Sin categoría

elcompromiso/antonioi regalado

CIUDAD/BAHIA DE ITACA

 

¿Ha cambiado José Bono su compromiso político por un nuevo compromiso social? Su experiencia con DISFAM puede ser muy útil a la sociedad civil.

 

 

                                      El compromiso

 

ANTONIO REGALADO

 

   El año no pudo terminar mejor para José Bono. Cumplió 63 años, nació su tercer nieto y aceptó la Presidencia de Honor de la Asociación de Dislexia y Familia (DISFAM). El acto no pudo calificarse de mayoritario pero los asistentes y afectados valoraron con un fuerte aplauso el compromiso adquirido públicamente “para abrir puertas y ayudar a un colectivo tan numeroso como desconocido”. 

   El responsable de DISFAM, Iñaki Muñoz, disléxico rehabilitado e hijo de disléxico,  presentó al albaceteño con los tres trazos políticos que todos conocemos: presidente del Congreso de los Diputados, ministro de Defensa del Gobierno de España y presidente de Castilla-La Mancha con seis mayorías absolutas. José Bono, sin mirar atrás, tomó el micrófono para confesar que hasta hacía unas semanas no conocía nada sobre este problema que afecta a casi un 15% de la población española. Como  siempre que habla en público,  traía la lección aprendida: distinguió entre la dificultad en la lectura (dislexia) y en la escritura (disgrafía), entre la herencia genética y la generada durante el embarazo o  el parto. Describió los síntomas: “son esos niños que hemos llamado “tontitos” en la escuela porque ponen poca atención y esa discrepancia entre el potencial de aprendizaje  y el nivel de rendimiento es lo que marca su aislamiento”.

  Bono considera que los poderes públicos desde la escuela deben detectar este problema grave que afecta al desarrollo personal y a las relaciones con otras personas. La dislexia es mucho más que no poder leer y escribir correctamente. Es una dificultad que no respeta fronteras ni alcurnias. Los expertos no se ponen de acuerdo si la dislexia dura toda la vida. Lo que sí es cierto que se diagnostica a tiempo, la terapia permite una rehabilitación casi absoluta.

  Recordó que fue su amiga ya fallecida María Jesús Sansegundo, ministra de Educación en el gobierno de Zapatero,  –“entró conmigo en el Consejo de ministros el mismo día y salimos juntos”- quien  introdujo en Ley Orgánica de la Educación (art.96)  una mención a la dislexia,  “pero que no es suficiente”.

  La labor de DISFAM en 2014 es ingente. Intentar concienciar al Ministerio de Educación para que legisle en este sentido,  y en especial a los profesores de infantil y  primaria para que sepan detectar a los niños con problemas disléxicos y puedan acceder a tratamiento especializado. Cuanto más se tarde en la detección, más cuesta y se retarda la integración. Estamos ante un problema social, llevado en soledad en muchas familias,  que bien diagnosticado beneficia a todos. En noviembre, la Asociación de Dislexia y Familia, celebrará en Palma de Mallorca el II Congreso Iberoamericano en el que se expondrán los estudios realizados y se pedirá al Gobierno de la Nación que tome medidas y dé apopo psicológico a las familias. Bono, desde la su Presidencia de Honor, prometió trabajar para que las conclusiones de este encuentro lleguen directamente al Ejecutivo.

   El compromiso social de Bono es evidente. Para ser un acto casi privado, habló con la misma sencillez y convicción que cuando defiende causas políticas. Eso sí, el tono fue más cálido y distendido. Luego, departió en pequeños grupos con todos los presentes… quienes, por cierto,  le animaron a que siga (comprometido)  en la política activa. A todos, parapetado en la mejor sonrisa,  les dio la misma respuesta: -“sigo perteneciendo al PSOE y seguiré votándolo. Pero por ahora la prioridad es la familia”.  ¿Ha cambiado José Bono su compromiso político por un nuevo compromiso social? Su experiencia puede ser muy útil a la sociedad civil. Y su compromiso con DISFAM solo confirma, de momento, que ha modificado las prioridades. Como confirmaba Iñaki Muñoz a ABC-Toledo, este “fichaje” es nuestro mejor regalo de Reyes.  

Sin categoría

Monarquía/PSOE, vidas paralelas/antonio regalado

Imagen

Libro: EL FRACASO DE LA MONARQUIA
Autor: Javier Castro-Villacañas
Colección: España escrita, 352 páginas
Editorial PLANETA
Primera Edición, enero 2013
Precio: 24,50 Euros

MONARQUIA Y SOCIALISMO,
VIDAS PARALELAS

Por ANTONIO REGALADO

Acabamos de conmemorar los primeros XXXV de la Carta Magna que nos han permitido, sin duda, vivir en paz y libertad los mejores años de nuestra historia. Cierto que en un clima pesimista por los problemas económicos (paro) y políticos (terrorismo, separatismo). Si el éxito de la Unión Europea ha sido evitar las guerras durante casi 75 años –que no es poco-, nuestra Transición fue un modelo de excelencia para pasar del autoritarismo a la democracia, gracias especialmente a tres hombres singulares: Adolfo Suarez, Torcuato Fernández-Miranday el rey don Juan Carlos.
El Fracaso de la Monarquía, es un ensayo que desvela las claves de estos 7 lustros, pero, creemos que el título es un buen reclamo publicitario, un exceso a la vista de los resultados. ¿Cuál es el precio de este largo periodo de prosperidad? Impagable. Coincidimos con el autor en que el sistema está agotado, que es necesaria una reforma de la Constitución –un “rejuvenecimiento” de la Carta Magna como bien precisa nuestro admirado Secondant- pero, el objetivo de estar en el bloque de países libres está conseguido. Que nuestro peso en el mundo se ha debilitado considerablemente, en especial tras los mandatos de Zapatero, sin duda; que la crisis nos ha castigado con extrema dureza por no tener respuestas al otro lado del ladrillo, también; que la corrupción se ha instalado en nuestras instituciones y la falta de liderazgo nos está dejando sin impulso, también es cierto. Que la justicia está politizada y la política judicializada, démoslo por hecho. Pero la verdad innegable es el paso de gigante que España como nación ha dado desde 1975. Estamos en la Historia. Pese a todo, pese a todos.
Sobre estas premisas, el trabajo de Javier Castro-Villacañas, peridoista, abogado y profesor universitario, digamos, de principio, que es un texto imprescindible para conocer nuestro pasado más reciente. El autor analiza hechos, desentraña documentos y llega a conclusiones que tienen lógica pero que son ajenas al común de los mortales. Los acontecimientos se han producido con tanta celeridad que han quedado en el olvido los pactos de poder para instaurar la monarquía con el impuso genuino del general Franco; las “querencias” del Rey con la izquierda, lo que denomina “Monarquía de partidos” y la espera paciente del Heredero. La deriva monárquica, agudizada por los escándalos de su yerno, sus cacerías (con caídas incluida) en Bostwana y la polémica abierta por la imputación (o no) de la princesa Cristina por el “caso Noos”,conforman un panorama sombrío, o cuando menos, en penumbra. Dicho esto, los servicios del Rey don Juan Carlos rendidos a España durante estos treinta y siete años de monarquía parlamentaria, han sido enormes. Y el balance es positivo para la Monarquía y para la Nación, aunque en este caso, la mayor parte de los políticos de izquierda apoyen el “juancarlismo”.
Apoyo de servicios mutuos
El autor se retrotrae a episodios concretos (la accidentada muerte de su hermanoAlfonso, la sumisión a la hoja de ruta trazada por Franco, el abandono a Adolfo Suárez, su papel discutido y discutible en el 23-F, su abrazo político-económico con el socialismo y su distanciamiento con Aznar). Castro-Villacañas no pretende salpicar la imagen impoluta del Rey sino reflejar los claroscuros de una biografía siempre contada por cortesanos. Y en esa investigación asume el papel de historiador riguroso para ofrecer una imagen más real, con su cara y con su cruz. Pero un investigador siempre tiene que ir a las raíces. Y ahí es también donde nos descubre el poco entusiasmo republicano del PSOE hasta el deslumbramiento de Zapatero, al abrirnos las puertas de par en par al posibilismo socialista de los líderes fundadores de UGT y PS, más empeñados en acceder al poder que en derrocar a la Monarquía. Un ejemplo; el Pacto de San Sebastián, primera conjura abierta contra Alfonso XIII en la Dictablanda de Primo de Rivera, con quien colaboraba estrechamente Largo Caballero, el único asistente fue Indalecio Prieto, que se negó a estampar su firma, pretextando que acudía a título personal. ¿Existió el pacto Monarquía-PSOE? Ningún documento lo refleja pero los hechos revelan que ese “apoyo de servicios mutuos” existió al menos desde la llegada de los socialistas al Congreso en la segunda década del XX.
Frente al espejo de “El Fracaso de la Monarquia” desfilan los personajes más sobresalientes de la vida española en el pasado siglo hasta hoy, desde Abril,Fernando a Zulueta, Luis, pasando por Niceto Alcalá Zamora, Juan Negrín, uno de los personajes más negros de la II Repùblica, Salvador de Madariaga, Santiago Carrillo, Felipe González, Aznar, Calvo Sotelo o el propio Mariano Rajoy.
A través de sus 352 páginas, el autor analiza la memoria histórica entre monárquicos y socialistas, sus andanzas conjuntas en el golpe de Estado de Primo de Rivera, las traiciones de la izquierda a la II República, la Monarquía antifranquista, la forma especial de entender la Corona tras la victoria de Felipe González al poder en octubre del 82, el paréntesis de Aznar y el triunfo de ZP.
El tercero de los tres capítulos (tengo para mí que se trata de una tesis doctoral inconclusa) se dedica a explicar la evolución de una monarquía franquista a otra parlamentaria. Termina refiriéndose a la “monarquía de partidos juancarlistas” y destripando el pacto por el consenso que nos ha llevado hasta aquí, incluyendo el pacto con ETA que, tras el derrumbamiento de la doctrina Parot, tanto dolor, miedo e impotencia está causando entre las víctimas del terrorismo y en muchos ciudadanos de orden y de bien.
Cambio de régimen
Estamos en sintonía con muchos de los postulados que expone el autor pero discrepamos abiertamente en que sea necesario un cambio de régimen. La vía muerta a la sucesión de Felipe VI bien puede esperar y sí, también defendemos que se repiense el consenso para terminar con los desmanes del Título VIII, que empezaron con los traspasos en Sanidad y Educación y han terminado cuarteando la unidad de la Patria. El desafío de Artur Más, presentando una pregunta trampa para que no se pueda votar NO, ha de tener una respuesta contundente desde la ley.
Discrepamos abiertamente en que la Monarquía haya fracasado. Más allá de los errores, que no han sido pocos y continuados en la familia real, estamos convencidos de que la Monarquía tendrá su continuidad en la persona del Príncipe de Asturias, un hombre especialmente preparado para tan alta misión. Ello garantizará la estabilidad del sistema y la defensa de los derechos y libertades de todos los españoles.
La verdad es que la alternativa a la Monaquìa, vistos los precedentes de la I y la II Repúblicas, sería un suicidio. ¿Reformas? Sí; pero reformas dentro de la Constitución, que debe ser reestilizada tras siete lustros de convivencia. Si nos ha servido de marco para la libertad, también puede ser el puente por el que arrojar los egoísmos, las corrupciones y los privilegios recuperando los valores de la solidaridad y el principio de igualdad de oportunidades. Oportunidades para ganar el futuro.
Es un buen libro para regalar en Navidad y Reyes. Y de obligada lectura porque lo que cuenta JC-V otros lo hemos pensado antes. Pero él se ha atrevido a investigarlo y escribirlo. El pesimismo colectivo que envuelve el ensayo, generado por la crisis económica y de valores tras los atentados del 11S (y el 11M), hay que combatirlo trabajando más y mirando al futuro. Siempre hay motivos para la esperanza. Juntos podemos.

 

Sin categoría

Letra (integradora) para el himno nacional/antonio regalado

Imagen

  

 

    El himno nacional, con letra de Jon Juaristi en la voz cálida y joven de Elena Fernández de Córdoba, sabe a pasado y a futuro. El maridaje del texto y el ondear de banderas se funden perfectamente con el orgullo de ser español.  

 

POR ANTONIO REGALADO  

 

  España cumple treinta y cinco años de democracia y aún no ha sido capaz de poner una letra oficial a la Marcha Real (1772), la partitura que sirve de himno nacional desde el reinado  deCarlos III. Parecía razonable olvidar el texto de J.M. Pemán, escrito para Dictablanda de Primode Rivera y reestilizado para el franquismo. En octubre de 1997, Aznar propuso a los poetas LuisAlberto de Cuenca, Abelardo Linares, Ramiro Font y Jon Juaristi una letra para la también denominada “Marcha Granadera”. Otros encargos surgieron del Consejo Superior de Deportes para que nuestros deportistas pudieran disfrutarlo en los JJOO de Atenas y se complementaron con otras iniciativas como las dos versiones de Joaquín Sabina.  

  Sin duda, el texto coordinado por el ensayista Juaristi resume mejor que los otros, las esencias de Antonio Machado, Miguel Hernández y Rubén Darío, proyectando el doble vínculo Hispanoamericano y europeo sin olvidar el espíritu del Árbol de Guernica.  Un texto integrador que suena así: Canta, España,/Y al viento de los pueblos lanza tu cantar:/Hora es de recordar/Que alas de lino/Te abrieron camino/De un confín al otro del inmenso mar./ Patria mía/Que guardas la alegría de la antigua edad:/Florezca en tu heredad,/Al sol de Europa/Alzada la copa,/El árbol sagrado de la Libertad.

  España es uno de los escasos países del mundo cuyo himno no tiene letra. Después de siete lustros de silencio nos sentaría bien cantarlo juntos, -en pie y con la mano en el pecho- para sentirnos más orgullosos de ser españoles. Celebrar la Constitución, las ausencias de la tierra, enorgulleciese al ondear la bandera, participar en cualquier acto oficial o de manifestación (incluso contra el Gobierno) no estaría de más que se abriesen o  cerrasen entonando el Himno nacional con esta letra renovada.

 La Fundación Denaes que preside Santiago Abascal, abre ya todas sus concentraciones (la última en Madrid) con el nuevo himno, cantado con la voz cálida y joven de Elena Fernández de Córdoba, que refleja fielmente el cambio de España. Pueden  escucharla, emocionarse   y gozar de su belleza en Google: http://m.youtube.com/watch?v=PdrNqvN5mJA&feature=c4-feed-lik  

La necesaria reforma de la Carta Magna debería comenzar por un acuerdo consensuado entre los partidos políticos para  que el Parlamento autorizase oficialmente un texto común como éste, que mira adelante. Este es un texto que no ofende a nadie y que no necesita sustentarse sobre una partida presupuestaria porque los autores de la letra han cedido todos los derechos al Estado, es decir, a los ciudadanos. Necesitamos un texto para gritar juntos a los cuatro vientos que España es una gran Nación.

 

 

Sin categoría

Treinta y cinco años y un día / antonio regalado

Image

La Carta Magna cumplió ayer siete lustros de vida. En este marco de convivencia, los españoles hemos conquistado las mayores cuotas de bienestar. Este ha sido el periodo de progreso más largó en toda nuestra historia. La unidad, la igualdad y la solidaridad, permitieron una Transición del autoritarismo a la democracia, merced al consenso y a la esperanza en mirar juntos al futuro. TVE rindió merecido homenaje al arquitecto político de este cambio trascendental, Adolfo Suárez. Gracias, presidente.

No cabe duda de que hoy la Constitución está amenazada por los nacionalismos separatistas, insaciables en sus ansias de poder (y de mentir), sabiendo que el inmovilismo del gobierno central -con mayorías absolutas, o en minoría- les deja vía libre a una declaración de independencia unilateral. Bien saben en Ajuria Enea y en la Generalitat que Moncloa nunca aplicará el artículo 155 de la CE para desactivar la deslealtad (entiéndase golpe de Estado) que tiene cabida en el Código Penal.

Claro que la CM debe ser reformada pero, sobre todo, para subrayar que España “no es un concepto discutido y discutible”, y que la soberanía -la unidad- reside en el pueblo.
Nunca la reforma debe satisfacer a los que quieren romper nuestro país. Los principios, valores, derechos y deberes no se negocian. Parece razonable modificar el texto constitucional para incluir la sucesión de la corona, el nombre de las CCAA, las relaciones de España-UE, la reforma territorial del Senado, las. competencias exclusivas del Estado (educación, sanidad, paro, pensiones), medidas anticorrupción y política exterior. Como bien apunta Antonio Garrigues, no es necesario un retoque federal, porque el Título VIII va más allá. La deriva federal que propugna el PSOE sólo sirve a Rubalcaba para maquillar al PSC hasta las próximas elecciones catalanas. ¿Conocen ustedes a algún nacionalista que admita el federalismo? Lo acaba de desvelar Alfonso Guerra: “catalanes y vascos nos dijeron en el 77 que la CE era suficiente; nos engañaron”. Ingenuo?