucescu.

¿No hay ningún funcionario público responsable de dejar pasar impunemente el tiempo para que estos tipos no vayan a la cárcel y devuelvan el dinero robado a los contribuyentes? No, no lo hay. Otrosí decimos de la sentencia de los Eres andaluces y de la jueza Bolaños, muro de contención del saqueo socialista.

Lo que queda del año es el terremoto político de Ciudadanos que gracias a la ambición desmesurada de Albert Rivera, casi ha terminado con el liberalismo español.

El año nos deja un editorial histórico de EL PAIS sobre este asunto en el que no nombra ni una sola vez al partido beneficiado, el PSOE, ni utiliza en momento alguno el adjetivo socialista. Unos artistas de la manipulación. Una vergüenza para el periodismo. Y encima dan lecciones de ética y moralidad como Pujol todos los días por la mañana.

Lo que queda del año, son las resoluciones del último Congreso de ERC -los amigos de Hitler en 1938 cuando invadió los Sudetes- que han proclamado abiertamente la anexión de la Comunidad Valenciana, Baleares, parte de Aragón y el Rosellón francés, como provincias de los nuevos Países catalanes. Y nadie las recurre como anticonstitucionales y golpistas.

Quedan, además, la infamia del PSN blanqueando a Bildu en Navarra, el nuevo estatuto separatistas y racista del País Vasco, amparado por UP, Bildu y PSE; las imprecaciones del doctor fraude contra Iglesias –“¿cómo vamos a gobernar con un socio que nos va a pedir el referéndum de Cataluña?; yo no podría dormir en La Moncloa ni el 95 % de los españoles tampoco”, gimoteaba en los medios afines. Pelillos a la mar; desde el 12 de noviembre duerme a pierna suelta con el silente Pablo, que se ha caído del caballo bolivariano hasta que suba al coche oficial con su mochila de corrupción podemita, repartida en sobresueldos cual Bárcenas del PP. ¿Y el maltrato al servicio? Un poco más y consagra el derecho de pernada a sus sirvientes.

Lo que queda de este año 2019 son, además, el terrorismo de los CDR y del Tsunami democrático, alentados por el representante del estado en Cataluña, que incendió y paralizó Barcelona, ahuyentó la inversión e inició un periodo de violencia necesario para consolidar el paso siguiente hacia la meta del independentismo. La violencia genera miedo y terror, los elementos principales de la revolución totalitaria. ¿Era esa la revolución de las sonrisas?

Lo que queda del año es el paro que castiga a los jóvenes especialmente; la violencia contra las mujeres, -55 hasta hoy-, la permisividad con los traficantes de armas y drogas en nuestro país (especial dejación en el sur del sur); el silencio sobre los juegos de azar en los móviles, el mobbing escolar, la anorexia y el suicidio. Mejor mirar para otro lado.

Lo que queda del año son las imágenes de desamparo por las inundaciones que anegaron el Levante y el sureste español, la crisis del Mar Menor, las riadas de Arganda del Rey, los incendios que arrasaron Canarias, la inmigración ilegal, el escaso peso que tenemos en Europa, la imprevisión ante el Brexit, nuestra complacencia con Venezuela y los regímenes totalitarios en América Latina y la encerrona a los Reyes en su visita a Cuba.

Lo que queda del año es el ejemplo de Rafa Nadal con 19 grandes en su historial.

Además, estas dos primeras décadas del siglo XXI –entramos ya en la tercera- nos han traído el populismo demagógico para arreglar el mundo en dos minutos; la medicina hecha a medida, las “fake news” y la post verdad; la nueva era del “Me too”, el cambio climático, la cultura enlatada en podcast y en tv a la carta, los refugiados del hambre y de las guerras; una nueva astrofísica que fotografía agujero negros a millones de años luz, los robots y la gran decepción de las redes sociales.

Y por último, tras 545 de mandato socialistas disparando decretos-ley sin piedad, España atraviesa el momento más difícil de nuestra democracia con un candidato a Jefe de Gobierno que, como decía al principio, lidera el procès independentista en Cataluña y se ha subido a la ola de la plurinacional. Si Sanchez consigue la mayoría de la Cámara Baja en segunda votación y el compromiso con ERC incluye los Presupuestos Generales del Estado 2020, los socios frentepopulistas le habrán regalado munición suficiente hasta 2023 para desmantelar la Carta Magna mediante leyes habilitantes, que serían refrendadas por la mayoría antiespañola.

Si en 18 meses de PSiPC –don Pedro el del lifting- ha dejado las instituciones bajo mínimos con esa exigua minoría de 123 escaños, qué no será capaz de hacer con la legitimación de los votos de sus socios radicales.

Pedro es un escapista progresista que nos helará el corazón. Es un hombre sin principios. No es de fiar. Su palabra vale menos que nada. Es el emperador de la incertidumbre, el mayor enemigo del progreso.

Un hombre bueno

Este quinto discurso regio, ha confirmado a un Jefe de Estado valiente, comprometido con todos los ciudadanos y defensor de la Constitución, la norma que más radicalmente en positivo ha cambiado nuestras vidas. “La obra más valiosa de nuestra democracia y el mejor legado que podemos confiar a las generaciones más jóvenes; y, por ello, debemos evitar que se deteriore o se erosione; debemos defenderla, cuidarla, protegerla; y hacerlo con responsabilidad y convicción”.

Una reflexión en voz alta de un Jefe de Estado que nos invita a seguir siempre adelante; un Monarca que, aunque diera esa impresión de lejanía en la noche del 24 a las 21horas, no está solo. Sabe que tiene un pueblo fiel que ama la libertad y la unidad de la Patria. Un hombre bueno, nunca está solo. ¡Viva el Rey!

BAHIA DE ITACA

directa

la vía 221/ antonio regalado

El abrazo de Pablo a Pedro en Moncloa no es otra cosa que un pacto de sangre firmado sobre el Everest de corrupción y del sectarismo de la izquierda y los nacionalistas a cambio de seguir en el poder e ir amanecer tras amanecer destruyendo la unidad de nuestra Nación.

                   

La Vía 221

 

Antonio REGALADO / Fotos: El Mundo

Después de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) el presidente del gobierno en funciones debería suspender las negociaciones para dejarse investir –mejor embestir– por los delincuentes de ERC, los antiguos convergentes, los neocorruptos peneuvistas,  los discípulos de ETA y los comunistas bolivarianos de Podemos. Pero el doctor Sánchez sigue mendigando a Junqueras que se abstenga para legitimar su fracasado referéndum  del 10-N. Toda la campaña electoral fue una mentira –“nunca pactaré con Bildu; no podría dormir teniendo ministros de Iglesias en el gabinete” y cinco minutos después de las generales selló un pacto de supervivencia (y progresista, por supuesto)  con UP para legitimar su pírrica victoria.

Por la corrupción al poder

Excepto  un decálogo de ideas genéricas no sabemos nada de esa filosofía de trabajo salvo que taparán la corrupción comunal que abarca a todos ellos: Eres, cámaras acorazadas, cajas fuertes,  sindicalistas de UGT trincones,  sobresueldos de dinero negro en el comité central del matrimonio de Galapagar, vejación a los escoltas, despido de los denunciante;  el caso de Miguel –financiación perpetua de los nacionalistas del norte, corrupción pujolistas desde hace 30 años, blanqueamiento de Otegui y aquí paz y después gloria.

Siendo grave la corrupción –Torra ha sido inhabilitado por desobediencia hace unas horas –“No hay tribunal que me pueda inhabilitar porque yo no reconozco al tribunal español”-,  sostiene este racista   con la  altanería propia de un dictador bananero, no es lo peor. Lo peor pudiera ser que el PSC con el bailónIceta nos ha recordado que somos 9 naciones y que solo hay una fórmula de reformar/destrozar España: balcanizándola  para  volver al federalismo (asimétrico, por supuesto) Una estupidez porque el federalismo une partes separadas para forma un todo. 

No, no; lo más terrible todavía  es que los aliados del presidente sin investidura todavía  son todos antiespañoles, anticonstitucionalistas, no republicanos sino abiertamente antimonárquicos,  y don Pedro Sánchez se ha puesto a la cabeza del procés, admitiendo la mesa negociadora, el tratamiento de igual a igual con los separatistas, un relator internacional, un referéndum y… la independencia de Cataluña.

Este fin de semana, el Congreso de ERC ha consagrado esta hoja de ruta  en la negociación (secreta) con La Moncloa añadiendo la expansión del espacio vital nazi: y Son  un espejo de la invasión de los Sudetes por Adolf Hitler (1938)  que tanto alabaron en aquellos finales de octubre ERC y el PNV. 

El abrazo de Pablo a Pedro en Moncloa no es otra cosa que un pacto de sangre firmado sobre el Everest de corrupción y del sectarismo de la izquierda y los nacionalistas a cambio de seguir en el poder e ir amanecer tras amanecer destruyendo la unidad de nuestra Nación. Si los constitucionalistas no hacemos nada, en apenas dos legislaturas, no reconocerá nuestra Patria “ni la madre que la parió” (Alfonso Guerra dixit)

El ganador se lo lleva todo

La mayor responsabilidad de este deterioro de las instituciones y de la convivencia, de la inseguridad y de la inestabilidad politica y económica se la debemos a un PSOE callado como muerto que permite a su general secretario hacer y deshacer lo que quiera sin contar con los órganos de dirección. Hasta Page y Lambán se han terminado creyendo que el ex jugador de baloncesto va a “negociar dentro del marco de la “seguridad jurídica”. Ni siquiera utiliza ya la palabra clave: Constitución.

Las patéticas llamadas del doctor fraude  a los presidentes de las CCAA para encamarse de nuevo con el terrorista callejero Torra –el  jefe máximo de los CDR que incendiaron Barcelona- confirman que tenemos un candidato que quiere ser investido a cualquier precio. Un precio que pagaremos todos nosotros por salvar su puesto de trabajo y su Falcon 950 D. 

Antes de empezar este juego de rol de los traidores a la Nación,  digamos alto y claro, que Sánchez es un rehén voluntario de los enemigos de España. Ha aceptado sin rechistar  los 21 puntos del chantaje de Pedralbes, se ha sumergido en el lenguaje perverso del conflicto  político y, para más inri, cual  Nicolás Maduro o Evo Morales, ha acusado a la oposición (PP y Cs) de ser los responsables de ir a unas terceras elecciones. Juega siempre  con las cartas marcadas de un tahúr rio arriba del Mississippi y mientras se rinde a los delincuentes encarcelados o huidos de la Justicia, exige que populares y centristas le voten a cambio de nada. Un artista. Por su cara bonita de cemento armado. 

Solo hay que observar su lenguaje corporal (desafiante, supremacista y matón) para saber que Pedro Sanchez está ebrio de vanidad y de vacío. ¿Alguien le ha escuchado alguna idea de España? Como no sabe ni de dónde viene ni adónde va, terminaremos en la mitad de la nada. Un alto cargo de Felipe González y ministro en los gobiernos de Zapatero, me comentaba en el autobús camino del intercambiador de Moncloa que “nadie en el Partido sabe qué piensa ni que va a hacer porque las decisiones las toma un puñado de incondicionales y forofos que nunca le llevan la contraria; estamos muy preocupados con la deriva antiseparatista que está alentando”, precisó. 

Don Pedro Sánchez i Pérez Castejón es hoy el peligro público número uno para nuestra democracia porque está  dando alas –junto a algunos magistrados del Tribunal Supremo y del Constitucional- a que este viejo Reino con 5 siglos de historia se rompa en mil pedazos. Es, además, el mentiroso mayor de la Península Ibérica  y como aseguran los políticos que le han tratado, no tiene palabra. Ni hechos. 

Si el cobarde Rajoy se amparó en el plasma para no comparecer ante la prensa, éste sujeto que desvaría porque el chico se cansa con tanta entrevista electoral y dice burradas como que la Fiscalía hace lo que él les diga –incluso traer a Puigdemont de su escondite pagado por todos nosotros- amenaza a los periodistas -¡Animo Iñigo Alfonso, bien por RNE!-, y se niega a las ruedas de prensa abiertas, reduce a dos las preguntas y no contesta ninguna; el emperador  de la transparencia y del progresismo. Ese silencio cómplice debe ser también muy progresista. Estos progresistas de salón son lo más rancio y reaccionario de nuestra política. 

Volviendo a Iceta hemos visto como se licuaba defendiendo el reconocimiento de Cataluña como nación “sin interferencias  indebidas del Estado” sin que Ferraz haya enmendado una coma al golpismo subyacente de su acercamiento al tripartito con ERC y con los Comunes. Porque ese es el objetivo: formar un tripartito en Madrid, otro en Cataluña y otro en el País  Vasco y Navarra para perpetuarse en el poder. 

El PSC, caballo de Troya del separatismo

Hubo un momento no muy lejano en el que Pedro Sánchez pudo ser investido y gobernar en solitario con apenas dos premisas democráticas: no ceder al chantaje de los golpistas del este y del norte y cumplir los objetivos económicos que marca Bruselas en las cuentas públicas. Existíó  una mayoría absoluta de 180 diputados, 57 de ellos de Ciudadanos. Nunca le perdonaremos a Rivera –otro iluminado del poder que quería solo ser primer ministro también a cualquier precio- que no ofreciera su fuerza moderada centrista y liberal desde la noche del 29 de abril. Su absolutismo ha llevado al partido a la más absoluta miseria

Inés Arrimadas se presenta  como la lideresa natural para rescatar al millón de votos centristas que se abstuvieron el 10-N -la abstención ahora es un delito- para formar un grupo bisagra de 30-35 diputados que imposibilite de una vez y para siempre que vuelva España a ser gobernada con los chantajistas catanazis h vascos. Los naranja  son hoy más necesarios que nunca pero doña Inés tiene que dejar fuera de la dirección a todos los que la han llevado al desastre, incluyendo a los falsicicadores del CV.

Ofrece a Sanchez los 10 diputados y se compromete a dialogar con Pablo Casado para que aporte los 89 más los 2 de Navarra Suma. Así llegamos a la Vía 221. La idea es útil pero las miradas de desdén y deodio de Sanchez a Casado en su último encuentro denotan que el candidato a la investidura no se bajará de su rucio amarillo y morado. El PSOE con Iceta de muñidor (entiéndase mamporrero, perdón por la expresión) es el caballo de Troya que nos llevará hasta el borde del abismo hasta dar un paso al frente.

Mientras Puigdemont se pavonea en Bruselas y exhibe su credencial provisional de eurodiputado enturbiando la situación política –“hay que cumplir la ley” proclama  este hipócrita golpista sacamantecas-, el PP ha denunciado la situación de privilegio del comandante en jefe de ERC y de sus socios delincuentes, por haber convertido la prisión en un plató de TV con menú cinco estrellas.

Hace más de un año, Ciudadanos propuso una reforma legal para que este nazi reconvertido en demócrata de conveniencia no pueda ser candidato a las elecciones de Cataluña. Inés lo ha vuelto a reiterar justo el día en el que el secretario de Estado de comunicación, Miguel Ángel Oliver critica a los periodistas que cubren Moncloa por su tendencia enfermiza a preguntar. El presidente de la AMP, Juan Caño  ha protestado por esta mordaza a la libertad de expresión   y la APE (Asociación de Periodistas Europeos) que lidera Miguel Ángel Aguilar ha propuesto que si no hay preguntas tras las ruedas de prensa dejen de perder el tiempo los periodistas y envíen un comunicado oficial.

Imaginen en qué se convertirá el derecho a la información con PSOE, UP, Los Comunes, ERC, Bildu –la inspiradora de esta teoría de las ruedas sin radios (digo sin preguntas)- en un futuro gobierno de radicales anti constitucionalistas. Yo se lo digo: en una dictadura propagandística como el Chile de Allende, la Cuba de los Fideles o la Venezuela de Maduro. “El periodista” -dijo Allende antes de suicidarse- “no debe servir a la verdad sino a la  revolución”  Ahora dirían que hay que servir al “nuevo régimen progresista”. Ya hemos visto que hasta la vicepresidenta blanquea a los negociadores de ERC como progresista.

La vía augusta

La propuesta de Ciudadanos debería ser tenida en cuenta en el nuevo escenario que se ha abierto tras las decisiones de Bruselas. Lo acontecido significa que como nación no pintamos nada en la UE. Nunca protestamos y de ahí los reveses judiciales de Londres, Bruselas y Berlín. Modifiquemos nuestro Código Penal para introducir el delito de secesión y los juicios en rebeldía (por ausencia) como tienen todos los estados de derecho de nuestro entorno. Y sobre todo, expliquemos en el Parlamento europeo, en la Comisión y en el Consejo que España tiene unos enemigos interiores  que quieren cargarse la unidad de la Patria y esto y la forma de Estado y que deberemos ilegalizarlo. Pero claro… ¿cómo explicar esa realidad cuando el propio Gobierno de la Nación negocia con los golpistas como negoció con los etarras? Finalmente, exigirles  a nuestros jueces que conozcan el derecho comunitario para no hacer el ridículo. Es lamentable que hagamos consultas al TJUE que no nos pide ni nos exige. Siempre el garantís,o favorece a los delincuentes. 

En estos tiempos difíciles, no tenemos a don Práxedes Mateo Sagasta al frente de Consejo de Ministros sino a un aventurero, a un conductor suicida que no conoce la ruta de la Vía Augusta (Cádiz-Gerona) como camino de regreso a Roma.

La Vía 221 es la autopista  por la que Pedro Sánchez debería recorrer para investirse y legitimarse 

gobernando solo, con el apoyo puntual de los demócratas; desgraciadamente Sánchez será coronado con emperador maximo del Gobierno Frankenstein antes de Reyes. Todos los socios se necesitan mutuamente para cambiar el eegimen y volver a ganar la guerra incivil. 

Una de las primeras medidas a tomar seá la de suprimir las pagas extraordinarias de Julio y de Navidad. Por franquistas, naturalmente. El Gordo de este año se llama Gobierno Frankenstein. 

Lo que exigen los chantajistas de ERC, de Bildu y de Podemos-Comunes, no lo puede pagar ningún presidente del Consejo de ministros. Ni en España ni en el resto del mundo. Pero don Pedro, el campeón de la impostura, es capaz de todo, con tal de seguir un solo día más en la poltrona. 

La alternativa a esta calzada romana del Estado de Derecho, a esta Vía 221, es simple: o traición o Terceras elecciones.

La investidura nos castiga a sufrir a Sanchez una eternidad. Presiento que.ya no quedan dioses sufIciente ni en Grecia ni en Roma para que nos asistan en estos tiempos tan difíciles. Seguiremos, pese a todo, en la resistencia. En la Carta Magna. 

  

 

directa

la Constitución es el camino/ antonio regalafo

Ábalos y Lastra consagran la tesis principal de los golpistas: que existe un conflicto político entre España y Cataluña y que la solución ha de ser política. Entiéndase, derecho a decidir, derecho a la autodeterminación, referéndum, soberanía e independencia.

La Constitución es el camino

Antonio Regalado/ Fotos: Congreso, El País y El Mundo

La Carta Magna cumple 41 años. Debería ser una fecha para la celebración pero, tras arrancar de forma abrupta la XIV Legislatura, seguimos instalados en el bloqueo. El abrazo progresista de Sánchez e Iglesias abortó una alternativa constitucional entre PSOE, PP y Ciudadanos: 229 votos. Mayoría absoluta. Estabilidad del gobierno hasta 2023 con dos condiciones sencillas: ni una concesión a los separatistas y cumplimiento de las exigencias económicas de Bruselas. Una fórmula que permitiría al presidente en funciones dejar su interinidad perpetua y despejaría la mayor parte de las sombras de nuestro enemigo público número uno: la incertidumbre.

El caos

A partir de aquí, a gobernar en solitario para los españoles dentro del marco constitucional, a crear empleo y a firmar media docena de pactos de Estado desde la Ley Electoral a la Educación, las Pensiones, el agua y la cuestión territorial.

Pero tras perder el referéndum del 10N, Sanchez se encadenó a su socio preferente, engañó a sus militantes ocultando que tenía que pactar, además, con ERC, Just por Cat, Bildu, las canarios trasversales, el Bellido Dolfos Errejon, el cántabro de las anchoas, el turolense vaciado, el BNGa y las otras mareas. En suma, una Santa Alianza de socialistas radicales, de comunistas (leninista-bolivarianos), de nacionalistas traidores, de los herederos del terrorismo (extrema-extrema izquierda) y de los golpistas (supremacistas) del 31, del 34, del 2014 y de 2017 que han “firmado” un pre-acuerdo para destruir España e iniciar un proceso constituyente (y habilitante) utilizando las mayorías en las Mesas de ambas Cámaras para humillar y neutralizar a la oposición y para poner en marcha la España plurinacional.

Cuando se le ha preguntado al inquilino de La Moncloa cuántas naciones hay en España, calla y nunca mira a los ojos del interlocutor. Pero, convengamos con el PSC de Iceta que son 9. Un caos. Y no cuenta el antiguo reino de León. Y en ese caos nos ha instalado Sánchez desde su moción de censura (ahora sabemos por la Audiencia Nacional que fue fraudulenta merced a la prevaricación del juez de Prada); desde entonces España está paralizada. Prometió elecciones inmediatas pero nos mintió una vez más. Las convocó en primavera, rechazó una mayoría absoluta de 180 escaños con Ciudadanos y nos arrastró a las de noviembre para envolverse en la bandera del antifranquismo con la inhumación de los restos de Franco -el tema ha resucitado a VOX- y ahora confiesa desde Londres que no habrá nueva convocatoria de elecciones generales. No le creemos. Su palabra vale menos que nada.

Rendición en todos los frentes

Mientras se repartían los sillones en el órgano de gobierno de la Cámara Baja, (3 PSOE, incluida la presidencia; 3 UP, 2 PP y 1 VOX; 6 de izquierda frente. 3 del centro y los populistas de Abascal), el aparato de Ferraz abría negociaciones de igual a igual con Rufián, alto comisionado de ERC, cuya cúpula está cumpliendo condena en la cárcel de Lladoners por delitos gravísimos contra la Nación; y horas después con Laura Borrás, portavoz de Just per Cat, imputada en el TC por cuatro delitos de malversación de fondos públicos. En las conversaciones participa J.María Jové, el hombre de la moleskine, imputado en el golpe del 1-0 y no se han descartado como futuros interlocutores al fugado Puigdemont y a Junqueras, que es el que manda aquí hasta el punto de condicionar la agenda del propio Monarca para designar candidato. Y por supuesto habrá relator internacional.

Nos habían dicho que cuando Barcelona ardía gracias a los CDR, era “un tema de orden público” (Marlasca); luego, el más dotado de la manada socialista nos aseguró que “era un problema de convivencia”. Pero ya no.

Esta rendición sin condiciones (socialista y gubernamental) en todas direcciones, ha quedado patente tras admitir Ábalos y Lastra la tesis principal de los golpistas: que existe un conflicto político entre España y Cataluña y que la solución ha de ser política. Entiéndase, derecho a decidir, derecho a la autodeterminación, referéndum, soberanía e independencia.

¿Y a los delincuentes por sentencia firme y a los huidos e la justicia también se le busca una solución política? ¿Amnistía para seguir delinquiendo? Por ahí pueden ir los tiros.

Como el objetivo único es la investidura del doctor Sánchez y la impostura no se puede mantener indefinidamente, el presidente en funciones ha salido desde la cumbre de la OTAN a puntualizar, tras 15 días de silencio sepulcral que las conversaciones no desbordarán la órbita constitucional y que serán públicas. ¿Tan transparentes como los 21 puntos de Pedralbes?

Pero la osadía del señor Sánchez fue más allá, tras minimizar el saqueo de los Eres andaluces vino a decir que “la culpa de echarse en manos de los “nacionalistas” es de Casado y de la “viuda” de Rivera, la señora Arrimadas”. Lo dice el tipo que aún no le ha devuelto la llamada de felicitación por ganar las elecciones a Pablo Casado en la noche electoral y que no ha tenido tiempo de leerse aún la carta de doña Inés.

Insisto en que este presidente en funciones no es de fiar y tiene todos los huevos puestos ya en la misma cesta: en la de los enemigos de la Constitución y de España para confirmar su gobierno Frankenstein

Juramento único

La jugada de la Constitución de las Cámaras le ha salido perfecta al gobierno, en parte, por el egoísmo del centro desnortado y de la derecha populista. Pero esa página ya pasó.

La actualidad, la actualidad bochornosa es la acontecida esta semana en ambas cámaras. ¿Cómo se puede respetar la Ley de Leyes cuando se promete con fórmulas que pretenden destruirla? “Por el planeta, por el 1-0, por las 13 Rosas, por la España vaciada, por la República catalana y por la Repúplica vasca o por España”, fueron algunos de los juramentos.

Para Maritxel Batet, todo está avalado por el TC. Es mentira. El Alto Tribunal a instancias del presidente del Congreso Felix Pons (1986-1996) declaró legal la muletilla “por imperativo legal” de los amigos de ETA-Batasuna. Pero no este despropósito, -incluso se intentaron leer los nombres de los delincuentes secesionistas encarcelados-; en todo caso, VOX y el PP llevarán este desencuentro provocado por las izquierdas a los tribunales.

_______________________________________________________________

Intuyo que habrá gobierno porque Pedro Sánchez blanquea más que nadie a los ultraradicales y es un chollo para los separatistas y para los sindicalistas de UGT y CCOO, asiduos visitantes de golpistas, defraudadores y manirrotos. Desde hoy, el procèss lo lidera Moncloa.

_________________________________________________

Una vez constituidas las Cámaras la primera medida debería ser la de legislar para consagrar el juramento único (sí juro o sí prometo) para alcanzar la condición de diputado, senador o cualquier otro cargo público. De lo contrario, no se obtiene tal condición y no se cobra. Después, reformar el Reglamento del Congreso para que la cuarta fuerza con 35 escaños no pueda tener más representación que la segunda y la tercera fuerza (PP, 89 y VOX 52)

Y en tercer término, ¡por los dioses!, acuérdese en la misma sesión plenaria, de acotar los plazos de constitución del Parlamento y los de investidura. Por ejemplo, un máximo de 30 días para que haya gobierno legítimo.

A este paso, Sánchez puede seguir en funciones hasta la eternidad. Resulta humillante que se haya convertido en un rehén de Junqueras y de Puigdemont. Rememorando a Joaquín Sabina, le pregunto en voz alta a Pedro Sánchez Pérez-Castejón, ¿cómo y por qué nos ha llevado usted a un callejón sin salida? Nuestro iglú presidente, -por su frialdad y silencio trapense- es “el más dotado de los conductores suicidas”.

Miremos adelante. Siempre adelante. La Constitución del 78 es el camino. En este 6 de Diciembre, queridos lectores, celebremos pese a todo y pese a todos cuatro largas décadas de convivencia. El mejor tiempo de nuestra existencia. Alcemos la copa de vino tinto por el futuro. ¡Larga vida a la Constitución¡ ¡Viva la Libertad¡ ¡Viva la democracia¡ Y sin complejos, subrayamos con orgullo: ¡Viva el Rey y Viva España¡

PS. Cerrando la crónica Unidas Podemos está a punto de implosionar por denuncias de corrupción, derecho de pernada y… sobres en dinero negro. Estos son los socios preferentes del doctor Sánchez.